Tags: Latam |

Los hombres son de Marte…


También se ha visto su esfuerzo en tratar de desarrollar una política comunicacional suficientemente clara sobre las acciones futuras de esta institución con el propósito de reducir la incertidumbre de los actores económicos sobre las acciones de la FED y en consecuencia la volatilidad de los mercados financieros.

Sin embargo, el desarrollo de este nuevo estilo de comunicación no se logra de la noche a la mañana y buena muestra de ello lo ha dado la prensa especializada una vez conocidos los resultados de la reunión del Comité de Operaciones de Mercados Abiertos de la FED (FOMC por sus siglas en inglés) de los pasados 17 y 18 de septiembre. ¿Cuál era el consenso de los especialistas previa a la reunión? Que en esta reunión se decretaría el comienzo del fin del QE, puesto que al fin y al cabo esto era lo que ellos habían entendido que querían transmitir los principales oficiales de la FED desde mayo pasado. ¿Qué terminó sucediendo? Que 11 de los 12 participantes con derecho a voto decidieron diferir la medida. ¿La razón? El efecto negativo de la subida de las tasas de interés de los últimos meses, que podría crear, restricciones adicionales al famélico crecimiento de la economía de EE.UU.

Lo que más molestó a los analistas no fue el haberse equivocado en la predicción de la decisión del FOMC, total equivocarse es parte del negocio de ser especialista, sino el hecho de que la incómoda subida de las tasas mencionada con alguna preocupación por dicho comité, la había causado la misma FED con las declaraciones de Bernanke, en mayo pasado, en la que por primera vez se mencionaba la cercanía del fin del QE.

¿Cuál es la intención del regulador? ¿Crear la distorsión para después corregirla? se preguntaban muchos con cierta razón. ¿Es así como la FED entiende una política comunicacional que apunta a reducir la volatilidad de los mercados financieros? La verdad es que en este experimento comunicacional los formadores de opinión deben reconocer que la FED en todo momento ha dicho que los cambios de política económica se harán apoyándose en evidencia cuantitativa que dicha institución recaba, y que se reserva el derecho de cambiar el curso de acción si la evolución de la economía así lo requiere.

Si algo aprenderemos todos en este proceso es que la transmisión de información entre agentes económicos tiene un grado de subjetividad reducible más no eliminable y que querámoslo o no siempre habrá espacio para la sorpresa. La FED quiere lograr con sus políticas de comunicación lo que lo que los escritores del género de autoayuda buscan dilucidar de las relaciones entre hombres y mujeres. Hoy en día decimos que los hombres son de Marte, las mujeres de Venus, pero la FED y los mercados, ¿a qué lugar del sistema solar pertenecerán?

Lo más leído

Próximos eventos