Los ETF y la liquidez de los bonos corporativos


La liquidez de los ETF de bonos corporativos representa un tema candente para los inversores, operadores, autoridades reguladores y analistas, debido a que los ETF de bonos corporativos combinan la promesa principal de un ETF (negociabilidad bajo demanda) con una clase de activos subyacente tradicionalmente menos líquida.

Los ETF de renta fija han gozado de una gran popularidad, hasta alcanzar los 450.000 millones de dólares en activos gestionados en julio de 2015, lo que supone aproximadamente el 15% del valor del mercado total de ETF, que asciende a casi 3 billones de dólares. Sin embargo, persiste la preocupación, especialmente entre las autoridades reguladoras, de que los ETF de bonos corporativos supongan una amenaza para la estabilidad del mercado.

El investigador Syed Galib Sultan analiza el efecto que han tenido en el pasado los ETF de bonos corporativos sobre la liquidez del mercado de bonos corporativos subyacentes, a partir de cinco medidas de liquidez empleadas con frecuencia en los estudios académicos: la medida de Amihud (2002), la medida de Roll (1984), el porcentaje de cero rentabilidad y cero días de negociación, los costes medios totales asociados a las transacciones de apertura y cierre de titulos, y la negociación.

Sus principales conclusiones son:

La huella de los ETF en el mercado de bonos corporativos sigue siendo relativamente pequeña (los ETF poseían el 1,5% del mercado durante el periodo analizado).

Los bonos corporativos propiedad de los ETF son, por lo general, más líquidos que los que no son propiedad de los ETF. 

En general, el impacto de los ETF en la liquidez de los bonos corporativos de mayor rendimiento (menor calidad crediticia) es también positivo, aunque los resultados varían algo dependiendo de la medida de liquidez utilizada.

El efecto de los ETF en la liquidez del mercado de bonos corporativos subyacentes puede cambiar durante periodos de graves tensiones en los mercados (como por ejemplo 2008, según Sultan), aunque sigue siendo positivo en periodos de mayor duración.

Curiosamente, los resultados clave de Sultan difieren de los de otros investigadores: por ejemplo, Dannhauser (2014) señaló que la propiedad de los ETF tiene un efecto neto negativo en la liquidez de los bonos de mayor calidad (calificación investment grade). Futuros análisis podrían ayudar a esclarecer estos vínculos centrándose, por ejemplo, en la relación entre los ETF y la liquidez de los bonos en entornos de mercado distintos, por segmentos de mercado o por índice de bonos.

Empresas

Lo más leído

Próximos eventos