Previsiones de Asoka Wöhrmann para 2015 sobre bolsa, bonos, divisas y tipos


Se aproxima el cierre del año, los inversores empiezan a posicionarse de cara a 2015 y los expertos de mercado a hacer sus previsiones. El último ha sido Asoka Wöhrmann, quien ha querido dar a conocer sus perspectivas para los próximos doce meses. El director de Inversiones de Deutsche Asset & Wealth Management cree que 2014 ha sido el año del dólar y que su fortaleza continuará en 2015. “Con Estados Unidos a la vanguardia del ciclo económico internacional, el billete verde se mantendrá en su momentum. A largo plazo, el dólar caminará hacia la paridad con el euro”. En renta fija –una de las grandes incógnitas- el experto espera un ligero aumento en los retornos de los bonos soberanos emitidos por aquellos países con un alto rating crediticio.

“La clave estará en identificar el valor relativo. Los inversores en bonos tendrán oportunidad de explotar las primas de riesgo regionales y de las tendencias monetarias. De hecho, en el próximo año, el tipo de cambio será un componente importante de los retornos totales”, indica. El año que termina ha estado dominado por los bajos tipos de interés en todo el planeta. “Esto ha afectado a todas las áreas de la inversión financiera. Los tipos de interés reales son negativos para las inversiones en mercados monetarios, depreciando el capital. Esto dificulta la creación de riqueza y la elección de una estrategia de inversión adecuada. El debate en torno a las tasas de interés negativas en las cuentas de ahorro ha llamado la atención de los inversores”.

“Las principales divisas internacionales están evolucionando en direcciones muy distintas. Esta divergencia se acentuará en el próximo año. Los bancos centrales se están enfrentando de manera distinta a las tendencias económicas en sus respectivos mercados. En EE.UU y el Reino Unido es probable que la política monetaria tome las riendas ante esa tendencia, mientras que en la eurozona y Japón la política monetaria podría continuar siendo muy relajada y poco convencional. Creemos que el BCE inyectará estímulos en Europa a través de la compra de bonos. La flexibilización cuantitativa ha guiado el aumento de los precios de la renta variable, al tiempo que ha estimulado los precios de los bonos y del sector inmobiliario. Esto seguirá siendo así en 2015”.

¿Y la renta variable?

Wöhrmann considera que la renta variable ha sido un tipo de activo extremadamente importante en 2014 y seguirá siéndolo en 2015. “En las últimas décadas, los inversores del Dax ganaron un 7% de media cada año, a pesar de la notable volatilidad. Esperamos retornos similares en 2015, lo que supondría un año bastante típico para la renta variable. Las acciones seguirán ofreciendo un retorno potencial a pesar de los crecientes retos”. Utilizando una perspectiva anual, esperan que el índice alemán alcance los 10.400 puntos, aunque la tendencia general al alza se caracterizará una vez más por una volatilidad sustancial. “Alcanzar e incluso superar el nivel de los 11.000 puntos es factible. Hay que tener en cuenta que, mientras en EE.UU los beneficios corporativos récord se han conseguido a base de subidas en la bolsa, hasta ahora el Dax sólo ha hecho un intento de acercarse a su máximo previo”.

Aunque en lo que respecta a la economía global, el experto cree que EE.UU llevará la delantera en el ciclo económico global, considera positivo en Europa el hecho de que habrá una menor diferencia entre las tasas de crecimiento de los países periféricos. “Esto demuestra que las reformas estructurales llevadas a cabo en la periferia funcionan, pero, en términos económicos, el continente no está fuera de peligro todavía”, señala.

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos