Primeras reacciones de las gestoras internacionales al resultado de las elecciones en Cataluña


El resultado de las elecciones en Cataluña apenas ha acaparado la atención de las gestoras internacionales. Lo evidencia el hecho de que la inmensa mayoría ni siquiera hayan lanzado en el día de ayer informes especiales con el fin de dar a conocer su posición sobre el veredicto de las urnas. De los que lo han hecho, la reacción con más enjundia ha venido por parte de Robeco, concretamente por parte de su economista jefe. Según Léon Cornelissen, “los inversores no deben temer una inminente ruptura de España después de que los independentistas obtuvieran en Cataluña el control del Parlamento catalán, pero no más del 50% del voto popular”. En su opinión, prueba de ello es que los mercados financieros respondieron favorablemente al resultado de los comicios.

En este sentido, la prima de riesgo española bajó hasta los 135 puntos básicos, mientras que el diferencial del bono español a 10 años con el italiano, que en las últimas sesiones se había ampliado hasta los 30 puntos, se estrechó hasta los 20, registrando el movimiento de distensión más abrupto de todos los periféricos. El viernes la rentabilidad del bono español estaba en el 2,05%. Ayer cerró en el 1,94%. “Esto muestra que los inversores perciben que el resultado es una buena noticia en el corto plazo”. En lo que respecta a las bolsas españolas, estas registraron pérdidas muy inferiores a las sufridas por el resto de mercados europeos, con caídas del 1,3% para el Ibex 35, frente a los retrocesos del 2,4% del EuroStoxx 50, del 2,1% del DAX, del 2,7% del CAC 40, del 2,5% del FTSE 100 o del 2,4% para Italia.

“A pesar del récord de participación, el voto popular para la independencia fue inferior al 50%, aunque los partidos pro-secesionistas ganaron en escaños. Los líderes de Junts pel Sí ('Juntos por el Sí') han dicho que ahora quieren seguir adelante con su plan de 18 meses para la independencia. Afirman que el hecho de tener mayoría de escaños demuestra que tienen un mandato, pero la falta de una clara mayoría en el voto popular hace que su reclamación sea exagerada. Así que yo diría que las posibilidades de secesión en el corto plazo son muy bajas, y básicamente esta es una noticia positiva para los inversores. El Gobierno español tiene ahora que hacer grandes concesiones a los catalanes para mantenerlos dentro de España, pero esta será una cuestión para el próximo gobierno tras las elecciones generales previstas para diciembre", explica Cornelissen.

También desde Generali Investments Europe creen que las tesis independentistas han quedado desacreditadas en las urnas. Según Luca Colussa, analista macro de la firma, aunque Artur Mas ha reiterado su intención de seguir adelante con su plan de conseguir la independencia en un plazo de 18 meses, tal declaración carece claramente de base jurídica por una serie de razones. En primer lugar, el frente independentista carece de la mayoría cualificada en el Parlament (2/3 de los escaños, es decir, 90 de 135) que se necesita para cambiar el Estatuto de Cataluña, lo que de todos modos sólo sería el primer paso en un proceso más largo que implicaría también al Parlamento nacional. En segundo término, la Constitución española no contempla la posibilidad de una secesión y cualquier cambio en las relaciones entre Cataluña y España requeriría una reforma de la Carta Magna, que necesita una mayoría cualificada tanto en el Congreso como en el Senado”.

A esto se añade la oposición de la CUP a apoyar la reelección de Artur Mas, lo que hace poco probable la continuidad del actual presidente catalán al frente del Gobierno de la Generalitat. Según Tanguy Le Saout, jefe de renta fija europea de Pioneer Investments, su augurio en este momento es que al final se llegará a algún tipo de compromiso entre Cataluña y Madrid que derivará en una significativa transferencia de poder a la región, pero no en la independencia. Sea como fuere, Le Saout destaca que el comportamiento registrado por los bonos españoles durante las últimas semanas ha sido peor que el que han mostrado los italianos o alemanes. “Sospechamos que esta tendencia podría continuar en el corto plazo”, vaticina.

Y lo que dicen los bancos de inversión

La opinión del experto va en la línea de lo que anticipan también algunos bancos de inversión como el Royal Bank of Scotland, que no es otra cosa que "pasos del nuevo gobierno catalán hacia el independentismo" y "volatilidad en el mercado de deuda pública española", lo cual podría representar una buena oportunidad para tomar posiciones. HSBC calcula que dicho periodo de volatilidad e incertidumbre podría durar, al menos, hasta que se celebren las elecciones generales a finales de diciembre, periodo en el que el consumo y la confianza de los inversores podría verse afectada como consecuencia del ruido generado por los partidarios de la creación del nuevo Estado catalán. "Con el nuevo escenario parlamentario, las probabilidades de la independencia han aumentado, aunque todavía no es nuestro principal escenario por el elevado coste que acarrearía para Cataluña la secesión", indican desde Barclays.

Profesionales
Empresas

Lo más leído

Próximos eventos