Tags: Latam |

“No nos enamoramos de los equipos de gestión aunque confiemos en ellos”


Si coge un manual sobre cómo se debe invertir siguiendo el estilo value, unas páginas después de la fotografía de Warren Buffet seguramente aparezcan menciones a Harris Associates, una gestora especializada en renta variable, que a cierre de 2013 contaba con 118.000 millones de dólares en activos bajo gestión, muy reconocida en Estados Unidos y afiliada a Natixis Global AM.

Harris Associates es fiel a la gestión value y presume de su proceso de selección de valores como la mayor fortaleza de la gestora. Daniel Nicholas, especialista de producto de la compañía, ha estado de visita en España para explicar la filosofía de la compañía, que sintetiza así: comprar por 70 céntimos y vender a un dólar. “Compramos compañías que cotizan con un 30% de descuento sobre su valor intrínseco, que es lo que pagaría una persona racional”, indica.

En toda adquisición debe prevalecer la noción de calidad: Nicholas explica que al equipo de gestores sólo les interesan las compañías con un equipo directivo fuerte, capaz de gestionar adecuadamente flujos de caja que tienen que ser abundantes y que les permita generar buenos retornos sobre el capital y, así, hacer crecer el valor para los accionistas. Para ello, se mantienen 1.000 reuniones con consejos de dirección de compañías de todo el mundo a lo largo del año. Eso sí, el especialista de producto recalca que no son activistas: si detectan señales de cambio en su tesis de inversión, simplemente venden. “Buscamos que se ponga el efectivo a trabajar y confiamos en el equipo gestor para que creen valor” matiza Nicholas. “No nos enamoramos de los equipos de gestión aunque confiemos en ellos”, añade con un guiño.

Otro de los aspectos del proceso de inversión es que habitualmente las ideas giran en torno a un evento oportunista. Un ejemplo: en marzo de 2011, una delegación de Harris Associates estaba de viaje por Japón reuniéndose con diversas compañías niponas, y estaban advirtiendo signos de optimismo pues la mayoría de empresas consultadas preveían crecimiento en sus beneficios. El 11 de marzo se produjo el terremoto y posterior tsunami que desencadenó a su vez la crisis nuclear de Fukushima, y el Nikkei experimentó su peor caída en un día desde el Lunes Negro de 1987…. Y la gestora aprovechó para comprar títulos. Los valores se suelen mantener en cartera una media de 3 a 5 años, y de hecho el experto indica que actualmente se han vendido posiciones en Japón para rotar la cartera hacia una mayor exposición a la recuperación europea.

En la gestora aplican un estilo bottom up en el proceso de selección de valores que parte de un universo de 350 valores. Amén de elementos value como los citados, también se fijan en la capacidad de crecimiento de los valores para evitar las trampas de valor: “Somos value, pero nos gusta el crecimiento por acción”, afirma el responsable de la compañía.

Asimismo, el especialista de producto no tiene reparo en afirmar que el equipo de esta gestora asociada de Natixis Global AM es “muy contrarian”. Pone como ejemplo dos apuestas realizadas en la última década: en 2004 compraron tecnológicas tras el pinchazo de la burbuja; en 2008, adquirieron bancos europeos después de la quiebra de Lehman Brothers. De hecho, invirtieron en el Santander en 2010 y vendieron en 2013 tras la remodelación del equipo directivo.

En defensa de la gestión activa

“Algunas personas definen el riesgo como tracking error. Nosotros lo entendemos como pérdidas sobre el capital”, continúa Nicholas. “Existe una oportunidad de generación de alfa cada vez más atractiva que nunca para los gestores activos”, añade el experto, que es un defensor del active share y cree que una de las maneras de conseguirlo es precisamente aprovechando la información obtenida directamente de los ejecutivos de las compañías. Nicholas cree que otra de las ventajas del active share es que responde a una necesidad creciente de los inversores, mayor flexibilidad en la gestión: “La gente quiere gestores sin limitaciones para que puedan generar alfa con compañías de cualquier capitalización, en cualquier sector y en cualquier mercado”.

¿Dónde está el valor?

En la actualidad, seis valores del top 10 del fondo Harris Global Equity son europeos. “Las economías europeas han hecho suelo y hay margen para las sorpresas. Europa es muy diversa, y sus compañías muy distintas”, explica Nicholas. “Miramos los ingresos y los flujos de caja, no la geografía”, aclara el experto. Además, estiman que es el mercado más barato de las regiones que cubren, puesto que calculan que Europa está cotizando a un múltiplo de 13 veces PER, mientras que Japón lo hace a 14 veces y Estados Unidos, a 15 veces.

Una de las principales apuestas en la región es la inversión en multinacionales europeas con exposición a mercados emergentes, pero fijándose en aquellas cuyos ingresos proceden de naciones en vías de desarrollo que tengan superávit por cuenta corriente.

Dicho esto, el especialista de producto no niega que Estados Unidos haya perdido el favor del equipo de gestores: “Creemos que Estados Unidos sigue siendo atractivo. Existe la oportunidad de invertir en negocios que dan un retorno al año del 10% después de comisiones”. En este entorno, la expectativa de la gestora es que los tipos de la deuda estadounidense se normalizarán en torno al 3%. “No luche contra la Fed, invierta en fundamentales y en cash flow”, aconseja Nicholas.

El representante de la compañía se muestra en términos generales optimista con el futuro de la renta variable. Por un lado, hace notar que en el último año han entrado 40.000 millones de dólares en fondos de renta variable y prevé que esta tendencia siga al alza. Por otra parte, afirma que “los inversores necesitan al menos un 3% para mantener su estilo de vida, y la renta fija no puede generar esa renta”, por lo que cada vez más inversores tendrán que comprar bolsa.

Lo más leído

Próximos eventos