Pistas sobre el posicionamiento de Amundi en renta fija latinoamericana


Desde hace en torno a seis meses se está constatando un renovado interés de los gestores de renta fija emergente por los activos latinoamericanos. Especialmente por la deuda soberana denominada en dólares, para beneficiarse adicionalmente del carry. Es el caso del equipo de renta fija emergente de Amundi. El estratega Abbas Ameli-Renani explica algunas de las apuestas de la firma francesa y lo complementa con detalles sobre la visión macro con la que están trabajando. 

Actualmente, la el equipo de deuda emergente sobrepondera Argentina, que describen como “la nueva niña bonita del mercado”, el mercado emergente que ha recogido el testigo de India. En concreto, les gusta tanto su deuda en dólares como el peso argentino, que recientemente ha recuperado competitividad tras permitir el nuevo Ejecutivo de Mauricio Macri una devaluación masiva. El estratega comenta adicionalmente que el escenario de negociaciones con los acreedores de Argentina parece progresar adecuadamente, y destaca la confianza que inspira el nuevo presidente a los inversores.

México es el segundo nombre que aparece en la lista de favoritos de Amundi, en este caso porque sobreponderan la exposición al peso mexicano. Ameli-Renani también valora positivamente el reciente giro en la política monetaria del banco central de México, que recientemente sorprendió al mercado al incrementar los tipos de interés en 20 puntos básicos. 
El experto valora igualmente los fundamentales de la economía mexicana: “Es un país dinámico. Puede exportar casi la misma cantidad de petróleo que la que consumo, por lo que no podemos hablar de un verdadero exportador. La carga de deuda gubernamental ha descendido por la depreciación de la divisa, y empresas estatales como PEMEX han estado recortando su capex”. Las nubes que ensombrecen el panorama macro vienen de EE.UU.: “Nos preocupa la ralentización del sector manufacturero estadounidense, al que está muy expuesto México. Podría traducirse en un riesgo de que el crecimiento mexicano vaya a la baja”, advierte Ameli-Renani. 

Dos apuestas arriesgadas

El experto también aporta detalles sobre dos de las apuestas con mayor rentabilidad/riesgo, las sobreponderaciones en Brasil y Venezuela. Respecto al primer caso, aclara que la visión de la gestora es que las agencias de rating vuelvan a rebajar la calificación del país este año. Asimismo, en Amundi esperan “una contracción del PIB brasileño entre el 3% y el 3,5% y que aumente el riesgo político”. Ameli-Renani justifca la sobreponderación al afirmar: “Creemos que muchas de estas malas noticias ya están en precio. En estos momentos, al invertir en deuda brasileña en dólares se puede conseguir un 7%”.

Una postura similar justifica la sobreponderación en deuda venezolana: “Venezuela probablemente declare un impago en 2016. Necesitan una divisa más débil para efectuar la conversión a dólares de los ingresos del petróleo y es muy difícil para ellos conseguirlo debido a la alta inflación. Lo único que les podría ayudar es que China conceda nuevos préstamos al país, de lo contrario será muy difícil para la economía venezolana sobrevivir”, explica el estratega. A continuación, matiza lo siguiente: “Estamos muy cautos con la deuda venezolana, pero no queremos estar infraponderados porque el default ya está en precio y la deuda – especialmente la que presenta vencimientos a 2024- 2028- ya cotiza cerca de su recovery value”. 

Otras noticias relacionadas


Anterior 1
Anterior 1

Lo más leído

Próximos eventos