Pasada la tormenta griega, Espelosín y Prats de Abante reflexionan sobre la segunda mitad del año


Aunque Alberto Espelosín, gestor de Abante Pangea, crea que el problema de Grecia a medio plazo sigue siendo el mismo -una deuda impagable-, el foco de su atención para los próximos meses lo fija en otros aspectos.

El gestor recomienda a los inversores que protejan sus inversiones y que reduzcan los niveles de riesgo de sus perfiles de inversión ante lo que puede ser un periodo de mayor volatilidad. “Esta mitad del año vendrá marcada por distintos procesos electorales en el mundo, por la volatilidad del mercado de renta fija, por unas valoraciones de los índices ex financieras que desafían al margen de seguridad y por la posible subida de tipos en EE.UU. o el reconocimiento de que la falta de crecimiento de salarios es un lastre”, concreta Espelosín.

Para Josep Prats, gestor de Abante European Quality, que no consideró que el grexit fuera posible ya que la única alternativa que tenía Grecia era la ruina total, su escenario no cambia. “Nosotros, a lo nuestro, que es comprar compañías que generan beneficios y que prevemos que seguirán haciéndolo en el futuro a un precio razonable”, detalla el gestor, cuya opinión es que todavía quedan muchas oportunidades. 

Prats hace oídos sordos respecto a los profetas de la futura catástrofe financiera a consecuencia del grexit y se fija en que “el mundo crece a buen ritmo (al 3% en EE.UU., al 2% en Europa, al 5% en Asia), aunque como cada año haya algunas economías (en 2015, Rusia y Brasil) que decepcionen. Pero las grandes economías desarrolladas y la gran emergente, China, no defraudan”. En este sentido, indica como las grandes empresas globales puedan mostrar crecimientos de beneficio de dígito medio a tipo de cambio constante, que se traduce a doble dígito si se contabiliza en euros, y se queda en dígito bajo si se hacen las cuentas en dólares.

“Los tipos de interés a corto plazo siguen bajos y, aunque en EE.UU. vayan a subir un cuartillo a final de año, seguirán siendo muy bajos”, determina Prats. Según añade, “es previsible que, poco a poco, los tipos a largo plazo repunten, aunque la aceptación del statu quo por los griegos haya devuelto la TIR a 10 años de los bonos soberanos periféricos de la zona euro hasta niveles inferiores al 2%”.

El gestor del fondo de bolsa europea de Abante destaca como la normalización de la percepción de riesgo ha sido muy positiva la cartera del Abante European Quality. Por otra parte, Espelosín se muestra muy positivo con el posicionamiento que tiene el Abante Pangea en compañías defensivas y en mineras de oro. “Creo que pueden aportar mucho valor a los precios actuales y, en la segunda parte del año, Pangea podría volver a rentabilidades de dos dígitos”, subraya.

Respecto a los índices de bolsa, Espelosín apunta que seguirán con una cobertura sobre el S&P 500 ahora que se acerca el final de su ciclo alcista. “A pesar de que pueda intentar alcanzar los 2.200 puntos, creo que 1.890-1.950 será un rango que se verá antes de final de año”, resume. “Para el Ibex, la horquilla 10.500-11.600 marcará la tendencia de verano y, por otro lado, en el Euro Stoxx 50 se puede ver un intento de alcanzar los 3.700-3.750 puntos, donde existe margen de seguridad para vender”, puntualiza.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Anterior 1
Anterior 1

Lo más leído

Próximos eventos