Nace azValor, la nueva gestora independiente liderada por Fernando Bernad y Beltrán Parages


Nace azValor, la nueva gestora liderada por Fernando Bernad y Beltrán Parages, director de Inversiones y director de Negocio de la misma. De la mano de los dos ex Bestinver, socios fundadores de la nueva gestora aprobada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), se crea un proyecto enfocado a la gestión en donde el negocio será consecuencia de los resultados obtenidos, con ambiciones internacionales y en el que la distribución será directa, tomando así el mismo punto de partida que el de su anterior casa. Parages abandonó Bestinver en septiembre del pasado año, al tiempo que Francisco García Paramés, mientras que Bernad salió en enero de 2015, junto a Álvaro Guzmán de Lázaro.

La nueva gestora arranca con 14 profesionales. En el área de Inversiones, contarán inicialmente con Bernad como único gestor, que estará apoyado por seis analistas -cuatro de ellos procedentes de Bestinver-: Carmen Pérez Baguena, Iván Chvedine, Juan Huerta de Soto Huarte, Jorge Cruz, Juan Miguel Cantus y Mingkun Chan. Entre ellos, habrá un ingeniero de minas y CFA con experiencia en el sector energético, y Mingkun Chan, hasta ahora el analista de Bestinver en China, y que estará ubicado en Taiwán analizando compañías asiáticas.

Una pieza principal de este proyecto es Sergio Fernández-Pacheco, un profesional con más de 17 años de experiencia en BBVA Asset Management donde, hasta hace una semanas, era el responsable de Producto Global y Estrategia.

En su anterior etapa, la unidad que Fernández-Pacheco lideraba era la encargada de diseñar y coordinar los planes estratégicos de la gestora de BBVA en todas las geografías, y también las propuestas de catálogo de producto tanto propio como de terceros, en coordinación con las unidades locales. Asimismo, era responsable de las iniciativas en el negocio institucional, de la definición y revisión de los procedimientos, la gestión de los costes y la coordinación de los proyectos de sistemas y tecnología.

Dos estrategias

azValor contará inicialmente con dos estrategias core de renta variable, una ibérica -denominada azValor Iberia- y otra internacional -bautizada como azValor Internacional-, cuya filosofía seguirá los principios del value investing que tan famoso ha hecho al equipo a lo largo de estos años. El número de fondos, sin embargo, ascenderá a tres, ya que dispondrán, además, de un tercer producto mixto de renta fija utilizado como vehículo temporal para mantener la tesorería. Así, servirá para aquellos inversores que quieran retirarse temporalmente de la renta variable en momentos de incertidumbre, así como para los nuevos clientes de la casa mientras se decantan por una estrategia u otra o una combinación de ambas. Un vehículo de este tipo ya existía en su anterior etapa en Bestinver.

El equipo de gestión y análisis estará enfocado en compañías cotizadas en Europa pero con un negocio global. También podría tomar posiciones complementarias en compañías no europeas cuyo negocio igualmente sea global. A la hora de vehiculizar las estrategias, azValor opta por empezar con el registro de fondos españoles, aunque su intención es replicar los vehículos en Luxemburgo.

En los primeros meses de vida de la gestora, la inversión mínima inicial será de 40.000 euros, un suelo alto para que el proyecto crezca y se estabilice. Una vez asentado, el planteamiento es reducir el mínimo de entrada a 5.000 euros para dar cabida a inversores de menor patrimonio, previsiblemente a comienzos de 2016. Aunque los ideólogos y fundadores de azValor no se ponen objetivos cuantitativos de volumen de activos bajo gestión a medio y largo plazo, lo cierto es que la boutique nace con un patrimonio lo suficientemente alto como para empezar a rodar con soltura, proveniente de “algunos inversores institucionales extranjeros que prefieren las personas a las marcas”, destaca Parages. Una vez que consiga ese patrimonio que hace rentable el producto, el objetivo es ponerse a gestionar sin la presión de la búsqueda de crecimiento patrimonial.

Uno de los aspectos que más ilusionan a Bernad tras pasar casi un año alejado de la gestión y poner en marcha una gestora es “volver a tener un tamaño manejable para mirar de nuevo small & mid caps” y, por encima de todo, “divertirnos gestionando”, apunta. En su última etapa en Bestinver reconoce que, con volúmenes de 8.000 millones de euros en activos, no podían aprovechar las oportunidades existentes en pequeñas y medianas empresas y las posibilidades de encontrarlas eran mucho menores en valores de gran capitalización. Establecer una oficina en Londres también está en los planes futuros de la gestora, aunque hoy día se trata más de un deseo que de una realidad.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Anterior 1
Anterior 1

Lo más leído

Próximos eventos