“Las compañías emergentes con fuertes flujos de caja y gobierno corporativo serán recompensadas por el mercado”


Prashant Khemka ha ganado popularidad en los últimos dos años entre los inversores españoles por la gestión del fondo de Goldman Sachs AM GS India Equity, que terminó 2014 como el segundo fondo internacional de renta variable con mejor comportamiento al subir un 65%. No obstante, Khemka – que además de gestor es director de inversiones de renta variable emergente en la firma- cuenta con otro fondo bajo sus cuidados, el GS Growth & Emerging Markets Broad Equity Portfolio. Khemka está hoy de visita por España, y ha aprovechado para avanzar su visión sobre renta variable emergente.  

El primer tema que se aborda es el entorno actual para esta clase de universo, tras la fuerte corrección del 20% desde mayo, debida en gran parte por las ventas en China y su contagio a otros países de la región. “En este periodo de tiempo nuestro fondo ha generado un alfa del 5,3% gracias a la selección de valores, siendo China uno de nuestros mayores contribuidores”, comenta el gestor. Éste indica que ha aprovechado el selloff para realizar algunas compras oportunistas en negocios que ya le gustaban desde un punto de vista fundamental y que ahora presentan valoraciones más atractivas. “Como inversores, creemos que hay que volver a centrarse en los fundamentales, porque estas compañías con fuerte generación de flujos de caja y buen gobierno corporativo pueden ser recompensadas por el mercado”, añade el experto.  

Khemka es un inversor eminentemente bottom up. Su universo cubre todas las cotizadas del mundo emergente, tanto las incluidas en el MSCI Emerging Markets como las que no, porque considera que muchas de ellas pueden ofrecer “oportunidades convincentes”. Gracias a esta táctica, el fondo presenta una ratio de active share en torno al 80% y una ratio de Sharpe del 0,24%. También destaca la presencia local del equipo del GS Growth & Emerging Markets Broad Equity Portfolio, lo que les permite concertar hasta 4.000 reuniones con compañías lo largo del año para poder efectuar una evaluación más detallada sobre sus fundamentales y valoraciones. 

El gestor indica que las decisiones de inversión se basan en el potencial alcista determinado tras el proceso de análisis, las convicciones que ha generado dicho análisis, la liquidez que presente el valor, la contribución al perfil de riesgo de la cartera y su impacto sobre las ponderaciones por sector y país. Dicho esto, gracias a su proceso de análisis, indica que actualmente el equipo del GS Growth & Emerging Markets Broad Equity Portfolio está encontrando ideas interesantes por ejemplo en compañías indias con un sesgo domestico o en acciones coreanas del sector de consumo y con exposición a tipos de cambio. “Incluso en China, que resulta que es nuestra mayor infraponderación, estamos encontrando ideas en los segmentos de consumo y tecnología”, añade. El gestor indica que el porcentaje de rotación de activos oscila entre el 70% y el 100% anual; la cartera del fondo cuenta actualmente con 123 posiciones. 

El gestor también accede a hablar sobre los obstáculos que puede afrontar esta clase de activo en los próximos meses: “Aunque creemos que la subida de tipos de la Fed ya se ha puesto largamente en precio y que estará bien señalizada, los mayores riesgos todavía giran en torno a cualquier sorpresa negativa procedente de este frente”. Asimismo, indica que “un deterioro mayor del entorno macro en China también podría tener un efecto contagio sobre la renta variable emergente y las divisas”. No obstante, Khemka tiene plena confianza en el proceso de inversión: “Al repuntar la volatilidad globalmente, creemos que nuestro acercamiento activo para invertir en las mejores posiciones nos permite capitalizar las dislocaciones de los mercados emergentes”. 

En cambio, el experto de Goldman Sachs AM considera que la liquidez se ha mentenido en línea con la media histórica, por lo que no es un factor adicional de preocupación. Dicho esto, destaca la importancia clave de este parámetro para la gestión: “Somos conscientes de la liquidez de nuestras posiciones en caso de tener que ejecutar nuestra estrategia, del impacto sobre el volume, los flujos de caja y otros facotres que tienen impacto sobre la liquidez de la cartera en conjunto y sobre nuestra capacidad”, subraya. Para garantizar unos niveles adecuados de liquidez, sólo se invierte en valores que presenten una capitalización superior a 150 millones de dólares y que, tanto en caso de comprar como de tener que liquidar la posición, que se tarde como mucho diez sesiones con un impacto medio del 25% sobre el volumen diario. Es más, el equipo quiere que al menos el 80% de la cartera pueda ser liquidado en un periodo de 25 sesiones sin que suponga más del 25% del volumen medio diario de los últimos seis meses para no impactar al mercado. 

Un giro de éxito

Desde que Prashant Khemka  asumió la gestión en julio de 2013, el GS Growth & Emerging Markets Broad Equity Portfolio ha generado un exceso de retorno del 7,5% anualizado y se encuentra en el top 2% de su grupo por categoría Morningstar. El gestor destaca que ha centrado en los últimos dos años sus esfuerzos en asegurarse de que el equipo de gestión cuenta con “una filosofía, un proceso y un acercamiento claro a la construcción de la cartera”. 

Destaca varios puntos fundamentales sobre el enfoque actual del producto. El primero de ellos es la explotación a su favor de las significativas ineficiencias de los valores emergentes: “Nos centramos en nuestra competencia principal, invertir en negocios sólidos a un descuento sustancial sobre su valor intrínseco”, todo ello con un enfoque bottom up que huye de la toma de decisiones basadas en variables macro. 

El segundo aspecto que destaca Khemka es la construcción de una cartera que se comporte bien con independencia del ciclo de mercado, evitando visiones direccionales. “Nos centramos en buscar compañías que puedan añadir valor a lo largo de todo el ciclo y luego construimos una cartera equilibrada con valores cíclicos y defensivos”, resume. 

Para asegurarse de que sólo se invierte en las mejores ideas, el equipo se ha esforzado en mantener una estructura clara y simple: “El éxito de un analista está definido por el alfa que genera para la cartera final”, resume. A esto se suma que se han centralizado las decisiones de gestión, frente al enfoque anterior. 

Profesionales
Empresas

Otras noticias relacionadas


Anterior 1
Anterior 1

Lo más leído

Próximos eventos