Tags: Latam |

Las mejores ideas de inversión en el actual entorno de mercado


Columna de opinión de John T. Hailer, presidente y consejero delegado de Natixis Global AM para América y Asia.

Los inversores a nivel mundial se están despertando lentamente de su largo letargo. Y aunque parece que han dejado atrás la crisis financiera mundial y comienzan a buscar rentabilidad en sus inversiones, puede que no estén preparados para afrontar los retos de invertir en los mercados modernos. La crisis financiera mundial ha tenido un efecto potente y duradero sobre los inversores. Cuando los mercados registraron caídas récord y según CBN News se perdieron 50.000 millones de dólares de riqueza mundial, millones de personas decidieron cortar sus pérdidas, abandonaron los mercados y aterrizaron en la percibida estabilidad del dinero en efectivo. Ahora, 42 meses después del punto más bajo de la crisis, nos dicen que están preparados para buscar rentabilidad en sus inversiones.

Recientemente concluimos nuestra encuesta anual mundial a inversores particulares a través de nuestro Centro de Investigación Durable Portfolio Construction y descubrimos que dos terceras partes de los casi 6.000 inversores con los que hablamos afirman que el crecimiento de los activos es cada vez más prioritario frente a su mera protección.

Aunque los inversores buscan generar rentabilidad, será importante que se aproximen a los mercados con una nueva visión del riesgo y un plan de inversión a largo plazo más claro. Consideramos que el momento actual es ideal para poner en práctica una estrategia clara de construcción de carteras más duraderas.

Cambio radical en el sentimiento de los inversores

Si examinamos los cuatro años de datos de la encuesta en EE.UU., tres años en el Reino Unido y dos años en todo el mundo, el cambio del sentimiento nos parece sustancial. Pero puede no ser simplemente un cambio de perspectiva basado en la rentabilidad del mercado. De hecho, el 67% de los encuestados afirma que su confianza en el mercado ha disminuido y casi el mismo número dice estar en un dilema entre la obtención de rentabilidad y la conservación del capital. ¿Por qué, entonces, buscan rentabilidad los inversores?

Dada la falta de confianza en los mercados que han demostrado los inversores en los últimos años, cabe esperar que este recién estrenado deseo de rentabilidad esté impulsado por el temor a que, si sus activos no comienzan a crecer ahora, se quedarán aún más rezagados. Por lo general, durante la recuperación, los inversores cometen errores cuando ven rentabilidades exageradas, temen perderlas y entran en el mercado sin un plan. Las decisiones tomadas hoy por miedo pueden ser tan ilógicas y tan desastrosas como las tomadas por codicia.

Los mercados de todo el mundo han experimentado un tremendo crecimiento desde el punto más bajo de la crisis (febrero de 2009): el S&P 500 ha generado una rentabilidad acumulada del 145%, o una rentabilidad anual del 22% aproximadamente; el FSE Dax ha registrado una rentabilidad acumulada del 110%; el FTSE 100, del 108%; el EuroStoxx 50, del 62%; y el Ibex 35, del 43%. Pero este crecimiento no ha estado exento de incidentes. Parece que los mercados están creciendo a pesar de una serie de crisis regionales continuas. La crisis de la deuda europea, el techo de la deuda estadounidense, los problemas de la negociación, la crisis siria y la desaceleración económica de Asia fueron obstáculos que podrían haber parado en seco a los mercados en el pasado, pero ahora no parecen más que meros baches en el camino.

El mayor riesgo es la falta de conocimiento

No es extraño que muchos inversores (el 44%) digan que están dispuestos a asumir más riesgo mientras que un 13% menos que el año pasado dicen que han dado prioridad a la estabilidad en sus planes de inversión. Todas son señales positivas para los inversores que pretenden hacer crecer sus activos, pero también dicen que no están preparados para manejar estos retos del mercado moderno.

Por lo que dicen en 2013, los inversores no tienen conocimientos amplios de inversión —solo el 17% dice tener grandes conocimientos. Peor aún, solo uno de cada tres dice que tiene un plan financiero para ayudarle a alcanzar sus objetivos financieros. Un escenario en el que los inversores se centran en hacer crecer los activos, pero sin conocer los riesgos y sin un plan, parece la receta de un desastre. Y aquí es exactamente donde la industria financiera tiene que intervenir y ayudar.

La construcción de carteras más duraderas

Desde nuestro punto de vista, ayudar a los inversores a establecer un plan de inversión disciplinado a largo plazo es la principal prioridad de todos los gestores de activos, todos los proveedores de inversiones y todos los asesores financieros. Nuestro enfoque es la Construcción de Carteras Duraderas, una filosofía de inversión que parte de la pregunta "¿Qué porcentaje de mis activos estoy dispuesto a arriesgar?", y no "¿Cuánto puedo ganar en el mercado?"

Desde hace mucho tiempo, los principios de esta filosofía han sido los motores de nuestra empresa y han impulsado todo, desde nuestro modelo de negocio basado en múltiples filiales hasta nuestro plan de desarrollo de productos y nuestra estrategia de distribución. La idea cristalizó y se presentó al mundo en el punto más bajo de la crisis. Ahora, cuando el mundo de la inversión inicia este nuevo capítulo, la Construcción de Carteras Duraderas se convierte en una necesidad.

Dos terceras partes de los inversores con los que hemos hablado dicen que las estrategias tradicionales de asignación de activos ya no son la mejor manera de gestionar sus inversiones o cumplir sus objetivos. Más del 75% dice estar interesado en productos que no muestren correlación con la rentabilidad del mercado general. Los retos que presentan los mercados modernos son complejos, y consideramos que los inversores tienen razón: lo que realmente necesitan es una cartera más duradera.

Lo más leído

Próximos eventos