Los fondos de renta variable con los que las gestoras van a competir en 2016


No hay duda. Europa será la gran apuesta de las gestoras internacionales en renta variable para el próximo año. Según el sondeo que cada año Funds People realiza entre los máximos responsables de 18 entidades extranjeras con oficina de representación en España, el 67% de los encuestados (dos de cada tres) señalan un fondo de bolsa europea como su primera opción de inversión de cara 2016, frente al 44% del año anterior. En lo que no se ponen de acuerdo es en cuál es la mejor manera de abordar el mercado europeo, esto es, si debe ser a través de estrategias direccionales que invierten en compañías de gran capitalización (opción por la que se decantan el 41% de los consultados), fondos long-short o de retorno absoluto (25%), productos que centren su universo de inversión en empresas de pequeña y mediana capitalización (que eligen el 17%) o estrategias de control de la volatilidad que busquen proteger el capital en periodos de corrección (17%).

El mayor interés por las estrategias de bolsa europea contrasta con la pérdida de atractivo de los fondos de renta variable americana. Estados Unidos ha dejado de ser la primera opción para los responsables de las entidades. Si hace un año el 28% de los encuestados señalaba a un producto de bolsa americana como su recomendación para 2015, de cara a 2016 ninguno lo hace. Como primera opción, antes se decantan por un producto de renta variable global (opción que señalan el 22% de los consultados) o bolsa emergente (11%). Siguiendo un orden alfabético, los máximos responsables de las gestoras internacionales con oficina en España detallan su fondo de renta variable estrella para el próximo año y los motivos que les han llevado a tomar esta decisión. El 78% de los consultados han elegido este año un producto distinto al que seleccionaron hace doce meses (ver los productos elegidos entonces). Sólo cuatro de ellos han mantenido su apuesta.

La recomendación en renta variable de Nuria Trio de cara a 2016 es el Amundi Funds Equity Europe Conservative. La directora general adjunta de Amundi para Iberia cree que la renta variable europea ofrecer aún potencial de revalorización y vía dividendo y este fondo busca aprovechar este potencial con un bajo nivel de riesgo. Su objetivo es batir al MSCI Europe en un horizonte a 5 años, pero manteniendo una volatilidad más baja. "El equipo de gestión selecciona compañías con sólidos fundamentales tras aplicar un filtro de liquidez; limita la volatilidad utilizando un proceso de optimización cuantitativa, y evita al máximo los crowded trades. El resultado es una cartera diversificada con una volatilidad controlada. Su proceso de inversión ha superado diferentes ciclos de mercado".

El producto de renta variable con el que se queda Beatriz Barros de Lis de cara al año que viene es el AXA WF Framlington Europe Small Cap, fondo que trata de identificar las compañías líderes del mañana. Según explica la responsable de AXA Investment Managers para España y Portugal, el equipo de gestión selecciona aquellas compañías de mediana capitalización que cuentan con una ventaja competitiva que les permita crecer independientemente de lo que haga el mercado donde operan. "Se trata de un fondo con una cartera concentrada –formada por unos 50 títulos – y de fuerte convicción, por lo que la tenencia media de los títulos es de entre tres y cinco años", indica. El active share del fondo es muy alto, 90%, lo que demuestra su gestión activa. Cuenta con 5 estrellas Morningstar".

La elección de Aitor Jauregui, responsable de desarrollo de negocio de BlackRock para España, Portugal y Andorra es un fondo de renta variable asiática, concretamente el BGF Asia Growth Leaders Fund, producto que invierte en las mejores ideas que los responsables de la estrategia encuentran en Asia Emergente, excluyendo Japón. "A la hora de invertir, el fondo tiene completa flexibilidad con respecto a su índice de referencia y está enfocado a compañías de mediana capitalización que ofrecen rentabilidades atractivas con un nivel de riesgo ajustado". El responsable de la oficina destaca de este producto el hecho de haber logrado posicionarse en el primer cuartil frente a competidores a todos los periodos de observación, tomando como referencia los datos a cierre del mes de noviembre.

El BNY Mellon Global Income Fund es la opción elegida por Sasha Evers, director general de BNY Mellon IM para España y Portugal. El fondo está gestionado por Newton, la especialista de la firma en la inversión temática global con sede en Londres. "Newton es especialista en la gestión de renta variable enfocada en compañías capaces de generar dividendos atractivos. El equipo de gestión de este fondo hace mucho hincapié en identificar aquellas empresas a nivel global capaces de sostener la distribución de los dividendos al largo plazo. La estrategia original tiene más de 10 años de historia". En un mundo de crecimiento bajo e inflación baja, Newton opina que la contribución de dividendos a la rentabilidad total de las acciones será una porción cada vez más importante. "Para ellos la clave es identificar empresas a nivel global con balances sólidos y con un dividendo atractivo con respecto a la media de su índice (FTSE World)".

En Deutsche AWM creen que 2016 será un año moderadamente favorable para la renta variable de los mercados desarrollados a pesar de que la volatilidad seguirá siendo la tónica general en los mismos. "Una vez que las valoraciones de los mercados de renta variable son exigentes, subidas adicionales deberían venir de la mano del crecimiento de los beneficios y dividendos. Esperamos que estos últimos tengan un mayor peso en el retorno total de la renta variable", asegura Luis Ojeda. El responsable de la gestora para Iberia considera que habrá oportunidades de inversión interesantes especialmente en los sectores de tecnología, sanitario, financiero y consumo. "Desde el punto de vista regional favorecemos los mercados desarrollados frente a los emergentes y Europa y Japón frente a Estados Unidos. En este entorno y para aquellos inversores que busquen posicionarse en renta variable, nuestra recomendación sería el DWS Top Dividende / Deutsche Invest I Top Dividend (fondos espejo). Son fondos de renta variable global que invierten en compañías con expectativas de rentabilidad por dividendo superiores a la media del mercado. En los dos casos, el objetivo de la inversión es alcanzar una rentabilidad por dividendo media que se sitúe entre el 3.5% y 4%. La selección de los valores se realiza a través de un modelo cuantitativo elaborado internamente y que se basa en tres factores: el análisis de la rentabilidad por dividendo, el ratio de crecimiento de los dividendos y un ratio de distribución de dividendo estable".

La estrategia de renta variable que recomienda Sebastián Velasco de cara a 2016 es el FF European Dynamic Growth. Según detalla el responsable de Fidelity para Iberia, el gestor invierte en valores con un sesgo de crecimiento mediante un análisis bottom-up, empresas cuyo potencial de crecimiento a largo plazo está infravalorado por el mercado y prestando especial atención a los motores estructurales de su crecimiento. Opina que Europa está en la senda de la recuperación y su trasfondo económico general es positivo, aunque el ritmo de la recuperación es lento y así seguirá durante algún tiempo. En el entorno actual posiciona el fondo con cautela, centrándose en empresas cuyas valoraciones son razonables y en las que tiene una convicción elevada en su capacidad para generar beneficios.

La opción que Ramón Pereira encuentra más atractiva para invertir en renta variable el próximo año es el Franklin European Small Mid Cap Growth, fondo que tiene como objetivo lograr la revalorización del capital en el largo plazo invirtiendo principalmente en acciones y/o valores de renta variable de pequeña y mediana capitalización (aquellos con una capitalización de mercado por encima de 100 millones de euros y por debajo de ocho billones de euros) en Europa. Según explica el responsable de Franklin Templeton para España y Portugal, el equipo que gestiona el fondo aplica su estrategia de inversión con un enfoque bottom-up buscando empresas con valoraciones atractivas. El fondo, que no sigue un índice de referencia, se gestiona con un enfoque de control de riesgo.

Lucía Catalán cree que la renta variable europea va a seguir siendo una buena opción para 2016, si bien considera que habrá que ser selectivos para obtener alfa en este entorno. La gran apuesta de la responsable de Goldman Sachs AM para Iberia y Latinoamérica es el GS Europe Equity Partners. Este fondo de renta variable europea invierte en una cartera concentrada de 25 a 35 acciones, en las que se tiene una fuerte convicción a largo plazo. Estas empresas tienen unas características en común: son lideres en sus sectores, con ventajas competitivas sostenibles, están muy bien gestionadas y gozan de solidez financiera. El fondo esta dirigido a inversores que busquen un objetivo de alfa elevado y con una cartera menos ligada al índice de referencia. El fondo esta batiendo al MSCI Europe por un amplio margen en el 2015 y es primer cuartil a 1, 3, y 5 años, lo que demuestra su consistencia. El nivel de tracking error puede moverse en el rango del 4 al 8%.

Dentro de la renta variable, a Íñigo Escudero Europa le parece el mercado más atractivo a nivel global. "La actividad económica europea sigue dando muestras de recuperación, lo que sin duda animará los resultados corporativos de las empresas del continente. Las valoraciones de las compañías europeas ajustadas al ciclo económico siguen siendo atractivas, cotizando con descuentos superiores al 30% de media respecto a sus medias a largo plazo", asegura el director de Ventas y de Servicio al Cliente de Invesco para Iberia y Latinoamérica. Por ello, de cara al 2016 recomienda el Invesco Pan European Equity Fund. "Con una gestión puramente fundamental, los gestores del fondo combinan un análisis top-down y bottom-up centrado en buscar las ineficiencias del mercado a través de las valoraciones, primando la consistencia. Gracias a un enfoque flexible, no siguen a un índice de referencia, sino que invierten única y exclusivamente donde ven valor, sin limitaciones geográficas ni sectoriales. Este enfoque y la experiencia del equipo gestor han permitido que el fondo bata consistentemente a su grupo de comparables en 10 de los últimos 12 años (desde que John Surplice y Martin Walker asumieron la gestión) y es primer cuartil a 3, 5 y 10 años".

Javier Dorado, responsable de J.P.Morgan AM para España y Portugal, apuesta en 2016 por el JPM Europe Dynamic Fund.
Es un fondo concentrado y sin limitaciones de índice, que aglutina las mejores ideas en renta variable europea de la firma. "Creemos que está muy bien posicionado para aprovechar las oportunidades que Europa ofrece en el escenario actual de recuperación económica, en el que las compañías se están beneficiando de la caída en el precio de las materias primas y de un euro más barato, y con las economías periféricas creciendo por encima de la media. Este fondo presenta un comportamiento histórico muy atractivo y está gestionado por un equipo muy estable con una larga trayectoria", señala el responsable de la entidad.

De cara al próximo año, la elección de Javier Mallo, responsable de Legg Mason Global AM para Iberia, es el Legg Mason Martin Currie European Absolute Alpha. Tal y como explica, se trata de un fondo long-short de renta variable europea, direccional, cuyo objetivo principal es la protección de capital (se trata de un fondo muy eficiente a la hora de mitigar las caídas del mercado). "El equipo que lo gestiona tiene experiencia en la gestión de productos long-short desde 1998 y desde el lanzamiento del fondo su rentabilidad anualizada ha sido del 7,1% (contra un 2,6% del MSCI Europe) con una volatilidad del 7,4%  (15,8 % en el caso de MSCI). Se trata de un fondo muy activo y con mucha flexibilidad para modificar sus posiciones brutas y netas (combinando la selección de acciones en las posiciones largas y cortas con la visión macro del equipo)".

La apuesta de Ignacio Rodríguez Añino en renta variable de cara al 2016 es el M&G Global Select Fund, gestionado por John William Olsen con resultados de primer cuartil desde su llegada. "La filosofía de inversión de Olsen se centra en gestionar una cartera  concentrada –entre 30 y 40 compañías– de empresas que estén atravesando un momento crítico del que tengan capacidad de recuperarse. Para entrar en la cartera, las compañías deben contar con ventajas estratégicas propias que las protejan de la competencia (ejemplo: propiedad intelectual, sistema de distribución...) y que las conviertan en una buena inversión para el medio-largo plazo", expica el responsable de M&G para España, Portugal y América Latina. Olsen divide la cartera entre dos categorías de compañías: una formada por empresas de crecimiento sostenido y otra de ‘oportunidades’, que normalmente suelen encontrarse en industrias menos favorecidas por los inversores sobre las que el mercado presta menos atención. El “watch list” de 400 empresas con el que cuentan Olsen y su equipo se ha constituido durante años de análisis, visitas de inversión y seguimiento de las empresas y sus equipos directivos. "De este modo, cuando llega el momento de “disrupción” que hace la valoración de la compañía sea atractiva, Olsen está preparado para invertir. El fondo cuenta con gran flexibilidad para aprovechar estas oportunidades de inversión en cualquier lugar del mundo y busca diversificación más allá del conjunto sector/región, combinando distintos modelos de negocio y mercados finales de las empresas. Además, el número concretado de compañías en cartera facilita el control de riesgo".

Según Sophie del Campo, directora general de Natixis Global AM para Iberia, Latinoamérica y EE.UU offshore, la renta variable europea ofrece buenas oportunidades a largo plazo frente a otros mercados, pero "la clave estará en conseguir controlar la volatilidad y gestionar el riesgo, que son dos de las mayores preocupaciones de los inversores en la actualidad, como han reflejado las últimas encuestas a inversores y asesores realizadas por Natixis Global AM". En consecuencia, su apuesta es el Seeyond Europe Min Variance, fondo que selecciona las acciones menos volátiles de Europa y con menor correlación con el mercado. "Esta estrategia permite al inversor controlar el riesgo, a través de una cartera invertida 100% en acciones, pero construida de manera sistemática seleccionando las compañías europeas que ofrecen la menor volatilidad. El fondo está gestionado por los mayores expertos de volatilidad del mercado en Seeyond, el área dedicada a la volatilidad de Natixis AM. El perfil adaptativo del fondo, que combina tanto las volatilidades a largo plazo, como las de corto plazo, le permite salir de los sectores que están entrando en burbuja, y favorece aquellos que se han quedado atrás".

Laura Donzella, responsable de Nordea para Iberia y Latinoamérica, elige como primera opción en renta variable de cara a 2016 un producto de bolsa emergente, concretamente el Nordea 1 - Emerging Stars Equity Fund. Según explica, en un entorno lleno de incertidumbres económicas (precio del petróleo), políticas (elecciones) o sociales (protestas pro-democracia), el viejo enfoque de inversión en mercados emergentes (BRICS) no parece atractivo para los inversores. "Una cartera concentrada de empresas de crecimiento (GARP) con un sesgo de alta calidad, es la mejor manera de ganar exposición al potencial alcista a largo plazo que es independiente del “ruido” del mercado a corto", asegura.

Según Gonzalo Rengifo, 2016 no va a ser fácil, con consolidación del crecimiento económico y expectativas de rentabilidad moderadas. Así que el inversor tiene que estar atento a oportunidades. En renta variable, como complemento de la inversión global, el director general de Pictet AM en Iberia y Latinoamérica considera que puede convenir un enfoque basado en megatendencias, retos estructurales a largo plazo. "Su naturaleza predictiva contrasta con la mirada hacia atrás de los índices ponderados por capitalización. En este sentido, el Pictet Global Megatrend Selection proporciona acceso a nueve temas: salud, robótica, digitalización, seguridad, agua, madera, agricultura, energías limpias y marcas de gama alta. Cada uno tiene su perfil riesgo/rentabilidad y es posible combinarlos para alcanzar el objetivo preferido.  El conjunto es independiente de regiones, estilo, sectores, capitalización e índices convencionales", explica.

El producto de renta variable que recomiendan para 2016 Almudena Mendaza, directora de Ventas de clientes de Banca Privada y Distribución de Pioneer Investments, y Teresa Molins, directora de Ventas de clientes institucionales, es el Pioneer Funds – Absolute Return European Equity, fondo market neutral de renta variable europea gestionado por Fabio di Giansante cuyo objetivo es generar rentabilidades positivas con independencia del mercado. Mendaza y Molins señalan que el producto tiene un claro enfoque en la generación de alfa y en la eliminación de la beta de mercado. “Se basa en un equipo que cuenta con una gran experiencia en el stock picking, sigue un exhaustivo proceso de control de riesgo (que viene definido para cada estrategia de alfa) y un proceso de selección de pares de valores en función del análisis fundamental “bottom up” y una estrategia alfa adicional para capturar alfa en el mercado de medianas y pequeñas”. El objetivo es generar una rentabilidad de Eonia + 600  puntos básicos en un ciclo de 3 años bruto de comisiones, con un rango de volatilidad esperada de entre el 2 y el 4% (máximo 6%).

"Durante 2016, la renta variable va a seguir siendo nuestro activo favorito, manteniéndose la europea como favorita", reconoce Carla Bergareche. La directora general de Schroders para Iberia asegura que un fondo que permite sacar provecho de las oportunidades que ofrece la renta variable europea es el Schroder ISF European Opportunities, producto que invierte en empresas europeas de grande y mediana capitalización y tiene como objetivo generar de manera consistente una rentabilidad superior a su índice de referencia en los diferentes entornos de mercado utilizando un enfoque pragmático de inversión del ciclo económico. "El gestor, Steve Cordell, combina una clara visión macroeconómica con una selección individual de valores, facilitada por un análisis exhaustivo de las variaciones de los beneficios en el mercado. El análisis del ciclo económico reduce el riesgo de la selección de valores centrando la atención en el perfil de riesgo requerido de la empresa. En puntos de inflexión del ciclo económico, un cambio en el interés por el riesgo requiere modificar la beta de la cartera sustancialmente. Es aquí donde añadimos valor en comparación con otros fondos gestionados a partir de una selección de valores 100% bottom-up".

La elección en renta variable de Juan Infante es un fondo de renta variable europea long short, el UBS (Irl) Investor Selection - Equity Opportunity Long Short Fund. Basado en un análisis fundamental, cuantitativo y cualitativo, este fondo busca anomalías a corto y medio plazo  de empresas -principalmente en Europa-  pero con oportunidades de inversión por todo el mundo. Según explica el responsable de UBS AM para Iberia, el gestor de carteras busca generar rentabilidades positivas con exposición larga o corta en acciones de las que tenga una opinión positiva o negativa. Asimismo, pretende obtener rentabilidad de incorporar su visión sobre los movimientos del mercado al ir variando la exposición neta a renta variable (la beta puede variar entre -0,25 y 0,7). El objetivo de volatilidad anualizada prevista es inferior al 10% a lo largo de un ciclo de mercado (3-5 años).

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos