¿Qué estrategias trae Jupiter al mercado español?


Hace seis meses, Jupiter Asset Management anunciaba el nombramiento de Gonzalo Azcoitia –uno de los profesionales con más amplia trayectoria en la industria en España- como asesor de ventas de la gestora para Iberia, con el objetivo de desarrollar el negocio con las instituciones globales y locales más importantes en la región. Aunque uno de los objetivos fijados por la entidad es abrir en un futuro oficina de representación en Madrid, la entidad se encuentra en estos momentos en la fase de dar a conocer una entidad que en Reino Unido goza de una gran reputación, como demuestra el hecho de ser una de las diez entidades más valoradas por los selectores británicos, según la encuesta Fund Buyer Focus. Pero, ¿quién es Jupiter? Se trata de una firma inglesa que nace en el año 1985. Diez años después Commerzbank compra el 75% y en el año 2000 se hace con el 100% del capital, manteniéndose como único accionista hasta el 2007, año en el que la entidad es adquirida por los empleados. Tres años más tarde la gestora sale a bolsa. 

Actualmente, la entidad gestiona activos por 41.000 millones de euros, el grueso en fondos de inversión. El 75% está en renta variable y el 25% en renta fija y productos multiactivo. “Me gusta describir Jupiter como una federación de gestores en la que cada uno toma sus propias decisiones de manera completamente independiente, sin seguir directrices de un comité de inversiones, lo que nos da la potestad de poder hacer una gestión activa de verdad. De hecho, no hay una visión macroeconómica de la casa, ni comité de inversiones… El gestor dispone de la libertad absoluta para gestionar siempre que respete el folleto del fondo y los límites de riesgo. El hecho de que los 53 gestores y analistas que integran el equipo de Jupiter trabajen todos juntos en una misma planta facilita la comunicación y hacen más dinámico el proceso de transmisión de la información, generación de ideas y toma de decisiones”, explica Gonzalo Azcoitia.

El responsable de ventas de la gestora en Iberia define a Jupiter como “una gestora de alta convicción, construida alrededor de los gestores y que se esfuerza para que los buenos se queden mucho tiempo en la casa”. “El hecho de disponer de esa libertad para gestionar es algo importante para ellos, que valoran especialmente. Lo de sobreponderar e infraponderar es algo que no va mucho con el estilo principal de Jupiter: sólo invertimos en lo mejor”, afirma. Toda esta filosofía de inversión se traduce en carteras que, en el caso de la renta variable, plasman en estrategias concentradas (son frecuentes carteras de entre 35 y 40 valores), con un active share elevado (en algún fondo no baja del 93%). “Esto es realmente algo diferenciador”, asegura Azcoitia. En su fondo flexible de renta fija, la implementan a través de carteras de 300 bonos con una gestión dinámica de la duración y la calidad crediticia que viene dictaminada por la visión macroeconómica del gestor.

En total la gama de fondos de la entidad está compuesta por 15 productos, de la que sobresalen dos fondos que han superado ya los 500 partícipes en España, uno de renta variable y otro de renta fija. En el primer caso, se trata del Jupiter European Growth, producto con cinco estrellas Morningstar que ha destacado por su consistencia. Gestionado por Alexander Darwall (19 años como gestor, todos en Jupiter), cuenta con un patrimonio de 1.700 millones de euros. Darwall busca compañías que sean ganadores estructurales y tengan modelos de negocio probados, con poder de fijación de precios y más propiedad intelectual que capex, al entender que la propiedad intelectual es menos replicable, “viaja bien” entre países y supone en sí misma una importante barrera a los competidores. El gestor es agnóstico a nivel macro: no buscan compañías que se vayan a ver beneficiadas por la situación macroeconómica del momento, sino que puedan aprovechar las grandes tendencias que existen (externalización de servicios, envejecimiento de la población, desarrollo tecnológico…).

La capitalización media (mediana ponderada) de las compañías que mantienen en cartera es de 11.400 millones de euros (frente a 38.400 millones del índice). Invierten en algunas mid caps y muy poco en small caps (menos de un 1% actualmente). El fondo está siempre invertido ya que consideran que, en cualquier entorno, siempre hay ganadores y perdedores, siendo su trabajo identificarlos. Por el tipo de inversión, resulta extraño encontrar compañías de real estate, utilities o commodities en la cartera. Es más fácil ver tecnológicas, sanitarias, industriales y medios de comunicación. La rotación de la cartera en 2014 fue muy baja, concretamente del 13%. Desde su creación, el fondo ha logrado triplicar la rentabilidad del índice, con una volatilidad en línea. En los últimos cinco años, la rentabilidad anualizada –según datos de Morningstar- ha sido del 16,5%, 4,7 puntos por encima del MSCI Europe.

La segunda estrategia que sobresale de la gama es un producto de renta fija flexible, el Jupiter Dynamic Bond, cuyo volumen de activos asciende a los 4.200 millones de euros. Su responsable es Ariel Bezalel, quien tiene una experiencia de más de 17 años en la industria, todos en Jupiter. Se trata de un fondo de renta fija denominado en euros, que puede tener hasta un 20% en divisas y que dispone de flexibilidad tanto de crédito como de duración. A este respecto, destaca el hecho de que la calidad crediticia de la cartera puede variar en poco tiempo de ‘A’ a ‘B’ y la duración de 1,8 a 4,8 años, la duración actual. Bezalel mueve la cartera en función de su visión macroeconómica. En este sentido, utiliza la macro para asumir o reducir riesgo y la micro para elegir el activo concreto. En high yield, por ejemplo, compra emisores sólidos, que se estén desapalancando y presenten algún catalizador de cambio. El gestor se apoya en seis analistas con mucha experiencia y en dealers internos. El año pasado, el fondo generó una rentabilidad del 6,3% y en 2013, del 7,8%.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos