Los inversores deben mantener la calma


La desforable evolución del mercado chino  en las últimas semanas ha llevado a que, solo en los mercados europeos, miles de millones de acciones se hayan evaporado, pero es en situaciones como la actual cuando los inversores deben recordar que no es el momento de dejarse llevar por el pánico y que es la inversión a largo plazo la que cuenta.

Cuando la gente invierte en el mercado de valores, lo hace siendo plenamente consciente de que hay ciertos riesgos implícitos. Pero incluso los más experimentados inversores pueden verse sorprendidos por la volatilidad de los mercados globales, que lleva, como en este caso, a que las principales compañías europeas se hayan dejado  millones de euros en una única mañana durante los primeros días de 2016.

El 4 de enero los inversores se despertaron con las noticias de la fuerte caída de la bolsa en China que- combinado peligrosamente con conflictos diplomáticos en Oriente Medio y el persistente descenso del precio de las materias primas- se extendió rápidamente al Reino Unido, Estados Unidos y Europa durante los siguiente días. Los indicadores en rojo y los catastrofistas titulares en los periódicos son más que suficientes para poner a prueba los nervios de los más curtidos inversores.

Pero aún no es momento de entrar en pánico.

Como dice el gurú de la inversión, Warren Buffett: “en el siglo XX, Estados Unidos sufrió dos guerras mundiales, además de otros traumáticos y ruinosos conflictos militares, la Gran Depresión, una docena de recesiones y crisis financieras, una crisis del petróleo, una epidemia de gripe y la dimisión de un presidente caído en desgracia. Sin embargo, el Dow Jones pasó en ese periodo de 66 a 11.467 puntos”.

Invertir a largo plazo

El caos de enero de 2016 en los mercados de valores no ha sido una sorpresa total. De hecho, en diciembre de 2015, Mark Burgess, director de Inversiones para EMEA y director global de Renta Variable de Columbia Threadneedle Investments, advirtió a los inversores de que “estamos más cerca de la próxima crisis que de la pasada” y que la ralentización en China era “la amenaza más probable”.

El descenso en picado del yuan frente al dólar, el hundimiento del mercado de Shanghai y la caída del índice FTSE-100 por debajo de los 6.000 puntos determinan que la situación sea considerada como de crisis. Pero inversores a largo plazo, como Warren Buffet, no entran en pánico en momentos de volatilidad. Y es que saben que lo que puede ser percibido como una emergencia en el corto plazo puede no tener tanta relevancia pasados diez años. De hecho, la inversión a largo plazo ayuda a suavizar los picos y valles del mercado de valores, y puede ser una estrategia más exitosa que aprovechar el corto plazo.

Los inversores que apuestan por esta estrategia pueden verlo como una pérdida de rendimiento razonable. Alguien que hubiera invertido en el índice americano S&P desde 1985 hasta 2015, habría disfrutado de una rentabilidad del 8,4%. Sin embargo, si hubiese perdido los 10 mejores días de todo ese período, entonces el retorno habría caído al 6,69%, mientras que si hubiera perdido los 25 mejores días, la media anual de retorno habría sido de tan solo el 3,06%.

Esto significa que los inversores con una estrategia de inversión a largo plazo sensata y bien diversificada deben mantener la calma y no entrar en pánico.

Inversión Continua

La estrategia de comprar y mantener permie sacar provecho del interés compuesto (cuando se generan beneficios sobre ganancias anteriores) para ampliar la rentabilidad, pero solo funciona si le da tiempo al dinero invertido para que genere rentabilidad.

Sin embargo, algunos inversores a largo plazo invierten con regularidad, incrementando esa inversión de forma gradual para beneficiarse del “promediar del coste del dinero”. Aquí es donde el dinero invertido compra un mayor número de acciones en una inversión donde los precios caen, provocando retornos mayores sobre la inversión si tiene lugar una recuperación. Dicho de otra manera, en tiempos como el presente – donde el valor de las compañías ha caído estrepitosamente – los inversores regulares serán capaces de comprar más por su dinero.

Gestión activa vs. Gestión pasiva

También se da el caso de gestores de fondos que tienen la capacidad de añadir valor tanto en mercados alcistas como bajistas, especialmente en los últimos. Los inversores que replican de forma pasiva los índices verán como sus inversiones caen al mismo ritmo que los mercados en los que estén presentes, mientras que aquellos gestores con un enfoque de gestión activa trabajarán de forma constante en periodos de volatilidad para asegurar que sus fondos añadan valor.

Elegir un gestor activo con una trayectoria en la que haya logrado retornos reales para sus inversores es primordial para asegurar la posición del inversor ante posibles movimientos en los mercados y para crear riqueza a largo plazo. De hecho, recientemente, Columbia Threadneedle ha sido nombrada como la empresa cuyos fondos han superado de manera más regular sus índices de referencia en la última década.

Teniendo en cuenta lo anterior, los que hayan invertido con una estrategia sensata y bien diversificada a largo plazo deberían mantener la calma y mantenerse firmes, en lugar de sucumbir al pánico.

 

Empresas

Lo más leído

Próximos eventos