Tags: Legal |

"La planificación fiscal pasa por elegir productos que permitan diferir el pago del IRPF"


“Donde más calado tiene la reforma fiscal es en la fiscalidad del ahorro”, asegura Juan Manuel Moral, responsable de la practica de Cliente Privado integrada en el área de People Services de KPMG y coordinador del seminario on line que organiza Financial Mind a partir del próximo 27 de abril para analizar la nueva fiscalidad del ahorro. Pese a que, en su opinión, los cambios en la tributación aprobados por el Gobierno a finales del pasado ejercicio bien pueden calificarse de “retoques puntuales” y lamenta que no se haya abordado la configuración de un sistema tributario moderno, también reconoce que dichos retoques son importantes porque afectan a las estrategias a seguir al realizar una buena planificación patrimonial. “Igual que siempre, la planificación financiera sigue requiriendo del apellido fiscal y en entornos de tipos de tipos de interés tan bajos, muchas carteras optan por la renta variable y las implicaciones fiscales son muy importantes”.

Una de las claves de la planificación fiscal que Moral destaca en el nuevo entorno pasa, sin duda, por “elegir productos que permitan diferir del pago del impuesto” como es el caso de los fondos de inversión, productos que siguen permitiendo al inversor mover sus inversiones de un producto a otro sin coste fiscal hasta el momento del reembolso definitivo. Pero Moral hace hincapié en que “la planificación tiene que tener un sentido macro, hay que coordinar todos los impuestos y no sólo centrarse en el IRPF”. Así, por ejemplo, también apunta como otra de las claves de la planificación el que entren en juego determinadas estructuras societarias lo que, por tanto, hace que deba atenderse al Impuesto sobre Sociedades. Pero también es necesaria la coordinación con el Impuesto sobre el Patrimonio y, según los casos, con el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

Entre los cambios que Moral enumera en el ámbito de los productos financieros y más allá de los operados en las tarifas de los impuestos, destaca la reforma de la previsión social complementaria, planes de pensiones, PPA y asimilados… en los que por un lado se reducen en el IRPF los límites máximos de las aportaciones, pero por otro se les dota de mayor liquidez al permitirse el rescate a los 10 años. “Aunque a muy largo plazo, tienen una flexibilidad mayor que hasta ahora –aclara- y tampoco hay que olvidar que su liquidez conlleva un peaje fiscal”. El sistema de integración y compensación de rentas del IRPF, que es clave en la gestión de un patrimonio, también cambia y lo hace para “ganar en neutralidad ya que deja de tenerse que atender tanto al tiempo de generación de la renta como a si esta es un rendimiento de capital o una ganancia o pérdida de patrimonio”, explica Moral al tiempo que destaca el buen criterio que se ha seguido al configurar una base única para el ahorro.

Entre los aspectos menos favorables de la reforma, aunque lógicos según este experto al enmarcarse en el entorno de la fiscalidad de nuestro entorno, están cuestiones como los cambios operados en las sociedades no cotizadas (y, en algunos casos, también en las cotizadas) que penalizan la obtención de liquidez por parte de los socios por medio de las primas de emisión o los scrip dividend. Según explica, “el objetivo de la reforma aquí ha sido que cualquier retorno de la sociedad al socio tribute, como así ocurre en otros países”. En este marco, también se encuadra otro de “los retoques más ambiciosos de la reforma”, en opinión de este experto, que no es otro que la medida anti-avoidance incluida en la regulación de la transparencia fiscal internacional. Una medida que, en líneas muy generales, se resume en tener que tributar por ganancias presuntas siempre que se den determinados requisitos y que, en casos concretos, tiene en su punto de mira a los SIF.

El programa ‘La Fiscalidad del Ahorro y las Operaciones Financieras. Análisis de la Reforma Fiscal 2015’ que coordina Juan Manuel Moral cuenta también con la participación como ponentes de José Luis Fernández-Picazo, director de KPMG; de Jesús Muñoz, director del área de planificación patrimonial de BBVA Banca Privada y de Mario Plaza, responsable de la asesoría fiscal del Grupo Aegón en España. El curso se estructura en siete grandes temas, el primero de ellos dedicado al análisis de las principales novedades de la reforma por tipología de impuesto y el resto aborda el trato fiscal por productos: acciones, IIC, depósitos, planes, seguros, deuda… Las inscripciones pueden realizarse hasta la fecha de comienzo del curso que, si bien estaba prevista para el próximo 13 de abril, se ha retrasado hasta el día 27 del mismo mes y finalizará el 21 de junio hasta completar un total de 74 horas formativas.

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos