Posicionamiento en estrategias alternativas: qué quieren los inversores y qué deben buscar en los próximos seis meses


Después de un 2015 complicado… los inversores deben esperar más de lo mismo en 2016, al menos de momento y especialmente en lo que respecta a hedge funds. “2016 será similar a 2015, al menos lo será el primer semestre de 2016 en comparación con el segundo semestre de 2015”, detalla Philippe Ferreira, estratega sénior cross-asset en Lyxor Asset Management. Cuatro son los grandes temas macro que dominan el entorno y que enumera el experto: el repunte de la incertidumbre, la preocupación en torno a China, el cambio en la política monetaria de la Reserva Federal y la divergencia respecto a las políticas monetarias implementadas en Europa. 

No obstante, lo auténticamente preocupante para el experto es “la medida en que el mercado se mueve tras los anuncios de los bancos centrales, y esto es debido en parte al comportamiento cauto de los inversores: las grandes oscilaciones impactan sobre su proceso de gestión y les obliga a reducir los riesgos que están dispuestos a tomar, pero también a reducir la rentabilidad que pueden generar”. El resultado de este comportamiento, siempre según Ferreira, es que “las estrategias más cautas son las que están dando más beneficios. Si los hedge funds sufrieron entre 2009 y 2014, ahora en cambio el contexto es más favorable para el resto de estrategias”.

En este contexto de mercado, Ferreira se reafirma en la opinión de que “la gestión alternativa ofrece un valor agregado importante por la diversificación de estrategias y por su baja correlación respecto a los mercados tradicionales”. Eso sí, el experto advierte que a pesar de estas cualidades, los inversores tampoco deben pedirle peras al olmo: “Los rendimientos serán parecidos a los de 2015, al menos durante la primera parte del año, debido a que la incertidumbre es elevada”. 

El estratega resume rápidamente las ideas que está sugiriendo Lyxor AM a sus clientes para posicionar parte de sus carteras en activos alternativos: poca direccionalidad, reducir la exposición de beta y buscar estrategias de valor relativo con una exposición neta entre el -10% y el 10%. Dentro del universo de estrategias hedge, las que mejor encarnan estas características según Ferreira son las de renta variable long short, las de arbitraje de fusiones y adquisiciones y las global macro, por su capacidad para comprender el escenario macro y ofrecer al mismo tiempo poca direccionalidad. 

“Ahora el entorno es más favorable para la gestión alternativa, los inversores buscan diversificación de forma desesperada, pero se encuentran con que las opciones son limitadas: está el private equity, el real estate o infraestructuras y los hedge funds, que en los últimos años se han acercado a los fondos de tal forma que ahora ofrecen liquidez diaria o semanal y mayor transparencia”, reflexiona Ferreira, que añade: “El nuevo ciclo de mercado va a ser un ciclo más de alfa que de beta”. 

Balance de 2015

Sobre el balance de las estrategias hedge en 2015, Filipe Ferreira prefiere ver el vaso medio lleno: “Los hedge funds (medidos por los índices de Lyxor) han cerrado 2015 ligeramente en positivo. No es un resultado satisfactorio, pero en el contexto de un mercado tan difícil como el actual sí que es relativamente positivo porque la renta fija y la renta variable global han terminado en negativo”. 

La buena noticia ha sido para el conjunto de la industria de gestión de activos alternativos. Desde Lyxor admiten haber captado 70.000 millones de euros en formato UCITS, una cifra récord desde que llevan la cuenta. Ferreira – que constata que en algunas estrategias se han duplicado o triplicado los flujos respecto a 2013 y 2014- explica que esta categoría “ha sido capaz de atraer muchos flujos de entrada, los inversores institucionales han empezado a diversificar sus carteras de forma significativa”.  

Ésta es una tendencia que han observado desde la gestora al menos durante los dos últimos años: “Muchos institucionales están haciendo due dilligence para familiarizarse con el entorno. Vemos flujos de entrada progresivos, porque los inversores prueban primero con pocas cantidades de dinero y luego van incrementando su exposición”, detalla Ferreira. Éste considera que la tendencia sólo acaba de empezar: “Dado donde están los tipos de interés, los clientes necesitan diversificar. El problema está en que, en la parte más conservadora de la cartera, es más complicado ganar dinero que perderlo”. 

De más a menos, las estrategias más rentables el año pasado fueron las de renta variable long/short market neutral, gracias a que ofrecen un enfoque multiactivo y multirregional. Ferreira constata a la luz de estos resultados que “se observa la necesidad de diversificación de los inversores”. También obtuvieron buenos resultados las estrategias que han tenido como rasgo en común la poca direccionalidad. 

En cambio, las estrategias que menos éxito cosecharon en 2015 fueron las event driven, aunque con matices. Ferreira puntualiza que dentro de esta categoría las estrategias de arbitraje de fusiones y adquisiciones lo han hecho mejor que las de situaciones especiales. De hecho, afirma que Lyxor mantiene una sobreponderación en arbitraje “en un contexto de M&A elevado: se han aprobado una serie de importantes operaciones últimamente; vemos oportunidades por el diferencial del acuerdo, es decir, la diferencia entre el precio actual de la compañía opada frente al precio de compra”, detalla. 

En concreto, la apuesta de la firma francesa es su hedge fund Tiedemann, especializado en esta clase de estrategias. Ferreira considera que, además, “sirve para afrontar el entorno macro actual en un escenario de subida de tipos”. “El arbitraje de fusiones y adquisiciones ofrece una direccionalidad limitada (largos en la compañía objetivo de la compra y cortos en la compañía compradora); Tiedemann invirtió más capital después de la corrección del verano y consiguió generar un 2,5% de rentabilidad en diciembre”, añade el experto. 

La otra estrategia más castigada ha sido la de long short en crédito, especialmente en high yield. Ferreira manifiesta su preocupación por la poca profundidad de algunas de las emisiones, que están provocando movimientos de precio muy exagerados. “Vemos algunas oportunidades en la parte más distressed, pero conllevan riesgos muy importantes por la liquidez y la volatilidad, por lo que recomendamos infraponderar esta estrategia”, concluye el representante de Lyxor. 

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos