Tags: Legal | Negocio |

Las entidades españolas se abrazan a la digitalización para enfrentar MiFID II


Mucho trabajo por delante. La entrada en vigor de MiFID II está a la vuelta de la esquina y todavía no hay ni un anteproyecto de ley que genere certezas para la industria de gestión de activos. “Nos vamos a tener que mover en un entorno de ensayo y error y ver que feedback da el regulador, sería más partidario de que se dieran directrices generales”, contextualizó Daniel Blanco, Chief Digital Officer de BBVA AM en una jornada organizada por Techrules, denominada La Digitalización en el asesoramiento financiero como palanca para adaptarse a MiFID II.

Pero si una conclusión clara de esta jornada es que la digitalización va a jugar un papel fundamental en la adaptación a la nueva normativa europea. Sin embargo, esto no supone olvidarse del apoyo humano. “Estamos hablando del ahorro de la gente, necesitan ese apoyo. El reto está en como abordar la propuesta de valor al cliente en ahorro e inversión, para ello estamos ofreciendo herramientas nuevas de asesoramiento”, destaca Blanco.

Desde su punto de vista, “hay que hacer propuestas más personalizadas, algo más fino y adaptado al cliente, y tener en cuenta el big data, el trasvase de bases de datos internas….” En este sentido, cree que el onboarding les ayuda a potenciar los CRM y a cambiar el front.

Javier Garrido-Lestache, director comercial de centros de CaixaBank Banca Privada, considera que la propuesta de inversión debe incorporar la experiencia del cliente. Una inversión en recursos que, según indica, “va a discriminar a aquellas entidades que no tengan músculo”.

Ambos consideran que en este nuevo entorno se dará entrada a nuevos actores de mercado. Sin embargo, no les asusta: “hay sitio para todos y cuanto mayor calidad tengan, mejor”, puntualiza Garrido-Lestache. Por su parte, Blanco destaca que aquellas entidades que combinen mejor la tecnología, el servicios y el producto se llevarán el gato al agua.

El servicio de comercialización en entredicho

MiFID II va a obligar a determinar claramente los servicios que se ofrecen al cliente y como cobrar por ellos. Todos confían que el asesoramiento y la gestión discrecional sigan desarrollándose, sin embargo, a Ricardo González, director Comercial de Mutuactivos le genera todavía dudas de cómo ser va a mantener los modelos de ejecución y comercialización. “Hay que estudiarse bien este modelo”, determina.

Su deseo es que el cliente entendiera hacia donde quiere ir el regulador. “Me da pena que el regulador nos obligue a discriminar tanto”, determina. En este contexto, piensa que el asesoramiento debería personalizar la gestión discrecional, “sino nos vamos a diferenciar poco”, añade. Por su parte, desde CaixaBank señalan que el cliente percibe mayor valor añadido en la gestión discrecional, “más transparente en costes”, subraya Garrido-Lestache.

Sin retrasos

Gloria Hernánzdez Aler de Finreg360, apuesta que no habrá retraso en la entrada en vigor de la norma y espera que antes de verano haya un anteproyecto. MiFID II supone para las entidades, explica Hernández, definir el posicionamiento de negocio, planificar como incorporar los nuevos requerimientos y asegurar la implementación de los sistemas informáticos. “El 70% de los impactos de la norma requiere cambios en sistemas”, contextualiza. Hasta la fecha, reconoce, la mayor parte de las entidades están pensando en un modelo mixto como modelo reactivo.

Por otro lado, María Dolores Pescador, Managing Director Corporate Compliance & Conduct en Banco Santander, apunto que la normativa plantea tres retos: estratégico, complejidad y gestión del cambio. Este último, considera, será el factor fundamental que les llevará al éxito.

Asimismo, Pescador elaboró una ponencia sobre la gobernanza de producto en la que incidió en que el fabricante y el distribuidor van a tener que trabajar conjuntamente, sobre la preocupación que genera el definir y explicar un mercado objetivo negativo para cada producto y donde alertó sobre la publicidad personalizada. En este sentido.

Eduardo Martín Quero, responsable Productos y Desarrollo de Negocio en Andbank, cree que la nueva normativa genera más oportunidades que problemas. Según Martín, es la oportunidad de recuperar la confianza de los inversores y va a permitir que se potencien buenos productos y profesionalizar el sector. “Si había intrusismo va a quedar desterrado”, indica.

Por su parte, Rafael Juan y Seva, Managing Partner de Wealth Solutions EAFI, no presta tanta atención a la prohibición o no de las retrocesiones. “No son malas de de por si, sino el uso que se haga de ellas”, considera. Desde su punto de vista, habría que dar más importancia a los objetivos vitales y no tanto a la perfilar al cliente.

El futuro de las plataformas

En la distribución de fondos participan gestoras, distribuidores, inversores, agencias de rating y las plataformas, recuerda Enrique Pardo, Global Head of Investment Research Allfunds. En este nuevo contexto al que nos acercamos, donde la tecnología se moverá del back al front office, Pardo cree que la regulación y la tecnología va a generar competencia y saldrán beneficiados los inversores. Por el contrario, piensa que saldrán perdiendo las gestoras por la reducción de costes y las plataformas que se queden únicamente en la ejecución.

“Las plataformas tienen que buscar los mejores gestores a los precios más adecuados. Para ello, hay que profundizar en el análisis cualitativo, la due dilligence de los fondos e indagar en la idoneidad”, opina.

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos