Mercado de renta fija corporativa con grado de inversión: analizando emisores, oportunidades y factores técnicos


En un entorno en el que la renta fija da signos de fatiga, pero los inversores siguen queriendo comprar bonos de forma infatigable, las gestoras están haciendo ímprobos esfuerzos para seguir encontrando ideas de inversión. Pero, más allá de las tendencias macro y de los fundamentales, existen también una serie de factores técnicos en los que puede que muchos no hayan pensado detenidamente. En esta clase de factores y otros a tener en cuenta se fija Lisa Coleman, responsable de deuda corporativa global con grado de inversión de J.P.Morgan AM.

Coleman ha impartido recientemente una conferencia en España junto con Bob Michele, director global de inversiones y responsable de renta fija, divisas y materias primas para la firma. Su mensaje es muy claro: prepárese para una abundancia de emisiones con grado de inversión en 2015, tanto en EE.UU como en Europa. En el caso de EE.UU, se prevé que el ritmo sea superior al de 2014 y que se concentre en tres sectores: bancos, compañías energéticas y farmacéuticas. También se esperan emisiones de grandes nombres como Microsoft o Apple. 

Destaca más el ritmo de emisiones en Europa, que hasta la fecha ya equivale al 37% de todo lo que se emitió en 2014. La experta hace notar que esta abundancia se puede atribuir en parte a la cifra récord de compañías americanas que han decidido financiarse al otro lado del Atlántico en euros, por lo que Coleman aprovecha para llamar la atención sobre las oportunidades que brinda el arbitraje entre ambas regiones. Adicionalmente, Coleman indica que desde J.P.Morgan AM esperan que se expandan los vencimientos de las nuevas emisiones. 

¿Qué hay del lado de la demanda? La experta resalta el hecho de que en gran parte de los flujos que han entrado en fondos en Europa, el dinero procedía de los depósitos, una tendencia que todavía está en las primeras fases de su desarrollo. No es una tendencia exclusiva de los inversores europeos: “Las búsqueda de cualquier tipo de rentabilidad se ve especialmente reflejada en la deuda corporativa estadounidense, mucho del dinero que ha entrado en esta categoría procede de Japón”, comenta al respecto. 

Ahora bien, más allá del flujo per se desde depósitos a renta fija corporativa, para Coleman lo verdaderamente importante es quienes van a ser los compradores de esta clase de activo. ¿Conseguirá el programa de expansión cuantitativa del BCE que los inversores cambien sus bonos soberanos por otros corporativos? Un repaso a los demandantes de deuda corporativa descarta a varios potenciales compradores. Entre ellos figuran los bancos, debido a los requerimientos regulatorios para que mejoren sus reservas de capital. Hay probabilidades de que puedan mostrar más interés por esta clase de activos las aseguradoras, aunque la experta indica que, en el contexto de la normativa Solvencia II, podrían mostrar una mayor preferencia en términos de rentabilidad/riesgo por otros instrumentos como los activos inmobiliarios. 

Tampoco parece claro que los fondos de pensiones cambien sus políticas para comprar menos deuda soberana y más corporativa. La visión de la firma al respecto es que dependerá de cada caso: “Para los planes infra invertidos, la caída del descuento ha incrementado la necesidad de patrocinadores que contribuyan a sus activos, lo que podría beneficiar a los bonos corporativos con grado de inversión en el contexto de los flujos”, señala Coleman. Los únicos que quedan en la lista son los fondos de inversión. Para J.P.Morgan AM, van a ser los compradores de deuda corporativa más decididos, y en este contexto deben situarse los flujos de inversores que hasta ahora habían tenido su patrimonio en depósitos. Adicionalmente, se espera que los mandatos gubernamentales (fondos soberanos) cambien su normativa para poder incrementar las compras de deuda corporativa con grado de inversión, centrándose en las emisiones con mayor calidad crediticia. 

¿Dónde están las oportunidades?

Si el inversor se cambia las gafas de los factores técnicos por las de los fundamentales, también va a poder ver un buen entorno. La responsable recuerda lo saneado de los balances y llama la atención sobre que, si se dividiera el ciclo en cuatro partes –reparación, recuperación, expansión y retrocesión- muchas compañías europeas se ubican actualmente en la segunda fase, la ideal para invertir. Esta fase se caracteriza por los esfuerzos de las compañías para reestructurarse y mejorar sus flujos de caja, el incremento de dichos flujos y de los márgenes y el desapalancamiento. Entre los sectores que están en esta fase del ciclo en J.P.Morgan AM sitúan por ejemplo a las compañías de servicios públicos de la periferia, a las empresas químicas, bancos y aseguradoras y compañías de servicios de transporte. En EE.UU, están atravesando la fase de recuperación las aerolíneas, utilities y bancos y REITS, y también se están recuperando los fabricantes de automóviles de ambas regiones. 

Una vez repasado el mercado, ¿dónde está encontrando J.P.Morgan AM las mejores oportunidades? Lisa Coleman deja clara su predilección por la deuda híbrida con grado de inversión, un mercado en expansión – se espera un número de emisiones superior al de 2014- debido en parte a cuestiones regulatorias y en parte porque están empezando a tener un peso importante en las fusiones y adquisiciones. También porque ofrecen una buena rentabilidad/ riesgo en comparación con la deuda sénior y además es posible encontrar rendimientos atractivos en las partes más líquidas y de mayor calidad del mercado. 

La experta también muestra su preferencia por los CoCos. Afirma que “ahora es un buen momento para estar invertido en la estructura de capital de los bancos”. No obstante, en J.P.Morgan AM prefieren centrarse en los bancos con provisiones más fuertes, bajo perfil de riesgo y una generación de rentabilidad sobre el capital firme, que les permita pagar cupones. Así, la mayor parte de nombres de su lista son de origen escandinavo. 

La firma americana vierte estas y otras ideas de inversión en las carteras de sus fondos JPM- Global Corporate Bond Fund y JPM- Global Bond Opportunities Fund

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos