¿Qué preguntas debe incluir un test enfocado a definir el perfil de riesgo de un inversor?


El objetivo de cualquier servicio de asesoría de inversión es explorar la mejor estrategia personal para el cliente y revisarla regularmente. Una estrategia de inversión no puede ser óptima si no se integra con la capacidad de riesgo, la tolerancia al riesgo y la conciencia del riesgo del cliente. La capacidad de riesgo se refiere a la situación financiera del cliente. ¿Cuáles son los activos y los ingresos, los gastos y las fuentes de ingresos del cliente? La capacidad de riesgo del cliente limita la cartera óptima si los inversores no pueden soportar financieramente las pérdidas superiores a una cierta cantidad. Esta circunstancia debe ser contabilizada.

La tolerancia al riesgo indica cuánto riesgo está emocionalmente dispuesto a asumir un inversor. La valoración subjetiva del riesgo objetivo (medible) de una inversión está determinada por la conciencia del riesgo. La conciencia del riesgo del cliente a menudo está distorsionada y puede cambiar rápidamente. Debido a los sesgos mencionados anteriormente, entre otros factores, son incapaces de identificar el riesgo real y evaluarlo adecuadamente. Un ejemplo son los hedge funds o los CDO, que se hicieron famosos durante la crisis financiera. Muchos inversiones consideran a estas inversiones como malignas, debido en parte a la cobertura de los medios de comunicación. Pero, ¿qué preguntas debería incluir un test enfocado a definir el perfil de riesgo de un inversor?

Según un reciente estudio del Instituto de Investigación de Credit Suisse y la Universidad de Zurich bajo el título 'Finanzas Conductuales: La Psicología de la Inversión', realizado por los profesores Thorsten Hens y Anna Meier de Behavioral Finance Solutions GmbH, las preguntas deberían seguir un patrón de pensamiento lógico para que los inversores puedan ver por qué deben responder a estas preguntas. “Un patrón lógico sería empezar con los objetivos de los inversores, luego con las herramientas con las cuales quieren alcanzar estas metas para definir las restricciones potenciales que deben tenerse en cuenta al utilizar las herramientas, y finalmente analizar la solución”.

Diseño de la cartera

Una vez que se han determinado los objetivos de inversión, las obligaciones, las herramientas de inversión y la tolerancia al riesgo, la pregunta es cómo vincular esta información con la asignación de activos. “Lamentablemente, este paso no se encuentra cubierto adecuadamente en la práctica. Los métodos de puntuación son muy populares. En estos se asigna una puntuación a cada respuesta y se suman estos números en base a reglas específicas. El problema con este método es que todas las piezas difícilmente obtenidas y cuidadosamente extraídas de la información se pierden, porque se presentan únicamente en una escala (generalmente entre 0 y 10)”.

Sin embargo, -explican- este es un procedimiento simple porque los puntos en la escala pueden simplemente ser asignados a ciertas carteras como por ejemplo en el equilibrio rentabilidad/riesgo. Un método más detallado es evaluar las respuestas mediante un modelo de decisión. “En base a las respuestas del inversor, se definen los parámetros de una función objetivo y sus restricciones. El modelo de decisión está entonces optimizado en consonancia con un conjunto de datos de los retornos. El modelo de decisión central de las finanzas conductuales es la teoría de la perspectiva de Kahneman y Tversky”.

Documentación y presentación de informes

Tal y como abordan en el estudio, los individuos normalmente quieren reflexionar sobre la asignación de activos sugerida y desean discutirlo con los demás. Por esta razón, deben recibir documentación exhaustiva, sobre todo del proceso de toma de decisiones, para justificar las impresiones directas realizadas. “La documentación también ayuda a manejar ciertos sesgos, como el sesgo retrospectivo y la evitación del arrepentimiento. Por lo tanto, cada decisión y la base para la decisión debe estar documentada. Esto facilita el aprendizaje de los errores. Así que al tomar sus propias decisiones de inversión, deben mantener un diario de negociación, donde se enumeren las razones y objetivos de compra de un activo”.

Monitorización del riesgo

La estrategia de inversión óptima para el cliente debe ser revisada continuamente y examinada si es necesario. “Con el tiempo, la capacidad de riesgo del cliente puede variar significativamente por dos razones: las ganancias y pérdidas en el mercado financiero que motiven cambios en el precio de sus activos y por eventos personales tales como nacimiento, matrimonio, divorcio y jubilación, que cambien sus obligaciones. Monitorizar el riesgo proporciona una revisión continua de la capacidad de la estrategia de inversión elegida, muestra cuáles de las obligaciones y deseos del cliente pueden ser satisfechas con los activos corrientes y cuáles pueden ser satisfechas probablemente en el futuro”.

En este sentido, el estudio revela que monitorizar el riesgo proporciona valiosas señales para revisar la estrategia de inversión. “Debe basarse en obtener beneficios esperados a largo plazo y planear una cierta cantidad de tolerancia a las fluctuaciones del mercado, para que no conduzca a reacciones exageradas en la cartera”.

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos