¿Qué significa que la renta fija se ha vuelto muy asimétrica?


A lo largo de los últimos meses muchos expertos han venido poniendo el acento en el hecho de que la renta fija se ha vuelto muy asimétrica. Pero… ¿qué significa en realidad este concepto y por qué el riesgo de invertir en renta fija es hoy mucho mayor? Funds People se lo ha preguntado a dos profesionales de la industria con el objetivo de arrojar luz sobre un tema que se ha convertido en una de las principales preocupaciones de los inversores. Sasha Evers, director general de BNY Mellon IM para Iberia, explica que el riesgo de asimetría hace referencia al potencial de pérdida o ganancia que existe actualmente a la hora de invertir en un activo de renta fija. “Es un concepto que se refiere al upside y downside que ofrece en estos momentos el mercado de renta fija. En un entorno en el que en breve la Fed comenzará a subir tipos, el potencial alcista que ofrecen los precios de los bonos es más limitado y el potencial bajista mucho mayor. Con las tires en niveles tan bajos, esa asimetría se ha vuelto hoy más extrema”.

Esto es algo con lo que tienen que lidiar los gestores que centran su universo de inversión en el mercado de bonos. Lo sabe bien Ana Guzmán. Además de ser directora general y responsable de desarrollo de negocio de Aberdeen para Iberia y subdirectora del Máster en Gestión de Carteras del IEB, en el currículum de Guzmán figura el hecho de haber sido gestora de renta fija. Para ella, lo primero que que el inversor debe tener muy claro es que si el rendimiento del bono aumenta/desciende en la misma proporción, la variación que producirá en su precio de mercado será mayor cuando aumente (el precio cae) que cuando disminuya (el precio sube). “Esto es por el efecto de la convexidad de los bonos. Un bono es convexo porque su precio reacciona de forma no proporcional ante cambios simétricos en la rentabilidad. Además, cuanta más duración tenga el bono mayor será este efecto”.

“La convexidad tiene una causa puramente matemática, ya que el precio de un bono no es más que el valor presente de los flujos de caja futuros, actualizados mediante el factor de descuento. Y estos factores de descuento son los que causan la asimetría. Todos los activos presentan cierto grado de convexidad, ya que todos se actualizan en cierta medida a valor presente, pero el efecto es mayor en los bonos con cupones fijos y con periodicidad preestablecida. Una estrategia en entornos de volatilidad, donde se esperan subidas de tipos de interés (y, por tanto, se produce un efecto en el denominador de la fórmula) podría ser ‘comprar asimetría’ en deuda gubernamental,  ya que sería como comprar  una prima contra la incertidumbre ante subidas de tipos de interés”.

Ejemplo práctico

Para entender el concepto, Guzmán pone como ejemplo un bono emitido a la par (100), con un cupón del 10% a 10 años. Si el rendimiento sube un 1% (100 puntos básicos), su precio de mercado sería de 96,30 euros. Pero si en lugar de subir, bajase 100 puntos básicos, su precio sería de 103,89, es decir, una subida de rentabilidad de 100 puntos básicos supondría un movimiento en precio a la baja del -3,7%, mientras que si baja en la misma proporción, la subida en precio es del 3,89%. Esto demuestra que, a mayores movimientos en la rentabilidad, mayor es la asimetría. “Por ese motivo, en  momentos de volatilidad en los que se espera repuntes bruscos de los tipos, una buena estrategia es la de ‘comprar asimetría’, ya que las bajadas de precio son menores que las subidas”.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos