Ocho razones para aumentar la exposición a renta fija corporativa


¿Es momento de aumentar el peso de la renta fija corporativa en las carteras? Según el equipo de renta fija global de Goldman Sachs AM, la respuesta es sí. De hecho, aumentar el peso en investment grade y high yield es precisamente la decisión que ha tomado el equipo. Los motivos los resumen en ocho puntos.

1. Los diferenciales de crédito se encuentran por encima de su nivel del 'fair value'. "Nuestras herramientas de análisis nos indican que para un entorno de crecimiento mundial moderado u optimista, los diferenciales de high yield estarían actualmente 150 puntos básicos por encima de su nivel de fair value, mientras que los diferenciales de investment grade se encontrarían 30 puntos básicos por encima del mismo".

2. Además de estar por encima del valor razonable, los diferenciales se sitúan aproxidamente en el percentil 75 de su distribución histórica, lo que implica que, para que una posición larga en crédito registre pérdidas, los diferenciales tendrían que ampliarse hasta el percentil 85-90 a lo largo de los próximos doce meses, algo que vemos poco probable.

3. Los precios del petróleo podrían subir. "Mientras que el mercado del crudo sigue en estado de exceso de oferta, creemos que los precios del petróleo podrían aumentar ligeramente una vez que el mercado consiga equilibrarse, previsiblemente en la primera mitad de 2016. Las estimaciones indican que el crecimiento de la demanda global se encontrará en 1,2 millones de barriles diarios en 2016. Además, pensamos que los productores no pertenecientes a la OPEP tienen poca capacidad para aumentar la oferta a los niveles de precios actuales. La producción del shale en EE.UU ha caído drásticamente lo que podría ayudar también a mejorar el desequilibrio entre la oferta y la demanda. Así pues, podría darse una recuperación en los precios del petróleo a lo largo de 2016, mejorando así el high yield del sector energético, que supone aproximadamente el 15% del mercado americano de high yield".

4. La volatilidad en la renta variable se ha reducido considerablemente. "El índice de volatilidad “VIX” (Chicago Board Options Exchange Volatility Index), muy utilizado para medir los niveles de volatilidad en el mercado de renta variable, ha caído significativamente. Una menor volatilidad sugiere una mejora en el sentimiento de los inversores con respecto a las inversiones más arriesgadas, lo que condiciona positivamente al crédito corporativo".

5. La condiciones de financiación han mejorado. "Los yields de las letras del tesoro americanas, así como el dólar han visto reducido su valor, mientras que la renta variable ha subido, facilitando así las condiciones de financiación para las empresas".

6. El riesgo “idiosincrático” es elevado pero hay sectores menos expuestos a él. "El aumento de las fusiones y adquisiciones durante este año ha elevado el riesgo de posibles eventos negativos sobre la deuda corporativa. Sin embargo, algunos sectores como el financiero, poseen menos exposición al riesgo eventual, debido a que se ha visto obligado a mantener niveles reducidos de apalancamiento por una mayor regulación".

7. El “momentum” ha mejorado. "Los mercados de renta variable crecen y los diferenciales de crédito se han estabilizado".

8. La estacionalidad en el ciclo augura optimismo. "Analizando dinámicas históricas, noviembre tiende a ser un mes parcialmente negativo, seguido de cinco meses de excesos de retornos positivos".

Empresas

Lo más leído

Próximos eventos