Tags: Latam |

¿Qué puede ofrecer España al inversor? Fidelity responde


Dentro de una categoría de inversion donde las gestoras españolas reinan indiscutiblemente, como es la de renta variable española, el primer fondo de una gestora internacional que destaca por rentabilidad es el Fidelity Iberia Fund, con un rendimiento del 10,51%... aunque en realidad este fondo de Fidelity Worldwide Investment hace “trampa”, puesto que invierte en la Península Ibérica, no solo en bolsa española. Hablamos con Firmino Morgado, su gestor, sobre perspectivas para Portugal y España de cara a los próximos meses.

Actualmente, cinco de las diez principales posiciones del fondo están en bancos: Santander, BBVA, CaixaBank, Bankinter y Banco Comercial Portugués (las otras son Grifols, Sonae, Telefónica, Jeronimo Martins y un futuro del Ibex). Morgado lo justifica así: “Dada la creciente confianza de una recuperación económica en la región, estoy empezando a preferir acciones con mayor exposición cíclica, incluyendo financieros. La reestructuración efectiva de los bancos sigue siendo clave para las economías periféricas para volver al camino del crecimiento sostenible”.

Firmino Morgado dedica unas palabras especiales al caso español: “Hemos empezado a ver algo de progreso, particularmente en España, a través de la consolidación, la separación de los activos tóxicos y la recapitalización de la banca, mientras que la expansión del valor en libros y las iniciativas para recortar costes deberían ayudar a mejorar márgenes”. Para el responsable de Fidelity, el esfuerzo mostrado para reforzar el sector bancario se está reflejando en una gran mejora de los costes de financiación de la banca, “lo que podría crear un ciclo de recuperación virtuosa al empujar la confianza del inversor, de las empresas y del consumidor”. En base a estas previsiones, el gestor admite haber tomado posición para ser el primero en beneficiarse cuando se mejoren los rating del sector.

Para Morgado, los signos de recuperación no son por tanto exclusivos de la banca, puesto que considera que tanto España como Portugal están mostrando signos claros de mejora, que se han reflejado por ejemplo en el caso luso en un dato del PIB mejor de lo previsto para el segundo trimestre del año (fue positivo, después de diez trimestres consecutivos de contracción). Otros aspectos positivos que resalta el gestor sobre la economía lusa son la inesperada caída de la tasa de desempleo – del 17,7% al 16,4%- y la reducción del déficit de la balanza de pago.

Este último punto es el que, por otra parte, más alaba de la recuperación económica en España: “Mientras que el desempleo sigue tercamente elevado, la confianza del consumidor, las ventas al por menor y los PMI han sido ligeramente mejores en los meses recientes. El reequilibrio gradual de la economía española hacia la exportación también es un desarrollo realmente positivo”, puesto que ahora las exportaciones suponen un 20% más que el máximo que marcaron en 2008. Morgade considera este hecho “un paso importante para restaurar la confianza del inversor y atraer capital de largo plazo a la región”.

La reforma laboral también está ayudando a despegar a la economía española al dotar al mercado de trabajo de mayor flexibilidad: “Los costes laborales medios por hora en España son dos tercios de los de Francia y, a través de estas reformas laborales, España está recuperando su competitividad” afirma Morgado, que pone como ejemplo que fabricantes de automóviles como Renault o Ford están optando por ajustar las plantillas laborales en Francia y Bélgica antes que en España.

Para el gestor de Fidelity, “estos factores combinados podrían actual como potenciales desencadenantes de un creciente interés inversor en compañías domiciliadas en los países periféricos”, aunque señala que tanto España como Portugal todavía necesitan desarrollar más reformas estructurales que garanticen un crecimiento sostenible en el largo plazo. En concordancia con estas previsiones, el gestor considera que, de continuar mejorando los indicadores económicos, los indices bursatiles español y portugués tendrían mayor potencial alcista: “Las acciones ibéricas bien podrían batir a las de países del núcleo de Europa en 2013, anticipando una recuperación más pronunciada para las economías de la Península el año que viene”.

Lo más leído

Próximos eventos