Lunes griego: esto es lo que ha sucedido en los mercados en la jornada del 29-J


Grecia representa menos del 1,5% del PIB, el MSCI Greece es menos del 0,2% del MSCI Europe, y la deuda griega se encuentra casi exclusivamente en manos de acreedores oficiales (no privados). La exposición de bancos y aseguradoras europeas a los bonos soberanos griegos es mínima, y su exposición operacional a Grecia limitada. Sin embargo, Grecia ha provocado un seísmo en el mercado de primer orden, tanto en lo que respecta a la renta variable como a la renta fija. El principal índice paneuropeo, el EuroStoxx 50, cerró la sesión con un fuerte retroceso del 4,1%, con bancos y aseguradoras liderando las pérdidas, que en el caso de AXA, Credit Agricole, BBVA, Santander, BNP Paribas, Unicredito, ING e Intesa San Paolo estuvieron entre el 5% y el 6%. La Bolsa de Atenas no ha abierto y permanecerá cerrada hasta que reabran los bancos, previsiblemente dentro de una semana. Cuando lo hagan se anticipan caídas de hasta el 17%.

En el caso de los principales mercados europeos, los castigos también fueron muy severos, siendo especialmente acusados en los periféricos. El Mibtel cayó un 4,8%, el Ibex 35 corrigió un 4,5% (la peor sesión de los últimos tres años), el Dax de Frankfurt un 3,5% y el Cac 40 parisino un 3,7%. El que mejor logró resistir fue Londres, donde el FTSE 100 bajó un 1,8%. En el caso del mercado de renta fija, se ha apreciado una clara huida hacia la calidad, siendo el bund el activo más demandado. La tir del bono alemán ha llegado a bajar hasta 0,75%, para cerrar finalmente en torno al 0,8%. La rentabilidad del bono español ha cerrado en el 2,35%, por lo que el diferencial con Alemania se queda en el 155 puntos básicos, frente a los 120 a los que había arrancado el día. En algunos momentos del día la prima de riesgo llegó a alcanzar los 180 puntos básicos. En el caso de Grecia, el spread entre el bono alemán y el griego supera los 1.400 puntos.

Como es evidente, esto ha traído aparejado un fuerte repunte de la volatilidad en el mercado que ha afectado exclusivamente a Europa. En el caso del VDAX, índice que mide la volatilidad del mercado bursátil alemán, el indicador se ha situado en el nivel más alto de los últimos tres años. Además, el VDAX está en su máximo histórico frente al VIX –índice que mide la volatilidad en el mercado de renta variable estadounidense-. En este sentido, los fuertes movimientos que han golpeado con virulencia a los mercados financieros europeos no parecen haber afectado a los inversores en Estados Unidos (ver gráfico). Y, ahora, ¿qué? Según coinciden en señalar los expertos, parece que la clave estará en el resultado del referéndum convocado por Alexis Tsipras, un referendum que la comunidad internacional no entiende.

Según el equipo de renta variable de Invesco, el gobierno de Syriza le ha hecho un flaco favor al pueblo griego en la forma en la que ha gestionado las negociaciones con la Comisión Europea y el FMI desde que llegó al poder a finales de enero de este año. Los argumentos del Gobierno heleno son muy diferentes. En un reciente post publicado por el ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, en el que recogía su intervención ante el Eurogrupo, ponía el acento en las medidas que había aplicado el país durante los últimos cinco años, medidas que -a su juicio- "no han contribuído a solucionar los problemas, sino a agravarlos aún más". De lo que no hay ninguna duda es que, tal y como asegura Manuel Arroyo, el fin de semana la situación ha pasado de castaño a oscuro y que las probabilidades de que Grecia salga del euro han aumentado considerablemente.

“El mercado ha reaccionado como cabría esperar y hay que seguirlo día a día. No hay nadie que tenga más información que el de al lado. Durante las últimas semanas hemos ido reduciendo el riesgo en nuestras carteras de renta fija la exposición a deuda periférica, donde todavía nos mostramos neutrales. En las de renta variable no mantenemos exposición a Grecia”, revela el director de Análisis y Estrategia de J.P.Morgan AM. Para el experto, la clave está en ver qué pasa con el referéndum y cómo reaccionan los distintos organismos (FMI, BCE, la Comisión Europea…). “En mi opinión, ni un default, ni un triunfo del no en el referéndum suponen una salida de Grecia del euro. Quedarían varios pasos por dar antes de ver un escenario de este tipo, entre ellos el de incluir el mecanismo de salida en los tratados, ya que no hay un plan de actuación estipulado”.

Pero, ahora, todo parece indicar que el futuro de Grecia está en manos de los propios griegos, que tendrán que decidir entre aceptar el plan diseñado por Bruselas o negarse a implementar nuevas medidas de austeridad. En Fidelity Worldwide Investment creen que un triunfo del ‘si’ en el referéndum llevaría probablemente a un nuevo gobierno tecnocrático, interesado en cerrar un acuerdo con la UE y otros acreedores. En el caso del ‘no’, en la gestora consideran que el BCE y otros grandes países europeos están mejor preparados para el Grexit que en las crisis anteriores. Para Natalia Aguirre, directora de Análisis y Estrategia de Renta 4, “el sí en el referéndum abre una buena oportunidad de compra; el no abre la puerta a más caídas y volatilidad”, asegura.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos