¿Qué impacto puede tener el referéndum griego sobre las distintas clases de activos?


Si la semana pasada las bolsas experimentaban fuertes subidas ante el optimismo de los inversores sobre un posible acuerdo entre Grecia y sus acreedores, la jornada de ayer en cambio el sentimiento era claramente bajista, y sufrieron tanto los parqués bursátiles como la renta fija. Las gestoras internacionales llevan semanas insistiendo en que, después de la virulenta crisis de la deuda soberana de 2012, las autoridades europeas han trabajado activamente los últimos tres años para instalar cortafuegos que impidan el contagio. Ahora bien, ¿qué puede suceder en el corto plazo?

David Zahn, responsable del equipo de renta variable europea de Franklin Templeton Investments, es de los que ven el vaso medio lleno, ya que afirma que “la crisis griega abrirá oportunidades de compra de bonos de España e Italia”. Zahn cree que la inestabilidad provocada por la ruptura de negociaciones tendrá un efecto controlable y pasajero: “Europa está bien preparada para superar esta crisis. Grecia no es tan relevante y espero que el BCE sea lo suficientemente enérgico para estabilizar los mercados con el apoyo del Eurogrupo”.

El experto prevé que el último capítulo del drama griego tenga un impacto a corto plazo sobre el euro; en este contexto, la previsible volatilidad en los periféricos puede ofrecer una buena oportunidad de compra. “Se presentarán oportunidades para los inversores en los próximos días, especialmente en España e Italia”, subraya, aunque alerta sobre la probabilidad de que los bonos portugueses sean los que se puedan ver más afectados por la crisis griega. 

También mantiene una postura constructiva David Stubbs, estratega de mercado global de J.P.Morgan AM, que afirma que “ya sabíamos que la situación política provocaría volatilidad entre los activos europeos este año”. El principal escenario con el que sigue trabajando la firma es el de una recuperación económica acompañada de agresivas políticas monetarias, que respaldarán el crecimiento de beneficios empresariales. “Tanto las acciones como la deuda de las empresas europeas de calidad deberían comportarse bien en un entorno de este tipo, recompensando a los inversores que permanezcan invertidos. Y, si los activos de riesgo registrasen fuertes correcciones en los próximos días, lo consideraríamos en general como una oportunidad de compra”, concluye Stubbs.

“Hemos subrayado muchas veces que la fragilidad de Europa es el resultado de una unión monetaria marcada por la falta de integración política. Las extenuantes negociaciones de los últimos días han sido un claro síntoma de esto. Sin embargo, la posibilidad concreta de que un país se vaya de la eurozona puede actuar como un mayor estímulo para acelerar la integración”, observa Giordano Lombardo. El director de inversiones de Pioneer Investments manifiesta que lo que suceda en los próximos días “es un test sobre el futuro de la eurozona, y tiene mayores implicaciones que para la República Helénica en sí misma”. 

En este contexto, Giordano Lombardo también llama la atención sobre el repunte de la volatilidad resultante de haber impuesto el referéndum una situación binaria. “Creemos que no hay razón para el pánico: la eurozona está mucho mejor preparada que hace cuatro años para un evento de crisis incluso de esta magnitud, con una exposición directa a activos griegos relativamente baja a nivel internacional”. Además, señala que las instituciones europeas y especialmente el BCE actuarán para combatir un posible exceso de volatilidad: “El actual programa QE y todos los instrumentos que añadió el BCE a su caja de herramientas, incluyendo el OMT, debería evitar un contagio”, declara. 

¿Cómo afectará el repunte de la volatilidad a bolsas, bonos y divisas?

Eric Chaney y el equipo de estrategia y análisis de AXA IM ofrecen una serie de previsiones concretas sobre el impacto de la incertidumbre sobre las distintas clases de activos. Así, esperan que el cruce euro/dólar pierda posiblemente un 5%, y alertan de que las bolsas corregirán a nivel global – cuantifican la corrección en otro 5%-, aunque creen que la bolsa americana tiene un potencial bajista inferior al ser considerada un activo refugio. El castigo bajista afectará sobre todo a las bolsas europeas; en este caso, cuantifican la corrección entre el 5% y el 10%, aunque podría alcanzar el 15% - especialmente por el castigo al sector financiero- si los griegos votan no a las reformas propuestas desde Europa. 

El equipo de AXA IM prevé en cambio movimientos divergentes dentro de la renta fija. Por un lado, esperan que caiga la rentabilidad de la deuda estadounidense, alemana y otras similares: “No descartaríamos que la rentabilidad del bund alcance los 50 ó 60 puntos básicos como una reacción exagerada”. En el caso de los diferenciales español o italiano, creen que podrían ensancharse entre 200 y 220 puntos básicos. 

Desde Columbia Threadneedle Investments, Mark Burgess y Toby Nangle se fijan en las condiciones de liquidez: “El mercado de deuda soberana ha visto el deterioro de la liquidez más noticiable de los últimos meses, lo que ha atraído la aatención dado que es generalmente la parte más líquida de los mercados financieros”, observan. Burgess y Nangle creen que “el riesgo de contagio no se ha puesto en precio”, y afirman que de materializarse un escenario de salida desordenada del euro, los diferenciales italianos podrían ensancharse más de 200 puntos básicos. Sin embargo, recuerdan que en el medio plazo la deuda periférica debería seguir gozando del apoyo del BCE, lo que impediría que los tipos volvieran a los niveles extremos de 2012. 

Ambos expertos también prevén que el euro continúe depreciándose en el medio plazo por la continuación de las políticas monetarias divergentes. “Un escenario de Grexit debería ser negativo para el euro, al ponerse en cuestión la viabilidad de la unión monetaria”, explican, aunque al mismo tiempo puntualizan que “la reacción del euro a turbulencias recientes ha sido algo impredecible, al apreciarse a veces frente a malas noticias”. 

El impacto del pulso griego sobre los hedge funds 

La visión de Lyxor AM sobre la evolución de la situación griega es que “la incertidumbre en torno a Grecia persistirá durante meses pero es probable que los efectos de un contagio se contengan hasta el punto de que el problema esté rodeado por una valla”, explica Philippe Ferreira, estratega de la firma. Éste indica que actualmente 11 fondos de la plataforma de Lyxor cuentan con exposición directa a activos griegos, pero que son exposiciones bastante limitadas, mientras que estas estrategias también están expuestas a activos europeos: “Las estrategias de hedge funds de Lyxor asignan de media un 14% de su NAV a activos europeos (acciones, bonos y divisas). En resumen, la exposición de la plataforma a los eventos griegos parece ser moderada y razonablemente cubierta”. La recomendación de la firma sobre estrategias hedge es la siguiente: ligera sobreponderación en CTAs de largo plazo, ligera infraponderación en crédito long/short, neutrales en event driven y fuerte sobreponderación en estrategias de renta variable long/short market neutral.  

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Anterior 1
Anterior 1

Lo más leído

Próximos eventos