Tags: Gestores | Renta Fija | Latam |

“Para mí el 2015 se trata de renunciar a yield en lugar de obtener yield”


En un entorno muy complicado para el mercado de bonos, en el que cada vez más partes de las curvas cotizan con TIRes negativas, el AXA WF Global Strategic Bonds se ha convertido en una de las grandes apuestas de AXA Investment Managers. Se trata de un producto de renta fija global de gestión activa que se mueve de manera flexible tanto en términos de duración como entre los diferentes mercados de bonos (tanto de deuda pública como privada) en función de cuál sea la visión general de la economía mundial de Nick Hayes (en la imagen), gestor de la estrategia junto con Nicolas Trindade desde hace casi dos años. Actualmente, mantienen un posicionamiento defensivo tanto en bonos gubernamentales como en crédito. “Para mí el 2015 se trata de renunciar yield en lugar de obtener yield”, asegura Hayes.

En una entrevista con Funds People, el gestor explica que durante los últimos cinco años los inversores se han visto recompensados por la ‘caza del yield’ en renta fija comprando activos de mayor rendimiento, ya fueran activos sensibles al crédito o a los tipos de interés y aprovechando los beneficios de un rally de bonos. “En 2015 estoy buscando oportunidades para comprar los activos de rendimiento más bajo que significativamente también tengan un bajo nivel de riesgo. Se trata de construir el núcleo de la cartera en torno a la parte más baja de la beta de la renta fija, a corto plazo, bonos de menor riesgo. Pero, sobre todo, estoy esperando la oportunidad de comprar activos con mayor yield cuando se produzca una venta masiva, ya sea en bonos de gobierno o crédito, o incluso ambas cosas, porque con las ganancias extraordinarias de los últimos años, no descartaría estar en las dos”.

En el entorno actual, reconoce fijarse en los tipos de interés y bonos sensibles al crédito tanto de largo como de corto vencimiento, activos convencionales o indexados junto con la diversificación geográfica. “Con los rendimientos tan extremadamente bajos, definitivamente preferimos los bonos de vencimiento más corto y continuar evitando bonos de gobierno a largo que han tenido un rally tan agresivo en los últimos meses. Además de esto, nos gusta el crédito, especialmente high yield estadounidense, pero cuando el punto de valoración de referencia general para toda la renta fija es caro, creo que es justo asumir que una subida de las TIRes en los bonos del Tesoro de Estados Unidos y otros bonos de gobierno centrales podría conducir a una venta masiva en la mayoría de los tipos de activos”, reconoce el experto.

La duración actual de la cartera es de 2,5 años, estando en su punto más bajo desde su histórico de casi tres años. “Los bonos gubernamentales parecen caros y, a pesar del QE del BCE, la Reserva Federal está mucho más cerca de su primera subida de tipos, lo que podría llevar a cierta volatilidad en el mercado de bonos Hemos preferido optar por la deuda con grado de inversión en euros y libras que por su equivalente estadounidense durante algún tiempo, sobre todo por los fundamentales más positivos de la mejora del balance y el tema del desapalancamiento, pero también con una fuerte demanda técnica liderada por el Quantitive Easing del BCE. Cada vez más, el argumento de valoración nos está haciendo rotar hacia el investment grade estadounidense, tanto por el rendimiento como por la prima del spread”.

Hayes también busca oportunidades para añadir a la cartera activos de high yield estadounidense, una de las clases de activo en la que se han mostrado más interesados. “El mercado de deuda de alto rendimiento estadounidense es nuestra clase de activo preferida dada su corta duración, sus diferenciales relativamente altos y los fundamentales razonablemente positivos. La clase de activo ha sufrido recientemente, lo que para el fondo esto ha significado que hemos incrementado nuestra exposición respecto a nuestra anterior postura de cautela”, revela el gestor. Por calidad crediticia de los activos, el 26% es BBB, el 26,8% BB y el 30% no cuentan con rating, según datos de Morningstar. El 26% de los bonos que mantiene en la cartera del AXA WF Global Strategic Bonds presenta vencimientos entre 3 y 5 años, el 20% a 5 y 7 y el 25% a entre 7 y 10 años.

Profesionales
Empresas

Lo más leído

Próximos eventos