Monetarios mejorados: la alternativa de PIMCO a los fondos monetarios para gestionar rentabilidades negativas


Uno de los grandes dilemas de este año para los gestores de renta fija ha sido cómo gestionar un activo con rentabilidades negativas. Ha sido una situación especialmente difícil para los gestores de fondos monetarios, dada su obligación de adquirir deuda soberana de corta duración, que en territorio europeo ha entrado en muchos casos en terreno negativo como consecuencia del programa de adquisición de deuda del BCE. 

El problema queda agravado por los efectos no intencionados de la regulación sobre el sistema bancario, opina Andrew Bosomworth, gestor de PIMCO. “En el caso de que se emitiera una resolución sobre el sistema bancario, los depósitos institucionales podrían verse convertidos en otra clase de activos”. Se refiere a que las nuevas regulaciones persiguen que, en el caso de que sea necesario rescatar un banco, este rescate no se financie con dinero público, sino de los bonistas (“bail in”). “El ratio de cobertura de liquidez impuesto a los bancos por los reguladores ha hecho que los depósitos no sea rentable para los bancos”, añade. Su conclusión sobre la conjunción de ambos factores es que “si eres una empresa, gestionar tu efectivo se ha vuelto más difícil”. 

La solución que plantea PIMCO es la adaptación de su gama existente de productos monetarios (integrada por dos fondos y un ETF gestionado de forma activa) usando una fórmula que Bosomworth denomina “monetarios mejorados”. Se trata a grandes rasgos de fondos con la filosofía de un monetario y el retorno de un monetario pero que presentan un poco más de riesgo de duración (hasta tres años) y de crédito, sin llegar a ser un fondo de renta fija de corta duración. 

La firma ha tenido en cuenta al ahora de rediseñar su gama una clasificación en tres tipos (Tier I, Tier II y Tier III) en función del uso que quieran hacer los inversores de su efectivo. De esta forma, sitúan a los monetarios en la escala Tier 1 (similares a depósitos bancarios, utilizados para operativas diarias del banco). Distinguen como rango Tier II los productos de “efectivo mejorado”, es decir, que la asignación a efectivo sea semi permanente en una estrategia de máximo un año de duración. Finalmente, clasifican como Tier III los fondos de renta fija de duración corta o media (entre uno y cinco años), que tienen la finalidad de satisfacer las necesidades de inversores “buy & hold”, que no tengan la necesidad de poder disponer inmediatamente de su efectivo. “Se trata de equilibrar la rentabilidad hacia la seguridad y la estabilidad”, sentencia Bosomworth. 

El producto que destacan desde PIMCO es el PIMCO Euro Short Maturity Source UCITS ETF, un fondo cotizado gestionado de forma activa que invierte en deuda soberana europea de corta duración y con grado de inversión. Aunque la duración de la cartera puede variar en función de la visión de los expertos de PIMCO sobre renta fija, en ningún caso puede exceder el año de duración. En lo que va de año ha generado un rendimiento del 0,15% después de comisiones. 

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos