Tags: Legal | Negocio |

Luxemburgo trabaja en un nuevo fondo no sujeto a la vigilancia de la autoridad supervisora


Desde finales de 2014, la industria luxemburguesa de los fondos de inversión ha estado trabajando en el diseño del marco jurídico de un nuevo tipo de fondo de inversión alternativa: el RAIF (siglas de Reserved Alternative Investment Fund) que ni estará sujeto a la autorización y vigilancia del supervisor luxemburgués ni necesitará de una gestora con sede en Luxemburgo. Como así explican los especialistas de Simmons&Simmons, el proyecto está a punto de concluir por lo que en breve se podría iniciar la tramitación para su aprobación y quizá el nuevo vehículo pueda estar listo en el segundo trimestre de 2016.

Básicamente, los RAIF tendrán las mismas características y flexibilidades que los Fondos de Inversión Especializados (SIF en sus siglas en inglés), pero con la gran diferencia de que para la puesta en marcha de los RAIF únicamente se requerirá que esté gestionado por un gestor de fondos de inversión alternativa (GFIA) autorizado en un Estado miembro, en consonancia con la AIFMD. De esta forma, dado que el RAIF será un FIA gestionado por un GFIA autorizado (en Luxemburgo o en cualquier otro Estado miembro), será este gestor el que asegure que el RAIF cumple con los requisitos de la AIFMD y se garantiza la supervisión indirecta del RAIF mediante la vigilancia a la que está sometido el GFIA por parte de la autoridad supervisora que corresponda. Con estas dos particularidades se espera lograr un producto que no sufrirá ni la superposición de costes locales y cuya comercialización será más inmediata.

Los RAIF bien pudieran parecer la reacción luxemburguesa a las recién creadas ICAV irlandesas, pero con la gran diferencia de que el vehículo irlandés sí requiere de registro y autorización para su comercialización. Asimismo, se espera que los RAIF puedan disfrutar de flexibilidad en cuanto a su forma societaria. Por ejemplo, que puedan adoptar la forma de la sociedad comanditaria por acciones luxemburguesa (SCA) lo que permitiría que los RAIF, al igual que las ICAV, sean sociedades de las que, ante la autoridad fiscal estadounidense, pueden escoger la opción “check the box” es decir que pueden tributar como entidad separada, algo muy importante de cara a los hedge funds que se venden a inversores que pagan impuestos en los EE UU y que permite el uso de estructuras master-feeder. Asimismo, el uso de estructuras paraguas con múltiples subfondos también se espera que sea posible.

En la medida en que un RAIF será un FIA gestionado por un GFIA autorizado, tendrá el beneficio del pasaporte europeo concedido por la AIFMD para la comercialización entre inversores profesionales en la UE.

Lo más leído

Próximos eventos