¿Qué preocupaciones tienen los españoles? La inflación al alza vuelve a ser una de ellas


Conseguir que la inflación alcance el nivel del 2% ha sido y es la obsesión del BCE, que está recurriendo a medidas de cada vez mayor calado para elevar el coste de la vida. En el último año y medio la tendencia había sido en cambio a la baja, hasta rozar la eurozona el riesgo real de deflación. No obstante, algo podría estar cambiando, al menos si se toma nota del sentimiento de los inversores. Eso es precisamente lo que mide la encuesta sobre expectativas de inflación de M&G Investments (M&G YouGov Inflation Expectation Survey), un estudio trimestral sobre expectativas de inflación en el que se consulta a consumidores de nueve países europeos. La principal novedad de la última oleada de la encuesta es que los consumidores españoles consideran que la tasa de inflación aumentará más de un punto porcentual en los próximos doce meses. 

Ana Gil, especialista en inversión de renta fija de M&G, justifica la importancia de estas expectativas: “Uno de los principales objetivos de la política monetaria moderna es gestionar las expectativas de inflación, ya que este es el primer paso para gestionar la propia inflación. Las expectativas de los consumidores tienen implicaciones directas  sobre el comportamiento de la inflación y la economía en general a medio plazo”. 

Así, aunque el último IPC ha situado la tasa de inflación actual de España en un -0,4%, los españoles sondeados creen que dentro de un año se situará en el 1,6% y en el 2,5% a cinco años. Se trata no obstante de uno de los niveles de expectativa más bajos desde que se inició el estudio (febrero de 2013). Los consumidores españoles mantienen también una actitud optimista en relación a un posible aumento de los precios de la vivienda (la inclusión de esta variable es una de las novedades del último estudio); en concreto, los encuestados creen que aumentará un 5% en los próximos doce meses, un porcentaje muy similar al de sus vecinos europeos. 

De la mano de la perspectiva de una inflación al alza van las preocupaciones por sus consecuencias: seis de cada diez españoles consultados han declarado que les preocupa el incremento sostenido de los precios. De hecho, de los países europeos que participan en este estudio, España es, junto con Italia, uno de los que más preocupados se muestra. “Si bien en la anterior oleada los jóvenes eran los españoles más preocupados por esta circunstancia, han pasado a ser las mujeres mayores de 55 años el segmento de población al que más le inquieta el aumento de la inflación”, señalan los autores del estudio.

En consonancia con este último punto, la encuesta revela que más de la mitad de los españoles, un 54%, se muestre en desacuerdo con las políticas económicas del gobierno, siendo los jóvenes entre 18 y 24 años de edad los más descontentos. Este dato está en línea con la media europea.   

Pautas de consumo

Otra manera de pulsar las perspectivas de inflación en la eurozona es preguntando a los consumidores por sus decisiones de compra, aspecto que también aborda este estudio. En concreto, se han analizado las perspectivas de los consumidores respecto a la variación de sus ingresos netos en los próximos meses. “Hemos registrado un aumento en el optimismo de los españoles respecto a este punto. El 22% se muestra convencido de que sus ingresos aumentarán en el próximo año, frente a un 18% que considera que disminuirán” señala Ignacio Rodríguez Añino, responsable de M&G para España. “Este dato resulta especialmente alentador si tenemos en cuenta que en la misma oleada de nuestro informe en 2013, prácticamente el doble de los encuestados, un 37%, consideraba que sus ingresos netos serían inferiores a un año vista”, añade.

Otra novedad de esta última oleada del estudio M&G YouGov Inflation Expectation Survey es el análisis de los hábitos de los consumidores respecto al comercio electrónico, al considerarlo como una tendencia con grandes implicaciones sobre los índices de precios para cada país. “Internet constituye una herramienta que permite comparar los precios de manera sencilla y el aumento del e-commerce puede actuar como una fuerza deflacionaria para determinados sectores a medio plazo”, explican los autores del estudio.

Los resultados globales del estudio reflejan que un 71% de los participantes ha realizado al menos una transacción online en el último mes. España se sitúa ligeramente por encima de la media en cuanto a comercio electrónico, de tal forma que el 73% de los consumidores encuestados afirmó haber comprado online en los 30 días previos a la realización del estudio. Entre ellos, tres de cada diez ha efectuado entre tres y cinco transacciones online en el último mes. 

Puede consultar aquí el informe completo sobre la encuesta. 

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos