Paul Read (Invesco): “Para un gestor de renta fija es duro decir que la oportunidad está en la renta variable, pero esa es la verdad”


El volumen de activos en renta fija que Invesco gestiona desde Henley alcanza ya los 42.000 millones de euros. Históricamente, la gestión de esta clase de activo había estado enfocada hacia el inversor minorista británico. Esto cambió cuando hace siete años la entidad decidió dar el salto y expandir su negocio al resto de Europa, lo que generó importantes entradas de dinero en sus productos. Paul Read es, en parte, responsable de este éxito. “Los resultados ofrecidos por las estrategias han sido buenos y los fondos han crecido mucho en patrimonio durante los últimos años. Nos hemos planteado el cierre de algunos, pero entendemos que el tamaño no representa ningún problema. Los fondos no son grandes en relación al mercado de renta fija. No me pagan por el patrimonio que gestiono, sino por los resultados que consigo. En un mundo en el que escasean las oportunidades, queremos ofrecer nuestra solución, siendo una fuente de generación de rentas con un claro objetivo de preservación del capital”.

En la conferencia con periodistas celebrada por la entidad en Henley, el gestor reconoce que el verdadero problema es hacerle ver al inversor cuál es la situación actual del mercado y el potencial que existe realmente. En este sentido, una de sus prioridades está siendo tratar de gestionar las expectativas del inversor. “Creo que no tengo que explicar a nadie lo extraordinariamente difícil que está el mercado de bonos actualmente. Es un momento fantástico para ser emisor y pedir dinero prestado al mercado, para ser ministro de finanzas de un país, tesorero en una empresa… pero no para ser gestor de renta fija. Todos los días veo en la pantalla un montón de nuevas emisiones con cupones de entre el 1,5% y el 2,5%, unos niveles a los que jamás hubiesen soñado financiarse en el mercado. Hemos visto incluso las primeras emisiones de compañías con cupón del 0%. Para ellos es fantástico”, explica.

En el caso del mercado de deuda pública ocurre algo muy similar. “El BCE ha empezado a comprar bonos en el mercado secundario en un momento en el que las tires están extraordinariamente bajas. Ahora mismo, en el mercado hay entre siete u ocho bonos de gobiernos con rentabilidades negativas en alguna parte de la curva. El bono portugués a 10 años cotiza con una tir del 1,7%, frente al 2,2% del treasury americano. Portugal se está financiando en el mercado más barato que Estados Unidos”. Sin embargo, Read considera que para quien el entorno es realmente favorable es para Alemania. “El país se financia a tipos negativos, cuenta con la economía más fuerte de Europa, dicta las políticas a seguir en la eurozona y se va a beneficiar de la debilidad del euro y del petróleo”.

En su opinión, el actual entorno de mercado de renta fija hace muy difícil encontrar oportunidades de inversión. “Nadie ha tenido una experiencia negativa en renta fija todavía. Es muy importante que el inversor no olvide que, con cupones tan bajos y una mayor volatilidad, podríamos ver rentabilidades negativas en el mercado de renta fija”. No es el caso de los fondos que gestiona. Con en el Invesco Pan European High Income espera cosechar este año una rentabilidad de entre el 9% y el 10% (desde enero ya ha conseguido un 6%), mientras que con el Invesco Euro Corporate Bond asegura que se sentiría satisfecho con un retorno de entre el 3% y el 4% (lleva un 2% en 2015).

“Vivimos en un mundo sin cupón. En el mercado de deuda con grado de inversión, no podemos hacer el mismo dinero que hemos hecho en el pasado. Durante los últimos años hemos generado rentabilidades muy superiores a las esperadas. Ahora, nadie me cree cuando hago mis proyecciones y les digo que las rentabilidades que esperamos generar en el futuro serán menores de lo que lo han sido durante los últimos años. Creo que el mercado de renta fija seguirá caro, al menos durante dos años más. No veo ninguna razón que me conduzca a pensar en subidas de tipos por parte del BCE en los próximos 24 meses”, asegura. La estrategia de Read pasa por mantener importantes posiciones en liquidez para así poder sacar partido a posibles repuntes de la volatilidad.

“Nos vamos a beneficiar de la gran liquidez que atesoramos en las carteras. Esta estrategia tiene un coste a corto plazo, pero a largo será una ventaja. He sentido que hemos estado muy cerca de experimentar episodios de inestabilidad en el mercado. Es probable que cuando la Fed suba los tipos de interés se produzca algo de volatilidad en Europa. Va a ser interesante ver cómo reacciona el mercado en un entorno de subida de tipos en EE.UU y un BCE con un programa de QE en marcha”. El gestor también considera que la liquidez del mercado puede llegar a suponer un problema. “Cuando se necesite liquidez en el mercado no la habrá. El mercado de renta fija se ha hecho enorme y la puerta de la liquidez es pequeña. Cuando inviertes en bonos hay que pensar en calidad, liquidez y diversificación. Creo que ahora es más importante lo primero”.

Las mejores oportunidades están en renta variable

Read reconoce abiertamente que el entorno actual es especialmente bueno para la renta variable. “Para un gestor de renta fija, es difícil decir que, en base a los múltiplos (PER, Precio valor en libros…), la renta variable europea cotiza a precios atractivos tanto por múltiplos como en comparación con la renta fija, pero así es. Los balances son sólidos y, además, son compañías que se están financiando a niveles de entre el 1% y el 2%, sobre todo las blue chips. Toman prestado muy barato e invierten en negocios que les generan mayores rentabilidades. Esto es un aspecto que traslada el interés y el atractivo de la renta fija a la renta variable. La rentabilidad por dividendo de la renta variable es mayor que la que ofrece el high yield y, además, ofrece mejores balances. Esa es una de las razones por las que veo más atractivas las acciones".

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos