Los bonos chinos como oportunidad de diversificación


Hay tres mercados de bonos chinos: el mercado offshore de bonos en renminbi, el mercado global de dólar americano para el crédito chino y – el más grande con diferencia -  el mercado onshore doméstico en renminbi. A más largo plazo, estos mercados proporcionarán un nuevo pool de liquidez y diversificación en una nueva divisa global.

El verano de 2015 proporcionó un oportuno recordatorio a los inversores de que los mercados financieros chinos siguen siendo un área difícil para negociar. El espectacular aumento, y la caída posterior, del mercado de valores, seguido de la primera falsa devaluación cuando las autoridades cambiaron el mecanismo de fijación del renminbi y originaron  el temor a una guerra de divisas, puso de relieve los retos de acercar mercados tan grandes como el de China al escenario global.

A pesar de estos desafíos, los inversores de todo el mundo continúan interesados en  explorar las oportunidades que brinda la apertura de los mercados de capitales chinos y en averiguar si hay alguna manera de aprovechar el desarrollo de la segunda mayor economía del mundo. En ningún caso es más cierto que en los mercados de bonos chinos.

Fundamentalmente, hay tres mercados de bonos chinos. El primero de ellos es el mercado offshore de bonos en renminbi. Se ha convertido en un mercado muy conocido para los inversores europeos, quienes han invertido mucho en esta clase de activos desde su debut en 2010. Probablemente sea justo decir que la naturaleza de la oportunidad ha cambiado durante este período.

Inicialmente, los inversores estaban deseando participar debido a las cualidades únicas del renminbi. Sin embargo, los recientes acontecimientos y movimientos del mercado nos han recordado que tendremos que aceptar una mayor volatilidad de la moneda en el futuro. Pero esto no significa que esta clase de activos deban evitarse automáticamente. Como compensación a la mayor volatilidad de la moneda, los rendimientos en este mercado se han vuelto atractivos en relación con otros mercados, sobre todo teniendo en cuenta la corta duración media de los bonos disponibles, lo que implica una sensibilidad relativamente baja hacia las tasas de interés. Esto proporciona unas oportunidades de crédito interesantes, diversificadas a nivel global y concretas para inversores interesados en diversificar, especialmente en el contexto global de los bajos rendimientos del gobierno y los ajustados márgenes del crédito.

El mercado offshore de bonos en renminbi ha atraído a los mayores emisores de bonos de todo el mundo y de esta manera sigue siendo único para un mercado denominado en una moneda de mercados emergentes.

El mercado mundial en dólares estadounidenses es un área de especialización  – este mercado ha sido muy resistente.

También existe un mercado mundial en dólares para el crédito chino que ha crecido fuertemente en los últimos años. Se trata de un área de especialización y la mayoría de los inversores optan por un enfoque más diversificado al incluir este mercado dentro de una estrategia de mercados pan-asiáticos o emergentes. Sin embargo, este mercado ha sido muy resistente y ha proporcionado buenos retornos a pesar de las preocupaciones sobre la desaceleración del crecimiento económico chino. En un año hasta el 15 de febrero de 2016, estos bonos devolvieron un 5,3%, mientras que durante los cinco años anteriores hasta esa misma fecha, devolvieron un 6,4%* anual. La rentabilidad media del mercado es del 4, 53%.

Con mucho, el mayor y más importante mercado de bonos chinos es el mercado onshore doméstico en renminbi. Este mercado de 5.500 millones de dólares es uno de los más grandes del mundo y en gran medida ha estado cerrado a los inversores globales hasta hace poco. En línea con la liberalización de la moneda y la internacionalización de los mercados de capitales, ahora es posible para ciertos tipos de inversores institucionales (compañías soberanas y aseguradoras con pasivo en RMB) acceder a los mercados domésticos de bonos chinos. Además, los mecanismos que lo permiten cada vez son más sencillos y transparentes.

Mientras tanto, el esquema RQFII, que permite a los fondos de inversión calificados comprar bonos nacionales, se está generalizando cada vez más y proporcionando una mayor capacidad a los inversores globales. Aunque es difícil predecir exactamente cómo China va a ampliar el acceso a su mercado doméstico de bonos, es un elemento importante en el desarrollo del mercado financiero y, por lo tanto, esperamos que cada vez más inversores globales accedan a este mercado en los próximos años.

Con el tiempo las barreras entre onshore y offshore se difuminarán y desaparecerán.

No resulta difícil entender por qué los inversores están ansiosos de explorar estas oportunidades. Los bonos del gobierno chino a 10 años rinden a más del 2,85% en un entorno de unas finanzas públicas sólidas, una desaceleración de la economía y una baja inflación - éstos dos últimos probablemente contribuirán  a una política de reducción de tasas en los próximos doce meses.

Sin embargo, lo más importante en el largo plazo, es que los mercados de bonos chinos proporcionarán un nuevo pool de liquidez y diversificación en una nueva divisa global. La inclusión del renminbi en la cesta de derechos especiales de giro, y la determinación de las autoridades chinas para lograrlo, dicen mucho sobre el esfuerzo, hasta ahora eficaz, por convertir al renminbi en una importante moneda global. Como tal, con el tiempo, las barreras entre los mercados onshore y offshore comenzarán a disiparse hasta desaparecer. En este peligroso mundo de la renta fija, con un contexto macroeconómico difícil, rendimientos muy bajos en muchos mercados y la amenaza de unas tasas de interés más elevadas en Estados Unidos, creemos que una oportunidad de diversificación emergente será bien acogida.

Productos
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos