Los últimos ajustes realizados por Richard Woolnough en el M&G Optimal Income


Richard Woolnough mueve la cartera del M&G Optimal Income. El gestor de este fondo de M&G Investments con las calificaciones Blockbuster y Consistentes Funds People ha realizado en las últimas semanas cambios en el posicionamiento, que afectan a la estrategia que está siguiendo en duración, crédito y deuda pública. Algunos son retoques muy ligeros, como la mayor exposición a los mercados emergentes de renta fija; otras han sido modificaciones mucho más importantes motivadas por los cambios en la visión del gestor, como la fuerte reducción del peso del high yield en la cartera. A continuación se especifican cuáles han sido los movimientos exactos realizados por Richard Woolnough:

1. Aunque la duración general de la cartera sigue estando en los 2,1 años, Woolnough ha reducido ligeramente la duración en dólares (hasta los 1,5 años) y también la duración negativa que tenían en activos denominados en libras (situándola a cierre de junio en los -0,8 años). En lo que respecta a las emisiones en euros, la duración la mantuvo en 1,4 años.

2. El gestor sigue positivo en crédito. “Hay margen para poder asistir a una mayor compresión de los spreads”, afirma. En el segundo trimestre del año, Woolnough incrementó la exposición del fondo a renta fija corporativa con grado de inversión alrededor de un 10%, reflejando su visión de que los diferenciales en crédito high yield parecen caro en relación al investment grade. En consecuencia, en junio recortó la exposición al high yield hasta el 18%, frente al aproximadamente 35% que tenía a principios de año.

3. Dentro de la parte de la cartera invertida en bonos con grado de inversión, el gestor mantiene una preferencia por deuda financiera. “Es un sector donde la oferta ha aumentado dados los cambios regulatorios que han afectado al sector, mientras que, por otro lado, no se ha visto impactado por la enorme demanda procedente de los bancos centrales. Además, las entidades financieras deberían salir beneficiadas en un entorno de subida de los tipos de interés. Recientemente, también incrementamos la proporción derivada de los activos en euros. Lo hicimos añadiendo posiciones indexadas en CDS en euros a diez años. Actualmente, los CDS ofrecen más valor que comprar físicamente bonos corporativos, en parte porque no se han visto distorsionados por el QE del BCE, y la curva de CDS está bastante empinada. A ello hay que sumar que el índice tiene un 25% en bonos financieros senior, un área que nos gusta en este momento”, revela el gestor.

4. Tras haber elevado exposición a deuda pública francesa, italiana y española en el periodo previo a las elecciones presidenciales galas, Woolnough ha estado reduciendo recientemente parte de esas posiciones construidas entonces. “En concreto, redujimos nuestra exposición a bonos soberanos franceses después de que el diferencial con los bunds volviese a niveles más normales. Por otro lado, elevamos ligeramente (un 0,1%, hasta alcanzar en total un peso en la cartera del 0,7%) la exposición al mercado de deuda emergente, entrando en nuevas emisiones de Guatemala y Costa de Marfil, así como añadiendo bonos argentinos”, explica.

5. En lo que respecta al posicionamiento en renta variable, no hubo cambios y el peso de las acciones en el M&G Optimal Income se mantiene en el 3,4%.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos