Los factores que se esconden detrás de la última racha bajista del crudo


Tanto el Brent (de referencia en Europa) como el West Texas Intermmediate (WTI, de referencia en EE.UU.) continúan con su escalada bajista, convirtiéndose en una de las historias que han protagonizado este verano. Ahora, el barril de la primera referencia se mueve en el entorno de los 45 dólares el barril, mientras que el segundo cotiza en los alrededores de los 40 dólares. Este extraordinario descenso, desarrollado a lo largo del último año, lleva al estratega Peter van der Welle, de Robeco, a afirmar que “no la Fed, sino el nuevo orden del petróleo debería ser el foco principal de los mercados financieros hoy en día, ya que las correlaciones de activos con el petróleo son muy positivas e inusualmente altas”. 

Van der Welle llama la atención sobre el hecho de que el crudo siguiera abaratándose durante el periodo estival, en contradicción con la previsión del consenso, que le lleva a afirmar que “la recuperación del petróleo no va a ser como antes”. Más concretamente, el estratega cree que el problema de exceso de oferta va a continuar: “El juego de la gallina entre la OPEP y los productores de petróleo de esquisto de EE.UU. no ha terminado. Con el sector del crudo de esquisto americano ahora como productor marginal, y con una mayor sensibilidad a los movimientos del precio del petróleo que la OPEP, la producción es mucho más propensa a rebotes como hemos visto esta primavera, cuando el petróleo volvió a los 60 dólares”. 

Las causas de la presión bajista

A continuación, el experto disecciona los componentes que están detrás del último impulso bajista del petróleo. Comienza por el exceso de oferta, del cual recuerda que “suele conllevar que los precios tarden más tiempo en recuperarse”. En este apartado, destaca que “el acuerdo con Irán y la mayor producción de la OPEP sorprendiendo a la resistente produccion petrólera de Estados Unidos”, por lo que sentencia que “han sido los nuevos acontecimientos los que han impedido una continuidad del rebote”.

El segundo factor a ojos de Van der Welle es, en sus palabras, que “los inversores han subestimado la flexibilidad en la estructura de costes de los productores de petróleo en los EE.UU”. Indica que “sus precios de equilibrio (break even) se han ajustado a la baja con la caída de los precios de mercado, manteniendo los pozos rentables durante más tiempo y fomentando la producción”. El estratega explica que “los inversores contaban con los precios de equilibrio de esquisto alrededor de entre 65 y 70 dólares el pasado otoño, pero se han equivocado. Las estimaciones más recientes oscilan entre un rango de precios más bajos, como entre 20 y 65 dólares”. Entre medias, el experto comenta que el repunte en los precios del crudo durante la primavera “ha permitido a los productores incrementar la producción a finales de este año, agravando el exceso de oferta”. 

Al hilo de este segundo factor, la conclusión a la que llega el experto de Robeco es que “averiguar la decisión correcta sobre el precio promedio de rentabilidad para los productores estadounidenses de esquisto es como encontrar el Santo Grial en la actualidad, ya que determinará sus decisiones de oferta en el futuro”. 

El tercer factor es el más reciente, y se trata de la confirmación de la desaceleración económica en China junto con el menor crecimiento del mundo emergente, que el estratega señala como “elementos bajistas para el petróleo”. Finalmente, el cuarto factor es ni más ni menos que la fortaleza del dólar, que es además la divisa en la que se denominan los precios del crudo, lo que explica que haya afectado a su cotización. 

¿Hacia dónde se dirige el crudo?

A continuación, van der Welle aporta algunos pronósticos sobre el rumbo del crudo WTI en el medio plazo, del que indica que “podría caer por debajo de 40 dólares antes de encontrar su mínimo”. No obstante, comenta que “los precios de equilibrio para los productores de petróleo de esquisto de Estados Unidos podría muy bien situarse en el extremo inferior del soporte de 20 a 65 dólares”. Atribuye este cambio a la evolución de la industria en los últimos meses: “Desde el pasado mes de octubre, las plataformas en los EE.UU. han mostrado una fuerte caída y han reducido sus costes operativos, reduciendo los precios de equilibrio. El reciente aumento del número de plataformas indica la nueva oferta que entra en el mercado a medio plazo”.

A las dinámicas propias de la industria el estratega añade el comportamiento de los inversores: “Existe una fuerte caída en las posiciones largas netas y este proceso continuará, ya que los especuladores confían cada vez más en las estrategias de trading deimpulso o momentum. Dado el momentum negativo en el mercado del petróleo, los precios podrían bajar todavía más”.

La previsión de Robeco para el largo plazo es optimista, ya que esperan que “la economía mundial obtenga un impulso derivado del menor precio del crudo, y la demanda podría, en ese escenario, muy bien superar a la oferta de nuevo ya que los costes de los productores americanos de petróleo de esquisto se elevarán debido a los mayores tipos de interés y los salarios”.

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos