Tags: Latam |

Natixis Global AM quiere ayudar a los inversionistas a conocer el riesgo real de sus carteras


El objetivo que se han fijado desde la firma que dirige Sophie del Campo, responsable de Natixis Global AM para Iberia y Latinoamérica, es el de ayudar a sus clientes a construir carteras duraderas. Para ello cuenta con el Grupo de Investigación y Consulta de Carteras (Portfolio Research and Consulting Group), que busca proporcionar a los clientes información detallada sobre cómo están configuradas sus carteras en términos de correlaciones, volatilidades o diversificación.

“Estudiando la situación en Europa vimos que existía un sesgo común en todos los países: muchos inversores no disponían de las herramientas necesarias para analizar correctamente el riesgo de sus carteras”, explica Del Campo en una entrevista con Funds People. “Sobre la base de cuál es el objetivo para el que está configurada cada una de las carteras (volatilidad, máxima caída esperada…), lo que hace el Grupo de Investigación y Consulta de Carteras es analizar cómo está estructurada cada una de ellas. El objetivo último es indicarle al cliente dónde están las ineficiencias y darle una respuesta sobre qué clase de activos debería incluir para que su optimización según el binomio rentabilidad/riesgo. Es importante reseñar que el Grupo de Investigación y Consulta de Carteras es agnóstico en cuanto a producto, independiente del centro de ventas y completamente confidencial”.

La transmisión de la información se hace desde el centro de Londres directamente con el cliente. “En la oficina no ejercemos de transmisores. Somos meros observadores del proceso. El cliente le envía la petición al centro de Londres y son ellos los que se encargan de enviarle un exhaustivo informe de entre 30 y 40 páginas sobre los riesgos a los que están expuestos. En algunos casos, los clientes no eran conscientes de que tenían una exposición a determinados elementos (divisa, geográfico, convertibles…) muy superior a la que pensaban. Otros se han dado cuenta tras el análisis de que existía mucha proximidad en el riesgo entre algunas de sus carteras modelo y mucha dispersión entre otras”. Lo importante –explica la directora general de NGAM para Iberia y Latinoamérica- es proporcionarles a los clientes las herramientas necesarias ‘ad hoc’ para que puedan comprender correctamente cuáles son los riesgos a los que están expuestos.

Según Del Campo, ésta es una manera diferente de acercarse al cliente. “No se trata del fondo que yo le quiera vender. Natixis Global AM es una firma multigestora con una variedad de productos muy rica y variada. Lo verdaderamente importante es escuchar al cliente y preguntarle qué es lo que necesita para diversificar correctamente su cartera. El hecho de que el Grupo de Investigación y Consulta de Carteras sea totalmente independiente nos hace más potentes a la hora de hablar con el cliente”. El éxito, por ahora, está siendo importante. El grupo tiene una sede en Londres y otra en Boston, donde en total trabajan 30 profesionales altamente cualificados. La gestora tiene previsto realizar este año un nuevo evento de Construcción de Carteas Duraderas en Madrid, en el que dará a conocer todas las herramientas.

“España ha sido el país más activo a la hora de realizar peticiones. Tener un agente externo que te haga un análisis independiente aporta un gran valor añadido para nuestros clientes”, revela Del Campo. La mayoría de las solicitudes que han tenido en España provienen de bancas privadas, si bien también están recibiendo peticiones de clientes institucionales, como fondos de pensiones. Al final, el Grupo de Investigación y Consulta de Carteras es una herramienta más a disposición de los clientes, que tiene como objetivo ayudarle en su tarea de crear una cartera correctamente diversificada. Es algo que tiene mucho sentido sobre todo en España, dado el importante volumen que está invertido en renta fija”, afirma la responsable. De hecho, Del Campo reconoce que el grupo está trabajando más para carteras conservadoras, para clientes que piden cómo combinar productos de renta fija con retorno absoluto.

El nivel de precisión en el análisis es lo que, según Del Campo, aporta valor al cliente. “El grupo hace los análisis que le piden los inversores. Analizan el comportamiento de un fondo con respecto a determinados índices, con respecto a una categoría e incluso con respecto a otros fondos de inversión… El nivel de detalle es muy alto y la concreción con la que se realiza el estudio aporta al cliente una gran información. El hecho de poder desglosar muy bien el comportamiento de un fondo le permite al cliente saber incluso cuál es la correlación que existe entre ese producto y los diferentes segmentos del mercado. De esta manera, podemos ayudar a nuestro cliente a construir carteras más eficientes. Todo esto supone ir un paso más allá. La principal regla de la distribución es fijarse unos objetivos sin pararse a pensar en lo que realmente necesita el inversor final (rentas, ingresos…)”.

Según explica Del Campo, la planificación juega un aspecto crucial. “Lo importante es determinar un benchmark para cada tipo de cliente. Los objetivos de inversión que tienes tú difieren de los de tu vecino porque difiere el nivel de ingresos, el número de hijos… En este sentido, lo que queremos es ayudar a nuestros clientes y trabajar mano a mano con ellos para que darles las respuestas adecuadas al cliente. A nosotros esto nos obliga a ser más flexibles y hacer un trabajo muy pormenorizado, cliente por cliente. En caso de que el cliente no tenga ningún interés en conocer el análisis que le aporte el Grupo de Investigación y Consulta de Carteras, les decimos cuáles son nuestras mejores cuatro ideas para que, en caso de que le pueda encajar, valore nuestra propuesta”.

Lo más leído

Próximos eventos