Tags: Negocio |

Las empresas tecnológicas elevan su nivel de competencia frente a las entidades financieras tradicionales


Google Wallet, Apple Pay, bitcoin, crowdfunding, P2P… la nomenclatura y la estructura de negocio de los servicios financieros está cambiando rápidamente, tanto que las entidades tradicionales no pueden seguir el ritmo. “Muchos bancos convencionales se van a quedar por el camino”, afirma Francisco González, presidente de todo un gigante bancario como BBVA. Y lo dice en referencia al reto que presenta la transformación digital del mundo financiero y la amenaza que suponen los nuevos competidores: empresas como Google, Apple, Facebook, Amazon o PayPal, que se mueven como pez en el agua en la intersección entre tecnología y servicios financieros.

Pero, ¿a que se enfrenta actualmente la banca? “El sector financiero también se enfrenta a una gran ola de calor, las grandes tecnológicas han elevado en varios puntos el nivel de amenaza que suponen para el negocio financiero de las entidades tradicionales al lanzar nuevos servicios que entran en directa competencia con el negocio de los bancos”, aseguran Rodrigo García de la Cruz y Antonio Herráiz, codirectores del Programa Directivo en Innovación y Tecnología Financiera del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB) durante la presentación del segundo Ranking Anual sobre Competidores del Sector Financiero.

El estudio, elaborado por el Departamento de Investigación del IEB junto con alumnos del Executive Master en Dirección de Entidades, se centra en identificar, estudiar y evaluar la amenaza de cada uno de los competidores del sector financiero que hoy existe a nivel mundial, poniendo especial foco en España. Para ello, se han definido 10 principales competidores, clasificados en dos áreas: por un lado, las compañías tecnológicas –“cada día con más apetito por ampliar sus líneas de negocio aprovechando su gran imagen de marca dado que, a diferencia del sector financiero, cuentan fans en lugar de clientes”– y, por otro, “startups que proponen nuevas soluciones materializadas en productos y servicios digitales más fáciles, baratos y rápidos de utilizar”.

El primer grupo lo forman Facebook, Apple, Google, Amazon y PayPal, mientras que, en el segundo grupo, se han estudiado cinco modelos competitivos: criptomonedas (caso Bitcoin), créditos P2P (caso Crowdlending), divisas P2P (caso Kantox), microcréditos (caso Wonga) y trasferencias P2P (caso TransferWise).

El ranking

De todas, PayPal se erige como la mayor amenaza para las entidades financieras por su actividad intrínseca. “A pesar de su conexión con el e-commerce la verdadera actividad de PayPal es de naturaleza financiera, orientada a los servicios de pago y dinero electrónico, pudiendo llegar fácilmente a ofrecer otros muchos productos financieros”, señala el informe. Presente en 193 mercados con más de 128 millones de cuentas activas en todo el mundo, mueve cada día 7,6 millones de dólares en 25 divisas diferentes.

Otra tecnológica que también ha avanzado en el ranking con respecto a la primera edición es Apple, que ha pasado de representar una amenaza de nivel 8 sobre 10 (frente a 5 sobre 10 en 2014), principalmente por el lanzamiento de su aplicación de pagos móviles Apple Pay, todavía no disponible en España. Los profesores del IEB destacan además que la red física, la elevada reputación, innovación, el poder adquisitivo de los clientes de Apple y el hecho de cerrar un trimestre con un beneficio neto de 18.000 millones de dólares –beneficio superior al de toda la banca española– lo convertiría probablemente en un competidor inalcanzable para muchas de las entidades financieras tradicionales.

En el caso de Google, los autores del informe consideran que no busca posicionarse como un banco pero sí conseguir información de los clientes que pueda usar en otros sectores. Aún así, el reciente lanzamiento de Robin Hood, un bróker online gratuito, ha llevado al gigante estadounidense a avanzar hasta el tercer puesto del ranking. Amazon podría convertirse también en una gran plataforma de productos y servicios financieros gracias a su área Amazon Web Services (AWS), que crece a un ritmo del 5% anual, mientras que la evolución de Facebook dependerá de cómo funcione su aplicación de pagos entre usuarios.

Con respecto a los nuevos modelos de negocio digital, como las plataformas de crowdlending, las criptomonedas y las divisas y pagos P2P, los autores del estudio prevén que seguirán creciendo, al contrario que los microcréditos, que no ven rentables para el sector financiero.

Ante este panorama de amenazas, García de la Cruz y Herráiz defienden que la banca “aplique las mismas reglas de juego que las tecnológicas. El sector financiero debe integrar la innovación manteniendo la regulación, aprender a utilizar mejor su información e incorporar nuevos perfiles y talento digitales que rompan con la cultura actual”.

Fuente: II Ranking Anual sobre Competidores del Sector Financiero, IEB.

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos