La renta variable en Asia gana enteros para 2016


La renta variable de los mercados emergentes globales (GEM) ha vivido un año tórrido. Diferentes retos políticos y económicos, y la perspectiva de una posible subida de tipos en Estados Unidos han generado gran inquietud entre los inversores. Como consecuencia, los activos de los GEM han mantenido un ritmo descendente durante 2015 y se han enfrentado a su quinto año consecutivo de bajada de rendimiento frente a los mercados desarrollados.  Pero estamos seguros de que 2016 será un año más gratificante para los inversores que opten por renta variable de emergentes, muy especialmente por cuanto respecta a la inversión en Asia.

El colapso de los precios del petróleo en 2014 provocó un mal comienzo de 2015 para países exportadores de materias primas en los mercados emergentes, como Brasil y Rusia. A la situación se sumaron los problemas de la economía China y, en menor medida, India, lo que hizo saltar todas las alarmas entre los inversores acerca de los BRIC. El transcurso del año agravó la situación: aislamiento político de Rusia, escándalo Petrobras en Brasil y graves tensiones geopolíticas generadas por el conflicto en Siria. En paralelo, los inversores en GEM han visto también con preocupación el impacto que podría tener en la renta variable y la moneda de estos países una subida de tipos en Estados Unidos. Como consecuencia, los fondos de renta variable GEM han visto salidas récord, cercanas a los 68.000 millones de dólares en 2015 según UBS, frente al pico máximo de 39.000 millones de dólares que se produjo en 2008.

Creemos que el mercado GEM, y Asia en particular, se comportará mejor en 2016. Aunque es poco probable que los mercados BRIC mejoren significativamente, hay signos que sugieren un GDP fuerte, requisito para que el mercado de valores mejore. Lo que se necesita, en nuestra opinión, es un entorno político y económico más benigno. Con él se lograría una mayor apreciación de los fundamentales de compañías de buena calidad en lugar de que estos quedaran eclipsados por los titulares negativos.  En este sentido, el hecho de que el calendario electoral de 2016 sea más tranquilo que el de años anteriores nos hace ser optimistas.

También creemos que las economías de los mercados emergentes van a mejorar en los próximos meses y que los inversores se irán acostumbrando a los nuevos tipos de Estados Unidos. En nuestra opinión, las preocupaciones antes enumeradas ya se han descontado. Después de todo, parece que los inversores han cedido sobre la renta variable de los países emergentes teniendo en cuenta que la desinversión ya ha llegado a su máximo dentro de esa clase de activos y la opinión general indica infraponderar la renta variable de emergentes. 

Bajo nuestro punto de vista, una subida de tipos por la Fed podría ser vista de manera positiva, ya que implica un mejor comportamiento de la economía en Estados Unidos y, por tanto, también en la economía global, incluida los de los países GEM. Nuestra decisión de mantener infraponderada la renta variable GEM toma fuerza dadas las evaluaciones relativas. El descuento del 30% (basado tanto en p/e como p/b múltiples) ofrecido por los países GEM frente a la renta variable del mercado de los países desarrollados es el mayor desde hace algo más de una década. 

Pensamos que el mejor modo de invertir en renta variable de países emergentes radica en centrarse sobre todo en compañías de buena calidad de industrias con crecimiento estructural. Nuestros fondos basados en GEM y Asia contemplan unos 40 stocks respectivamente, y ambos han mostrado rentabilidad.

Dentro del mercado GEM, Asia es nuestra región preferida porque muestra el bloque más amplio e interesante de oportunidades para 2016. El bajo precio de las materias primas y del petróleo impulsará este mercado dado que la mayor parte de los países asiáticos son importadores netos.

Algunos de nuestros activos preferidos son compañías tecnológicas innovadoras como Primax Electronics, en Taiwan.  Esta compañía produce módulos para cámaras de alta gama y productos audiovisuales cuya demanda está creciendo de forma importante por parte de compañías como Sonos, Bose, Bang & Olufsen y Beats. Sus ingresos en noviembre crecieron por encima del 60% frente al mismo periodo del año anterior y la compañía espera un crecimiento récord, tanto en ingresos como en beneficios, en 2016. Este pequeña -pero en rápida expansión- compañía cotiza en un p/e múltiple de sólo 8x y ofrece una rentabilidad por dividendo cercana al 6%. Creemos que ahora es el momento de ir contracorriente frente a los altos niveles de pesimismo y apostar por empresas como Primax. 

Empresas

Lo más leído

Próximos eventos