Más palomas que halcones: nueva oleada de recortes de tipos en bancos centrales de todo el mundo


Un nuevo banco central ha optado por recortar el precio oficial del dinero, pero no es ninguno de los sospechosos habituales, sino el de India. Raghuram Rajan (en la imagen), gobernador del Banco de la Reserva de India (RBI por sus siglas en inglés), sorprendió al mercado al recortar los tipos de interés del 7,25% al 6,75%, frente al 7,25% previsto por el consenso (el ratio de reservas ha permanecido en el 4%). Con esta, es la cuarta vez que Rajan rebaja los tipos de interés en India en lo que va de 2015. El equipo de análisis de Goldman Sachs AM indica que el RBI también ha rebajado ligeramente su objetivo de crecimiento para el año fiscal 2016, del 7,6% al 7,4%; justificó esta medida al señalar que la actividad subyacente sigue siendo débil por una caída de las exportaciones, un momento más flojo de lo esperado en la producción industrial y la actividad inversora y por las bajas precipitaciones. También se ha rebajado el objetivo de inflación: el RIB calcula que el IPC se situará en el 5,8% en enero, frente al 6% que estimaba en agosto, y rebaja la previsión para principios de 2017 hasta el 4,8%. 

¿Por qué tiene trascendencia internacional esta medida? Muchos actores del mercado lo han interpretado en la línea de la última decisión de la Fed: como una forma de lidiar con el impacto de factores externos como China, que en este caso es además la otra gran economía de la región. El equipo de analistas de Goldman Sachs señala que, entre las razones que ha indicado el banco central, figuran las siguientes: la influencia sobre la inflación del precio de la comida (parte muy importante de la cesta de la compra en India), que a su vez se ha visto condicionada por las medidas gubernamentales para gestionar la oferta; la debilidad de la actividad global, y la infrautilización de la capacidad industrial.

La entidad ha enumerado igualmente una serie de riesgos para la economía india: el incremento programado de los salarios podría suponer un estímulo fiscal para la demanda doméstica, pero el gobierno indio no pretende cambiar el tono de sus reformas en este campo. También se ha tenido en cuenta que no se ha producido una transmisión completa a los bancos de los recortes de tipos anteriores, porque el tipo de préstamo sólo ha caído 30 puntos básicos. Finalmente, las expectativas sobre inflación de las familias siguen en territorio de doble dígito, aunque el RBI cree que se debe a la subida del precio de la alimentación de los últimos meses. 

“El recorte de 50 puntos básicos en los tipos de interés ha sido mayor de lo que el mercado esperaba, pero se trata una decisión correcta” afirma por su parte Leong Ling Jing, gestor de Aberdeen, que incide sobre otro de los anuncios del RIB, el incremento gradual de la inversión permitida en bonos indios a los gestores de carteras extranjeros. En opinión del gestor “ambas decisiones deberían impulsar los flujos”. Subraya asimismo que “son indicativos de la mayor confianza que tiene el RBI en la fortaleza de los mercados de capitales de la India. El país, sobre todo en comparación con otros mercados emergentes, ha registrado flujos de capital estables que han estado respaldados por la inversión extranjera directa y la compra de bonos”.

Leon Ling Jing interpreta que el RBI puede efectuar nuevos recortes de tipos en el futuro, “habida cuenta de la debilitación en el crecimiento mundial y en los precios de las materias”. Sin embargo, matiza, “es probable que mantenga una actitud cauta hasta que llegue a su objetivo provisional  de inflación del 5% y al objetivo final del 4%”, lo que debería ser un respaldo a medio plazo para la renta fija india. “Mientras tanto, el recorte de tipos de hoy es positivo para el crecimiento, pues, como ha ocurrido en el pasado, los bancos privados transferirán los beneficios de los recortes en consonancia con la intención de la administración de fomentar una mayor competencia doméstica", concluye el experto.

"La decisión fue diseñada para proporcionar un colchón mayor a la economía frente a la agitación global y la inflación rápidamente a la baja", opina por su parte Aidan Yao, analista de AXA IM. Descontando la posibilidad de que se produzca un shock sustancial, espera en cambio que el RBI mantenga los tipos el resto de este año. "La trayectoria a largo plazo de su política estará supeditada a que el banco consiga su objetivo de inflación del 5% para 2016/2017", indica Yao, por lo que concluye que la autoridad monetaria "seguirá con un sesgo acomodaticio el año que viene". 

La sorpresa noruega

El RBI no ha sido el único banco central que ha recortado tipos recientemente, en un movimiento que recuerda levemente al de principios de año (en dos meses se produjeron 20 bajadas de tipos en todo el mundo). También lo han hecho los bancos centrales de Australia, Canadá y Noruega. El Norges Bank ha protagonizado el más sonado, al sorprender a los inversores con un recorte de 25 puntos básicos, fijando el precio oficial del dinero en un mínimo histórico del 0,75%. Laurent Clavel, analista de AXA IM, indica que el comunicado del banco deja la puerta abierta a más recortes de tipos en el futuro, “por lo que de hecho las proyecciones sugieren más estímulos monetarios en 2016”.

Además, señala que aunque el banco central de Suecia, el Riksbank mantuviera los tipos este mes, también ha insistido en la posibilidad de ampliar su propio programa QE, de 135.000 millones de coronas suecas en deuda soberana, que comenzó en febrero y se planea prolongar hasta el final de 2015.  El experto cree que, “con la inflación baja y presión alcista sobre el tipo de cambio, es probable que se implementen medidas más acomodaticias (recortes de tipos, QE, intervención de divisas) en Escandinavia”. Asimismo, considera que, con estas medidas, “pueden seguir alimentando la galopante inflación inmobiliaria en Noruega y Suecia”. 

Resaca de Fed

Entre tanto, los mercados siguen asimilando el nuevo mensaje de la Fed sobre los criterios que va a tener en cuenta para determinar el rumbo de los tipos de interés. Desde Franklin Templeton Investments se hacen eco de las declaraciones de varios miembros del Comité de Mercado Abierto (FOMC) realizadas la semana pasada, concretamente la predicción de John Williams, presidente de la Fed de San Francisco, de que los tipos subirán este año. Dennis Lockhart, presidente de la Fed de Atlanta, también ha concidido con este punto de vista. 

“Como resultado, nos parece que al menos hay un poco más de claridad en torno a la forma de pensar de la Fed y una oportunidad de que subirá tipos este año”, concluyen desde la gestora, al tiempo que recuerdan que al FOMC le quedan dos reuniones en 2015: 27 y 28 de octubre y 15 y 16 de diciembre. 

 

 

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Anterior 1
Anterior 1

Lo más leído

Próximos eventos