No debería ser tan solo una foto... y ¡lo sabes!


No hay nada que guste más a un político que una buena foto; y no hay nada más atractivo para cualquiera de los líderes mundiales que la foto de la Cumbre del Clima de París. Es como si de repente se impusiera nuestra conciencia frente al mal menor que estamos acostumbrados a buscar. La foto habla y dice algo así como: "somos malos, pero hoy menos… y ¡lo sabes!". Es una especie de terapia grupal en la que todos se sienten miembros de la comunidad, buenos a conciencia por un día. Pero hecha la crítica, resaltemos el potencial de la aplicación de esta iniciativa en nuestra industria. Si los políticos quisieran, podrían desarrollar todas estas políticas orientadas a la búsqueda de valor en temas sociales y medioambientales; y no precisamente de la mano de impuestos, sino estableciendo políticas que fomenten e incentiven la inversión en SRI.

Hoy en día esos incentivos son insuficientes y deberíamos intentar ver las iniciativas que están surgiendo en otros países, especialmente en pensiones, en las que el fin prevalece sobre el resto y se incentivan las inversiones en SRI. Más allá del ámbito ético y de buscar en el Estado nuestro chivo expiatorio, debemos encontrar consuelo en los estudios que resaltan la mayor rentabilidad y sostenibilidad de las empresas que siguen estos principios. No es solo una inversión estética; sabemos que tiene un componente cualitativo con impacto en rentabilidad. Es una foto que además de bonita, es sostenible, una forma de vivir diferente; una foto que puede durar mucho, en la que pueden cambiar los personajes pero no el fondo.

Empresas

Lo más leído

Próximos eventos