Tags: Negocio |

Los seis pioneros de las finanzas más influyentes de la historia


Si tuviera que nombrar a la persona que más ha influido en el mundo de las finanzas, ¿a quién escogería? Seguro que le vienen a la cabeza muchos nombres y, si los pusiéramos en común, probablemente muchos coincidirían.

Financial Times ha seleccionado a seis hombres, seis ‘pioneros' que han contribuido al desarrollo del mundo de las finanzas como lo conocemos hoy. Sus historias abarcan casi tres siglos pero encierran lecciones que aún resuenan en la actualidad.

Mayer Amschel Rothschild

Rothschild es sinónimo de la mayor dinastía bancaria del mundo. Nacido en el gueto judío de Fránfort del Meno en 1744, ganó experiencia en banca y en el mercado de divisas –un negocio mucho más arriesgado que hoy en día, dada la falta de liquidez y las continuas guerras que asolaban Europa– antes de convertirse en banquero personal del landgrave de Hesse-Kassel, una posición prestigiosa que le permitió emitir sus propios bonos.

Pero lo que convirtió a Rothschild en un auténtico pionero de las finanzas es que fue el primero en entender la importancia de la dimensión internacional de la banca, para lo que puso a sus hijos al frente de delegaciones en Viena, Nápoles, Londres, París y Fráncfort. Esta red internacional le permitió darles acceso a sus clientes a fuentes de financiación hasta entonces fuera de su alcance. Siete generaciones después, la familia Rothschild mantiene una posición privilegiada entre los grandes de las finanzas internacionales pero también ha diversificado a otros sectores, como la producción de vino.

John Pierpont Morgan

J.P. Morgan puede considerarse el padre de la economía estadounidense moderna y de su industria de servicios financieros. Su historia comienza poco después del final de la guerra civil de Estados Unidos, cuando heredó el negocio bancario de su padre y aprovechó las conexiones internacionales para convencer a inversores europeos de que financiaran la reconstrucción de la floreciente economía yanqui.

Morgan comprendió rápidamente que banqueros y accionistas salían beneficiados si las empresas se combinaban en grandes conglomerados –como US Steel– que permitían reducir costes y eliminar a la competencia. Llegó a convertirse en el banquero más poderoso de la historia, actuando como prestamista de último recurso en diversas crisis financieras hasta la creación de la Reserva Federal y, desde entonces, las autoridades han intentado que nadie pueda volver a acumular tanto poder con distintas leyes antimonopolio, como la Ley Glass-Steagall e 1933, que separó los negocios de banca comercial y de inversión y dividió el imperio de Morgan en dos: JP Morgan y Morgan Stanley.

Amadeo Giannini

El gran mérito de Amadeo Giannini fue abrir la banca a las clases medias y trabajadoras y, de paso, crear unos de los mayores bancos comerciales de Estados Unidos: Bank of America. Hijo de inmigrantes italianos que llegaron a California durante la fiebre del oro de 1849, Giannini inició su carrera profesional comerciando con productos agrícolas hasta que en 1904, con tan solo 34 años, decidió crear el Bank of Italy en San Francisco, enfocado a los trabajadores inmigrantes que no podían acceder a otro tipo de financiación.

Los inmigrantes resultaron ser buenos pagadores con excelentes perfiles de riesgo y Bank of Italy abrió sucursales por toda California, un modelo completamente revolucionario en la época. En 1930, pasó a llamarse Bank of America. Iconos como el Golden Gate y gigantes como Hewlett-Packard pueden trazar sus raíces hasta este banco de origen humilde y carácter popular.

Warren Buffett

En palabras de John Auters, redactor del Financial Times, “Warren Buffett representa un reproche para cualquiera que haya intentado ganarse la vida invirtiendo”. El mejor inversor de la historia y uno de los dos o tres hombres más ricos del mundo, sus ideas parecen sencillas pero es prácticamente imposible replicarlas con éxito.

Seguidor de Benjamin Graham –el inventor del value investing– la innovación de Buffett consistió en aplicar esta teoría a empresas de éxito con ventajas competitivas sostenibles en el tiempo, lo que ha pasado a conocerse como ‘fosos económicos’ (economic moats). Otro rasgo característico es que no diversifica demasiado, ya que se concentra en empresas y sectores que entiende bien y mantiene sus inversores durante décadas. Aunque también sabe ser oportunista, ya se trate de comprar una empresa entera o de actuar como prestamista de último recurso –en 2008, cuando los bancos no prestaban– a cambio de jugosos tipos de interés.

En cualquier caso, es indudable que al ‘Oráculo de Omaha’ no le falta talento: Berkshire Hathaway, la empresa textil que compró hace cincuenta años, se ha convertido en la tercera empresa de Estados Unidos por capitalización de mercado y el conglomerado más grande del mundo. Y además, registra un comportamiento excelente: mientras que el S&P 500 ha ganado un 1.850% desde 1980, Berkshire ha crecido un 84.000%.

Henry Kravis y Muhammad Yunus

 

Completan la selección de Financial Times Henry Kravis, fundador de la prestigiosa firma de capital riesgo KKR (antes Kohlberg Kravis Roberts) detrás de la compra apalancada de RJR Nabisco en 1988, y Muhammad Yunus, el hombre que ha conseguido cambiar el destino de millones de personas gracias a las microfinanzas, una proeza por la que recibió el Nobel de la Paz en 2006. Puede leer el reportaje completo (en inglés) aquí.

 

Imágenes: The Jewish Encyclopedia 1907, Images of American Political History, USPS/Reaper Eternal, World Economic Forum, University of Salford Press Office, trackrecord, flickr, Wikimedia Commons, Creative Commons.

Profesionales

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos