Tags: Latam |

Los gestores de hedge funds de renta variable long/short “continuarán siendo una sólida fuente de alfa en el futuro"


La mayoría de estrategias de hedge funds ha sumado otro mes en positivo, al cerrar noviembre con ganancias gracias a la prolongación en el mercado de temas vistos en los anteriores meses. FRM, filial de Man, comienza su repaso a las estrategias de gestión alternativa fijándose en los gestores macro discrecionales, informa Funds People. “Muchos de ellos han mantenido en sus carteras durante todo el año la estrategia de reflación en Japón (posición larga en el Nikkei y corta en el yen), que volvió a dar fruto en noviembre cuando el mercado especuló con la posibilidad de nuevas medidas de estímulo si no se materializan las previsiones de inflación”, explican los expertos. La otra estrategia destacable en noviembre ha sido los largos abiertos en la renta variable de mercados desarrollados.

La única nube que ven los expertos de FRM en este horizonte es la posibilidad de que la Reserva Federal empiece a reducir las compras de activos en diciembre. Desde la firma subrayan que “muchos gestores consideran que la Fed desea poner en marcha la retirada del estímulo lo antes posible y, en consecuencia, mantienen estrategias de positivización de las curvas de tipos”. No obstante, a pesar de esta sospecha, lo cierto es que los diferenciales de crédito se estrecharon durante el mes, mientras los inversores seguían a la caza de rentabilidades.

En este contexto, desde FRM detectan que uno de los sectores que reflejó la posibilidad de la retirada del QE3 fue el producto a tipo variable, al recibir flujos de entrada significativos y esto favoreció a los gestores con posiciones abiertas, gracias a la subida de precios.

Noviembre también fue un buen mes para los gestores de crédito long/short, al mantenerse elevada la dispersión entre títulos individuales por la ausencia de noticias macro importantes. El agregado de gestores de 'crédito value' generó asimismo una rentabilidad positiva. En cuanto al high yield, desde la filial de Man explican que “las fluctuaciones de los tipos y los diferenciales de los bonos high yield se compensan entre sí, con lo que el componente del carry es aproximadamente igual a la rentabilidad total”.

Los gestores de futuros gestionados salvaron con éxito el mes al no efectuar cambios en su posicionamiento ni presentar noviembre ningún cambio significativo. La exposición larga a índices bursátiles de los mercados desarrollados fue el principal determinante de la rentabilidad, mientras que la dispersión entre los resultados de los gestores individuales se debió en su mayor parte a su exposición relativa a otras clases de activos.

Más desigual fue la negociación en materias primas. Mientras que los cortos en metales preciosos y cobre dieron buen resultado, los que negocian en gas natural tuvieron dificultades.

Dentro de las divisas, y sin mucho margen para las sorpresas, las posiciones cortas sobre el yen fueron las que generaron mayores rendimientos, mientras los largos sobre el euro fueron el principal lastre para los gestores. Adicionalmente, desde FRM explican que “la exposición a índices de renta variable es la posición más significativa con diferencia, mientras que la exposición a tipos de interés sigue siendo marginalmente larga, pero con un volumen que aún es relativamente reducido”. Los expertos añaden que siguen pensando que “el entorno está mejorando para estos gestores; sin embargo, dado su posicionamiento, en este momento puede haber vías más interesantes para utilizar un presupuesto de beta de renta variable”.

La alternativa serían los gestores de renta variable long/short, que también tuvieron un buen noviembre, con resultados agregados positivos en todas las regiones. En Europa, los mercados periféricos mostraron más debilidad que los centrales, “con la posible contribución de cierto grado de realización de beneficios en temas populares de octubre” que se ha reflejado en las rentabilidades obtenidas.

Tampoco se debe olvidar que la temporada de publicación de resultados alcanzó su ecuador en noviembre. Desde FRM destacan que “la dispersión entre valores individuales fue favorable, con varias posiciones idiosincráticas que habrían contribuido a la rentabilidad de los gestores”. La evolución fue positiva asimismo en Estados Unidos, pero sin destacar. La temporada de resultados también contribuyó a la dispersión entre valores, pero con el apunte de que ahora a los gestores les interesan más las posiciones cortas que las largas.

Además, las exposiciones reflejan un aumento de las brutas y una estabilización de las netas, algo que se podría interpretar como que “estas exposiciones se están ejecutando mediante posiciones cortas en valores individuales y no mediante coberturas de índices", señalan los expertos, que en base a todas estas observaciones expresan su creencia de que los gestores de renta variable long/short “continuarán siendo una sólida fuente de alfa en el futuro próximo, independientemente de la opinión sobre la dirección general de los mercados”. La previsión de FRM –salvo en caso de shock- es que las bolsas sigan cotizando guiadas por los fundamentales y “aunque la dirección fuera negativa, los gestores podrían utilizar su ventaja para generar beneficios”.

Por otra parte, aunque los resultados de noviembre fueran una continuación de los de octubre, desde FRM ven con precaución la evolución de las estrategias de arbitraje estadísitico. Las fundamentales lograron buenos resultados gracias en parte a que la temporada de resultados ha sido favorable en Estados Unidos y Europa. Pero advierten que “si el futuro no se parece al pasado, es probable que sea negativo para estas estrategias”. Amplían esta información afirmando que “dado que el entorno cambió en mayo, y las carteras de los gestores pueden tardar entre 3 y 6 meses en adaptarse adecuadamente, el horizonte de la recuperación está dentro de lo previsto”. En cualquier caso, salvo shocks imprevistos, consideran que arbitraje estadístico seguirá generando buenos resultados.

Un mes regular para el 'event driven'

Dentro de las estrategias que han tenido más problemas para salvar el mes, desde FRM empiezan por las 'event driven', aunque constatan que la beta natural de la renta variable habría favorecido a los gestores. Durante noviembre se movieron 160.000 millones de dólares, una cifra que se sitúa cerca del extremo inferior de los volúmenes observados este año pero no lejos de lo normal. La operación de mayor tamaño en el mes fue la compra de Maroc Telecom de Emirates Telecom a Vivendi por 7.000 millones de dólares. “En general, la coyuntura parece menos alentadora para los gestores de este espacio, pues el número de operaciones interesantes que llegan al mercado parece estar disminuyendo. Esto, combinado con la finalización de un gran número de operaciones populares, significa que el universo de operaciones en las que se puede invertir es ahora más pequeño”, advierten desde la filial de Man.
 

Otras noticias relacionadas

Lo más leído

Próximos eventos