Tags: Latam |

“La mejor carta de presentación del ETF sobre el MOAT es que bate al S&P 500”


Latinoamérica es una pata de crecimiento vital para la gestora norteamericana Van Eck. Actualmente gestiona en torno a 34.000 millones de dólares. La mayoría, unos 24.000 millones, es en ETF. En esta vía, el peso de Latinoamérica está en torno a 1.500 millones y Van Eck tiene el objetivo de que la cifra crezca. El ETF sobre el MOAT será una palanca para ello.

En torno al 25% de la inversión que reciben en Latinoamérica está en Chile, donde las administradoras de fondos de pensiones (AFP) con más de 60.000 millones invertidos en productos de gestoras internacionales, son los principales inversionistas.

El país llegó a representar el 60% de la inversión que recibe en la región Latinoamérica. Hasta ahora, la gama de productos que tiene registrados en la Comisión Calificadora de Riesgo (CCR), puerta de entrada para llegar a los inversionistas institucionales, han sido ETF sobre mercados emergentes. Así que por performance, la posición de las AFP se ha ido reduciendo.

Sin embargo, el escenario cambia para Van Eck. En octubre registraron siete fondos cotizados en la CCR, uno de ellos el producto que será el estandarte de la estrategia en Chile mientras no se concreten las perspectivas positivas que tiene la entidad en los emergentes. Se trata del Markets Vector ETF Trust – Wide MOAT ETF.

Este ETF replica un índice que Morningstar creó hace ya 10 años, y Van Eck lanzó en exclusividad en 2012 el producto. “Ya existía el índice antes de que creáramos el ETF, y en estos 10 años ha ganado al Standard & Poor’s en casi todos los periodos. Esto es muy difícil y la mejor carta de presentación posible”, asevera Eduardo Escario, Director Internacional de Desarrollo de Negocios y Ventas Regional de Van Eck.

La firma tiene como representante en Chile a BICE Inversiones. “Ya habían detectado interés de las AFP, y tenemos alguna inversión en fondos mutuos”, explica el ejecutivo de la firma estadounidense, especializada en ETF.

Estados Unidos es uno de los principales focos de las AFP. Al término de octubre alcanzaba el 35,1% de la inversión extranjera de los fondos de pensiones, según el informe mensual de la Superintendencia de Pensiones. Esto supone en torno a 23.000 millones de dólares. Los dos productos de más éxito entre los selectores chilenos son los ETF que replican el SP 500 de iShares y de Vanguard. Ambos tenían, según un informe mensual de Vision Advisors, 2.332 millones de dólares y 2.157 millones respectivamente al término de septiembre. Esto equivale aproximadamente a una quinta parte de la exposición a la primera economía mundial.

“Los fondos de pensiones apuestan en Estados Unidos principalmente por ETF vinculados al índice porque consideran casi imposible batirle”, opina Escario. Sin embargo, el producto que ofertará ahora Van Eck con fuerza en Chile sí tiene esta capacidad. O al menos la ha tenido en estos 10 años en los que hay resultados visibles en el índice. Sin embargo, no se marca objetivos concretos de captación en el país andino. “Es muy difícil porque pueden entrar y salir en cualquier momento las AFP. Nuestro objetivo es alcanzar los 1.000 millones a nivel global, y es una meta desde un punto de vista conservador. Ahora mismo tiene 500 millones porque ha crecido bastante en los dos últimos meses. Estaba en 350 millones, pero a más inversión, más fácil es que entren inversionistas”, añade el director de ventas de Van Eck.

Una apuesta de Morningstar

El término MOAT lo acuñó el prestigioso inversionista Warren Buffet, y hace referencia a empresas que tienen ventaja competitiva en su segmento. Morningstar lo plasmó en un índice, a partir del cuál ninguna entidad había levantado un fondo hasta el año pasado. Van Eck ha apostado con fuerza por un ETF que lo replica y para el que han firmado un acuerdo de exclusividad.

No es fácil construir el índice, que está compuesto de compañías cotizadas norteamericanas que pueden entrar y salir trimestralmente en función de los análisis de Morningstar, para seleccionar las 20 que tienen menor precio por fair value. “Le dan mucha importancia a este índice, sus analistas siguen a 1.500 empresas y preseleccionan 120. Tras ese filtro estudian todas las entidades para seleccionar las 20 que tienen el mismo peso, un 5% de la cartera. Su construcción es muy compleja pero tienen a mucha gente involucrada, con dos o tres reuniones y comités para analizar el índice. Han desarrollado una metodología que funciona”, arguye Eduardo Escario.

Sólo dos compañías, The Western Union y BNY Mellon, están en el índice desde el lanzamiento del ETF en abril del pasado año. Otras, como Expeditors International of Washington o Vulcan Materials, salieron en la revisión de septiembre por primera vez en año y medio. Mientras que Allergan, Covidien, CSX Corporation, ITC Holding, Kinder Morgan, Spectry Energy o Coca Cola entraron por primera vez en el periodo.

Lo más leído

Próximos eventos