¿Qué puede suceder en los mercados en los próximos meses? Actualización de la visión de PIMCO contada por Daniel Lacalle


PIMCO realiza todos los años cuatro foros en los que se debaten las perspectivas del grupo para el año; en uno de ellos se comunica la visión a largo plazo, actualizada anualmente, mientras que en los otros tres se debate su visión cíclica, que se revisa trimestralmente. Con la misión de comunicar cuáles son las últimas novedades, Daniel Lacalle ha viajado a España para hablar de renta variable, materias primas y la especialidad de la casa, la renta fija. Lacalle, recientemente envuelto en la campaña de Esperanza Aguirre a las elecciones municipales, ha declinado abordar esta cuestión, limitándose a reafirmar su compromiso con PIMCO y sus clientes... al menos por ahora.

El discurso de la gestora se centra en tres puntos principales: beneficiarse de las crecientes divergencias, ser cada vez más globales y esperar un crecimiento en línea con el concepto de “New Normal” acuñado hace algunos años por la entidad. Las dos grandes novedades acontecidas a lo largo del trimestre que han tenido influencia sobre la revisión cíclica de PIMCO han sido por un lado el programa de compras del BCE (superior a lo que esperaba el mercado) y por otro, la tendencia a la baja de los precios de las materias primas, especialmente del petróleo. 

Habitantes de la nueva normalidad

“El crecimiento económico en 2015 será un poco superior al de 2014, un poco más sólido, pero con grandes divergencias”, indica el experto. Esta previsión está en línea con la expectativa de crecimiento e inflación moderados y las divergencias entre políticas monetarias. La firma calcula que EE.UU. crezca entre un 2,5% y un 3% este año y Reino Unido a una tasa similar, que la zona euro y Japón registren entre un 1,25% y un 1,75% y que China crezca entre un 5,75% y un 6,75%. En cuanto a la inflación, en términos generales se percibe un entorno estable en el que no se esperan grandes movimientos ni alcistas ni bajistas, al seguir presentes las políticas monetarias expansivas de los bancos centrales. 

Lacalle detalla la visión de la firma americana sobre Europa. Destaca en primer lugar la aparición de divergencias entre países de la zona euro de la mano de tres factores: la debilidad del euro, la caída de los precios del petróleo y la actuación del banco central. Recuerda que la zona euro ya estaba mostrando signos de recuperación antes de que se anunciara el “QE a la europea”, por lo que “las reformas estructurales añaden base para un crecimiento más sostenible y menos desequilibrado que permitirá ajustar la balanza comercial y reducir los déficit”. La expectativa es que la inflación subyacente se sitúe en torno al 0,5% en la eurozona.

“Alemania y España lideran el crecimiento”, afirma Lacalle. Apunta varias razones: el efecto de las reformas estructurales, una recuperación consolidada del consumo y la recuperación del crédito, teniendo en cuenta sólo la concesión de nuevos préstamos. No obstante, Lacalle lanza una advertencia: “Existe el riesgo de acomodarse con las reformas estructurales. La política monetaria expansiva siempre ha existido, pero el BCE ha estado recordando constantemente que no se puede fiar todo a la política monetaria, porque se hizo en el pasado y fue un desastre”. 

Riesgos para el crecimiento general

En el capítulo dedicado a los riesgos, el representante de PIMCO destaca el cambio de modelo de crecimiento de China, que sigue concentrando sus esfuerzos en la transición desde una economía basada en la expansión industrial a otra orientada al consumo. Lacalle destaca que esta nueva orientación es vista con buenos ojos desde la gestora y añade que, al tratarse de una nación importadora de materias primas, China se ha visto beneficiada por la caída de los precios, de tal modo que “ahora el mercado está mucho mejor suministrado”. Más dificultades van a atravesar otros países del mundo emergente a cuenta de la caída de los precios de las commodities, principalmente Brasil y Rusia.

El segundo riesgo es de carácter intangible y también puede tener efectos sobre el universo emergente. Lacalle habla de “una reacción desordenada de los mercados a la decisión de la Reserva Federal de normalizar los tipos de interés”. Matiza que la Fed está realizando “una política de comunicación intensiva que mitiga el riesgo, por lo que no debería tener un impacto relevante”. El experto hace hincapié en que “todavía quedan bolsillos de oportunidad para que los inversores no estén concentrados en las zonas de riesgo”, así como en el hecho de que los mercados tienden a descontar escenarios más negativos de los que llegan a materializarse. Pone como ejemplo que, frente al temor de que repuntase la tasa de default en EE.UU. dentro del sector energético como consecuencia de la caída del precio del crudo, en realidad se ha podido ver en los últimos meses cómo hasta 23 compañías petrolíferas han conseguido ampliar su capital con éxito.

La tesis con la que trabajan en PIMCO es que la Fed va a emprender el camino de la normalización porque se enfrenta a “un escenario macro más sólido de lo que parece”, en palabras de Lacalle, que insiste que es un signo de solidez que no se haya acusado el impacto de la caída del precio del petróleo. “Al contrario que durante el ‘taper tantrum’, todos los bancos centrales y todos los gobiernos saben que la normalización es un hecho y que va a ocurrir, el riesgo de shock es menor”, concluye el economista.

Las preferencias de inversión de PIMCO

Dentro de la renta fija, la gestora muestra su inclinación por el crédito corporativo europeo, gracias a la solidez de sus fundamentales y a las condiciones favorables para la inversión. Dentro del universo high yield, la preferencia es por EE.UU. antes que por otras regiones. Adicionalmente, aunque la inflación se mantenga en niveles tan bajos, desde el grupo están encontrando oportunidades en bonos ligados a la inflación. En cuanto a duraciones, desde la firma admiten estar cortos en la curva de la deuda de EE.UU., mientras que en Europa prefieren seguir exprimiendo el diferencial de Alemania contra Italia y España, al prever que esta prima de riesgo seguirá comprimiéndose como resultado de la acción del BCE. 

Lacalle hace una declaración interesante sobre el fenómeno de los tipos negativos en renta fija: “Es el reflejo de la percepción de que el riesgo muy bajo. El que acuda a comprar estos bonos a lo mejor ve la posibilidad de recibir el 99,8% de su capital a vencimiento, no quiere tomar el riesgo de asumir una volatilidad superior a otros activos de riesgo”. 

Dentro de la renta variable, la preferencia también es por Europa. Las mayores oportunidades se están encontrando en primer lugar en las acciones que pagan dividendos fuertes. Consideran que sus valoraciones todavía están por debajo de los niveles de 2007-2008 y que han conseguido mejorar su balance durante años. Lacalle señala que se han dado casos de compañías cuya rentabilidad por dividendo frente a la rentabilidad del bono soberano está prácticamente en máximos de tres años. Los activos de calidad son la otra preferencia, entendiéndose dentro de la renta variable a aquellos valores que han conseguido mejorar sus balances de forma continuada y que siguen teniendo un fácil acceso al mercado para refinanciar sus deudas, con preferencia por aquellas empresas expuestas al ciclo pero con un recorrido más largo que la media. 

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos