Los últimos cambios realizados por Devan Kaloo en la cartera del Aberdeen Emerging Markets Equity Fund


El entorno de mercado por el que atraviesan los mercados de renta variable emergentes es complicado, pero esto no ha hecho que Devan Kaloo haya movido ni un ápice una estrategia que basa sobre el análisis fundamental. “Continuamos siendo gestores activos con sesgo valor a largo plazo que buscan invertir en empresas sólidas a precios razonables. Como resultado, la selección de valores es la principal fuente de alfa. Evaluamos las empresas basándonos en la calidad y el precio. La calidad se define en relación a la gestión, el enfoque del negocio, el balance y el gobierno corporativo. El precio se calcula en relación a los ratios financieros, el mercado, su grupo de comparables y las perspectivas de negocio. Los factores top-down sólo son relevantes con respecto a la diversificación”, asegura a Funds People.

Geográficamente, actualmente están sobreponderados en Hong Kong, India y Turquía e infraponderados en China, Corea y Taiwán. Las mayores sobreponderaciones sectoriales son el sector financiero, el de consumo básico y energía. Por el contrario, los sectores donde tienen una mayor infraponderación son telecomunicaciones, industriales y servicios públicos. “Dado nuestro enfoque bottom-up en la selección de valores, no tenemos ningún sesgo totalmente cíclico o defensivo. Vemos oportunidades de mercado en ambas áreas. Por ejemplo, en estos momentos estamos sobreponderados en ambos sectores, tanto cíclicos (finanzas, energía) como defensivo (productos básicos de consumo). La beta actual de nuestra cartera está en 0,94. Hemos mantenido nuestra beta en torno a este nivel durante los últimos meses”, explica el gestor de Aberdeen.

El gestor ha aprovechado los últimos meses para realizar algunos ajustes en una cartera en la que habitualmente hay en torno a 60 nombres. “Hemos vendido Petrobas debido al aumento de las preocupaciones por su creciente apalancamiento y el deterioro de su capacidad para pagar su deuda y añadido posiciones como Lukoil por motivos de valoración, además Jerónimo Martins, debido a una mayor debilidad de los precios". Se trata esta última de una compañía con base en Portugal cuyo negocio se centra en la distribución de productos de alimentación y de manufacturación de bienes de consumo perecederos. Actualmente, la mayor posición en la cartera es la coreana Samsung Electronics (4,79%). Las diez mayores posiciones ocupan el 32% de la cartera.

Como regla general, no cubren su exposición a las divisas de los mercados emergentes. “Esto se debe a que nuestra visión a largo plazo es que las monedas de los mercados emergentes deberían fortalecerse con el tiempo a medida que crecen y se desarrollan estos países. Dejar nuestra exposición a las divisas sin cubrir nos permite tomar ventaja de este fortalecimiento”.

Principales riesgos

En general, el principal riesgo para Devan Kaloo no está en las divisas, sino en el hecho de comprar una empresa de poca calidad o que está sobrevalorada. “Lo importante es conocer nuestras posiciones en profundidad, teniendo cuidado de no pagar de más. Vemos el riesgo de las acciones en términos absolutos. Una diversificación tradicional es la clave para controlar el riesgo de mercado”. Sin embargo, el gestor reconoce que un endurecimiento de la política monetaria este año por parte de la Fed podría suponer que el rendimiento de acciones de mercados emergentes sufra en todos los ámbitos. “Esto se debe a que actualmente el déficit por cuenta corriente de las economías emergentes está financiado en dólares y cualquier subida de tipos de interés podría aumentar el déficit a niveles insostenibles”. Pero podría haber excepciones.

Kaloo recuerda que muchas economías emergentes han reducido sus déficits notablemente en los últimos años. “El banco central de la India prevé que el déficit del país se reducirá hasta el 1,3% del PIB este año fiscal, por debajo del 4,8% en 2012-3. Por lo tanto, es poco probable que la política de la Fed tenga un impacto significativo en el déficit de estos países”, asegura.

Otro riesgo que aprecia es que el rendimiento de las acciones de los mercados emergentes esté a menudo impulsado por el sentimiento a corto plazo en lugar de fundamentales a largo plazo, en gran parte debido a que estos mercados son dirigidos por los inversores extranjeros en lugar de los inversores institucionales y los minoristas. “Los inversores extranjeros están más influidos por los acontecimientos de los mercados desarrollados, como el QE del BCE y del Banco de Japón, en vez de por la fortaleza de los mercados emergentes. Esto puede producir una elevada volatilidad a corto plazo. Nuestro objetivo es centrarnos en la fortaleza de las compañías de los mercados emergentes, ignorar el sentimiento a corto plazo y esperar a ser recompensados mediante la mejora de los fundamentales a el largo plazo”, concluye.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos