“Nunca ha habido un periodo tan largo de tipos bajos y la salida va a implicar el riesgo de cometer errores en la política monetaria”


“Las tendencias de mercado se están volviendo más complejas a medida que se reduce la proximidad de una subida de tipos de la Reserva Federal. En la corrección de la renta fija de mayo observamos que había más volatilidad y que estos movimientos podrían reproducirse más a menudo”. Con este manifiesto de intenciones comienza su discurso Philippe Ferreira, responsable de análisis de Lyxor AM. El experto cree que, en un periodo de dos a tres años vista, “cada vez será más compleja la asignación de activos en cartera y la búsqueda de activos con perspectivas favorables”. Por ello, considera que “la gestión alternativa está en un territorio cada vez más favorable, sobre todo las estrategias de valor relativo respecto a las convencionales”. 

Ferreira afirma que los movimientos extremos van a ser cada vez más frecuentes por cuatro razones. Indica en primer lugar que “los mercados están distorsionados por la liquidez inyectada por los bancos centrales de Europa y Japón”. A esto le suma que "va a llegar el final del rally de EE.UU., ahora se ve menos direccionalidad y más valor relativo”. Otro frente abierto es el de las materias primas, donde se ha visto “un ajuste progresivo por las peores condiciones de liquidez”. En cuarto lugar, afirma que “el volumen de la renta fija anuncia un periodo más complejo, las clases de activos se han vuelto caras, especialmente la deuda soberana y corporativa”.

En este contexto, el responsable se muestra especialmente preocupado por el rumbo que pueda tomar la política monetaria de EE.UU. y cómo puede afectar a las distintas clases de activos. Por un lado, declara que el país “está acercándose a una fase de estancamiento de su crecimiento”, teniendo en cuenta que según la media histórica, los ciclos económicos han durado una media de ocho años en esta parte del mundo. Además, incide sobre la cuestión del dato de crecimiento del primer trimestre, que este año ha vuelto a decepcionar, cumpliendo así una larga tradición. “Desde los 90, el crecimiento del primer trimestre siempre ha sido inferior al resto de trimestres, y la diferencia se ha ampliado desde 2010. Es cierto que existe un componente de estacionalidad, por eso lo interpretamos como una señal positiva para la economía de EE.UU. porque indica que su banco central debería subir los tipos en 2015. La Reserva Federal lleva una política cauta, pero existen varios temas que son críticos: el ritmo de la subida de tipos y el ajuste del tamaño de su balance”, comenta Ferreira. 

“Estamos en un territorio totalmente desconocido, nunca ha habido un periodo tan largo de tipos bajos y la salida va a implicar riegos de errores en la política monetaria. Tenemos confianza en el equipo de la Fed, pero la incertidumbre es alta”, añade, de ahí que vuelva a insistir en la idea de que “fenómenos como las ventas en mayo de 2013, las de diciembre de 2014 o mayo de este año se van a repetir, la volatilidad implícita en la renta variable es baja pero la de la renta fija está aumentando, desde enero ha estado subiendo de forma estructural”. 

¿Qué implica esta situación para los inversores? Ferreira se muestra muy claro: “El potencial retorno es muy limitado, dados los niveles de valoración actuales”. También cree que se va a producir un relevo entre la beta y el alfa: “Desde 2009, el alfa ha sido menor en los hedge funds porque se entró en un periodo predominante en beta. Ahora, el mercado dirigido por la beta no tiene tanta dimensión, mientras que la generación de alfa permite conseguir retornos anuales de entre el 3% y el 4% sobre la tasa libre de riesgo; desde los 90, dicha generación de alfa se había situado de media en el 4,5%”. 

El representante de Lyxor profundiza en el agotamiento de los retornos en renta fija. “De todas las clases de activos, la renta fija debería generar retornos negativos a futuro. El estado de la renta variable sugiere que se puede obtener un retorno de entre el 5% y 6% anual en EE.UU. a través de la gestión alternativa, como con estrategias de arbitraje. Se ha producido una dislocación en los mercados y ahora los activos presentan una mayor dispersión”. Dentro del universo hedge fund, indica que la estrategia que mejor aguantó las ventas del mes pasado fue la de event driven, en parte porque no hubo un contagio de las ventas desde la renta fija a la variable. También salieron airosas las estrategias de arbitraje de renta fija y no les fue tan bien a los CTA, por la ruptura de la tendencia sobre el mercado cambiario, que pegó un brusco viraje a finales de abril y que afectó negativamente a su vez a las materias primas. 

No obstante, el responsable cree que los tipos negativos en la renta fija no ha tenido tantas implicaciones para las estrategias hedge salvo para los CTA, en parte también porque muchos gestores no están expuestos a los tipos a corto plazo sino que han preferido realizar una asignación “más exótica, a crédito en Europa y MBS en EE.UU.”.

Claves para invertir en alternativos de aquí en adelante

Desde Lyxor han detectado un fuerte apetito de sus clientes por estrategias alternativas en formato UCITS. Sólo en el primer trimestre los fondos alternativos UCITS en Europa registraron flujos de entrada por 15.000 millones de euros, de los cuales 7.000 entraron durante el mes de marzo. “Es el mayor apetito que vemos desde 2010, refleja la dificultad del inversor para proyectarse en el mercado tradicional”, comenta Ferreira. Entre las estrategias hedge más demandadas figuran el retorno absoluto y en general estrategias que permitan diversificar y proteger las carteras, estrategias long/short y market neutral de renta variable con las que generar valor relativo. “Últimamente vemos más apetito por los CTA, es un reflejo de los fuertes retornos que generó esta estrategia durante el segundo semestre de 2014”, añade Ferreira.

Por patrimonio, el experto destaca el fuerte crecimiento de los hedge fund multiestrategia (27%), aunque aclara que incluye en esta categoría a los de retorno absoluto. También han experimentado un crecimiento sobresaliente (24%) las estrategias long/short de renta fija y de arbitraje de renta fija. 

El responsable de análisis recuerda que la plataforma UCITS alternativa de Lyxor se lanzó en 2013 con un enfoque selectivo y un rol activo en la diversificación de estrategias. Dentro de las que plantean un enfoque top down, aclara que “las de CTA y event driven son la que están menos representadas y van a crecer de aquí en adelante”. En cambio, dentro de las bottom up, Ferreira recuerda la voluntad de la firma de “escoger a los mejores; no queremos tener muchas estrategias, queremos mantenerlas en torno a diez”. “Vemos una mayor demanda por los productos alternativos y hacia gestores que complementan las estrategias más tradicionales”, concluye Ferreira. 

Empresas

Otras noticias relacionadas


Anterior 1
Anterior 1

Lo más leído

Próximos eventos