Las últimas mejoras introducidas en la estrategia del GS Global Core Equity


El GS Global Core Equity es el fondo de Goldman Sachs AM por el que más demanda están apreciando actualmente desde la entidad. El fondo tiene 5 estrellas Morningstar y en los últimos años ha destacado especialmente por su consistencia, siendo primer decil en 2014 y 2015. Su principal rasgo distintivo es que se trata de un fondo muy diversificado donde las apuestas son muchas (la cartera está compuesta por más de 300 posiciones) y muy pequeñas (salvo en el caso de Apple, las posiciones no superan el 2%, moviéndose más en el rango del 1%). El fondo es neutral por estilo (no sigue un estilo value ni growth) y su asignación sectorial muy similar al índice. El alfa lo obtiene por muchas apuestas pequeñas dentro de cada sector. El proceso de inversión reúne elementos de análisis fundamental con behavioural finance, tiene un nivel de tracking error del 3,5% frente al MSCI World y una de sus principales características es que tiene la capacidad para adaptarse rápidamente a los cambios de tendencia en los mercados.

De cara al futuro, en el equipo siguen creyendo que las acciones con una tendencia positiva (buen momentum) seguirán  haciéndolo mejor que las de momentum inferior, tal y como ha venido ocurriendo a lo largo de este año. Javier Rodríguez-Alarcón, responsable del equipo para EMEA, es de la opinión de que una vez que la Reserva Federal incremente los tipos de interés, la ansiedad entre los inversores se reducirá y estos se enfocarán de nuevo en identificar valoraciones atractivas, esto es, acciones que coticen baratas. En este sentido, en el equipo consideran que continuar innovando, particularmente en el campo de evaluar el sentimiento de los inversores, será un área que continuará otorgando buenos resultados y proveyendo de otro elemento de diversificación a la cartera.

Detrás del fondo está un equipo de investigación en Nueva York formado por 70 personas que se dedican exclusivamente a continuar mejorando el proceso. En el segundo trimestre del año, incorporaron varias mejoras a las temáticas de inversión. “En primer lugar, hicimos dos mejoras en nuestra temática de sentimiento. La primera fue en las regiones de inversión de Estados Unidos, Europa y Japón, donde incorporamos señales que utilizan el spread de crédito de una compañía. Además, otras ideas que introdujimos son las señales que hacen uso de la información relacionada con el mercado de opciones de una compañía y que nos sirven como indicador de un posible mispricing en el valor de la acción”. Finalmente, también potenciaron su temática de rentabilidad, introduciendo ideas que analizan información de tráfico y volumen de visitas en la web de una compañía, lo que les permite así pronosticar el nivel de ingresos de estas empresas.

“La posibilidad de tener acceso a una gran cantidad de información y poder analizar ésta de manera sistemática nos ayuda a posicionar la cartera de una manera muy diferente Nuestra diversidad en las temáticas de inversión ayudó a la cartera a batir a su índice durante los últimos tres meses. Durante este periodo, el fondo se benefició del alto grado de diversificación que ofrecen los diferentes temas de inversión considerados en el proceso”. En concreto, las ideas de ‘momentum’ fueron las que más contribuyeron, seguido de sentimiento, beneficios, calidad y equipo directivo. “El tema de valoración fue, sin embargo, el que más perjudicó al exceso de retorno. A nivel sectorial, la selección fue positiva a nivel general. Nuestras posiciones en el sector energético e industrial batieron claramente a las de sus competidores dentro del índice de referencia”, señala.

Durante los últimos tres meses (hasta el 30 de septiembre de 2015), la cartera obtuvo una rentabilidad del -5,70% en su clase institucional, batiendo a su índice, el MSCI World, por 275 puntos básicos. El objetivo de beta del GS Global Core Equity es de 1. A cierre de septiembre, se encontraba muy cercano a este nivel (1,02).

Empresas

Próximos eventos