Las 16 piezas que van a conformar el puzzle de los mercados para 2015


Gestión activa, retornos ajustados al riesgo, eficiencia de capital, valor frente a calidad, volatilidad en las small cap, cambio de rumbo en Europa, políticas en Estados Unidos, la política monetaria del BCE, crecimiento global y divergencias globales, las divisas del G-3, las acciones niponas, las Abenomics y Asia, el rumbo hacia la normalización, la deuda del mercado emergente y la liquidez del mercado de renta fija. Más vale que apunte esta lista de aspectos en un lugar visible: para Legg Mason Global AM y sus filiales, van a ser las 16 piezas clave del puzzle que compondrán los mercados el año que viene. A continuación, puede consultar un resumen con la visión sobre renta fija y renta variable de algunas de las distintas filiales que integran el grupo estadounidense.  

Western Asset

Los expertos de esta firma comienzan hablando de retornos ajustados al riesgo: su creencia es que, para lograr un retorno aceptable, en 2015 seguirá viva la demanda de carteras diversificadas. A un tiempo, muestran su creencia en que los bonos estadounidenses con mayores vencimientos “proporcionarán la mejor diversificación de posiciones de riesgo en 2015”: si se ralentiza el crecimiento global, actuarán como un activo refugio; si se registra un entorno global de desinflación (por la combinación de un dólar más fuerte, la caída de los precios del petróleo y la ausencia de crecimiento de salarios), también se beneficiarán al mantenerse una demanda sostenida por parte de los inversores.

El crecimiento global centra el segundo pronóstico: “La economía global continuará expandiéndose en 2015, ayudada por unos bancos centrales acomodaticios y la mejora de la demanda privada”. Así, esperan que las principales autoridades monetarias mantengan políticas laxas, especialmente el BCE y el Banco de Japón. “Incluso aunque la Reserva Federal incremente los tipos de interés, esperamos que la política monetaria en EE.UU. permanezca muy acomodaticia, con tipos muy por debajo de lo normal y un balance de la Fed bastante más grande de lo normal”, añaden.

En cuanto al fortalecimiento de la demanda privada, desde la firma indican como factor de apoyo la caída de los precios del petróleo, que supondrá un impulso para el consumidor especialmente en EE.UU., donde existe una relación directa entre el precio de la gasolina y el consumo minorista. Asimismo, en Europa creen que el crecimiento se estabilizará gracias a las mejoras introducidas en el sistema financiero y algunas reformas laborales; en China, consideran que se las apañarán para lograr un soft landing; y en algunas naciones emergentes (como México), creen que la introducción de cambios políticos permitirá incrementar sus niveles de eficiencia. Entre los activos que creen que van a beneficiarse del crecimiento global citan a la renta fija emergente, hipotecas y deuda corporativa.

Brandywine Global

El primer punto sobre el que inciden es el comportamiento futuro de las divisas del G-3, es decir, del dólar, el euro y el yen. Anticipan que la evolución en los tres casos va a seguir sometida a la liquidez suministrada por los bancos centrales y al crecimiento, facilitando una tendencia alcista para el dólar y una tendencia bajista para el euro y el yen.

Como apuesta estratégica para 2015, desde Brandywine recomiendan deuda emergente de alto rendimiento denominada en divisa local. “Las divisas y rentabilidades de bonos emergentes, especialmente en países que necesitan financiar déficits por cuenta corriente persistentes como Brasil, Indonesia, India y Sudáfrica, ofrecen ahora una prima de riesgo elevada porque los inversores temen la ralentización del crecimiento global y una potencial repetición de crisis pasadas. Pero los fundamentales emergentes y las condiciones globales de las políticas monetarias son diferentes en el ciclo actual”, explican.  

¿Por qué diferentes? “Debido a que el ciclo de desapalancamiento que empezó en 2008 fue tan poderoso, creemos que las subidas de tipos en el G-3 serán graduales, y terminarán con los tipos a niveles muy bajos, haciendo en último extremo que las rentabilidades más elevadas en los países emergentes sean demasiado atractivas como para ser ignoradas”, indican por un lado. Por el otro, recuerdan que los fundamentales del mundo emergente han mejorado mucho en términos generales con respecto a crisis pasadas; señalan como puntos positivos “una credibilidad más fuerte de los bancos centrales, un compromiso más profundo con la baja inflación, reservas de divisas mayores, reformas estructurales ambiciosas, mayor confianza en la deuda en divisa local, mercados más líquidos y mayor inversor institucional”.

ClearBridge Investments

Dentro del universo de la renta variable, desde ClearBridge consideran que la eficencia de capital va a ser una temática clara: “Las compañías estadounidenses tienen una caja récord de 10 billones de dólares en sus balances. Cómo van a asignar ese efectivo y otros activos debería tener impacto sobre las ganancias, las acciones y la creación de valor”, indican. Su postura es que, “como muchas compañías siguen teniendo dificultades para generar crecimiento orgánico, esperamos ver una continuación de la actividad de M&A en muchos sectores de la economía”, una tendencia que se verá beneficiada por los tipos todavía muy bajos. Predicen como tendencia paralela la proliferación de spin offs o de ventas de las divisiones no estratégicas de las corporaciones. Adicionalmente dentro de la renta variable estadounidense incluyen la continuación de la edad dorada de los dividendos, gracias a los balances saneadados los pay out todavía bajos.

La otra gran tendencia es el buen entorno para las acciones niponas gracias al aumento de la brecha entre los retornos sobre las acciones y el valor en libros, especialmente llamativa en Japón. Así, desde ClearBridge dejan claro que son escépticos con el éxito de las Abenomics, pero no se puede ignorar el cambio real en el gobierno de las compañías niponas, que ahora se van a centrar más en la creación de valor para el accionista: “Aunque esta transición apenas ha empezado, Japón ya está experimentando el mejor crecimiento de beneficios y dividendos del mundo desarrollado”.

Martin Currie

Desde Martin Currie, entidad especializada en la gestión de renta variable europea que Legg Mason Global AM acaba de adquirir, proponen una rotación desde los valores con sesgo value a otros más orientados hacia la calidad, es decir, de compañías que tengan flujos de caja sostenidos, que sean capaces de maximizar los retornos para los accionista en el largo plazo y que tengan exposición a mercados emergentes en fase de expansión económica.

La otra temática a la que apuntan desde la firma es el cambio de rumbo en Europa. Afirman que no se está reflejando en las valoraciones las ventajas potenciales de compañías que están desarrollando su actividad en el continente y que pueden beneficiarse del cambio del ciclo. Así, muestran su convencimiento de que las compañías domésticas pueden beneficiarse por un lado del desarrollo de reformas laborales que permitan recuperar competitividad mediante el abaratamiento de los costes laborales unitarios y, por el otro, del abaratamiento del euro.

Empresas

Otras noticias relacionadas


Anterior 1
Anterior 1

Lo más leído

Próximos eventos