Tags: Latam |

La inversión del private equity en vino gana terreno al sur de Chile


La idea de invertir en el negocio del vinos no debería sorprender. El consumo mundial de vino durante el 2011 fue de 242, 9 millones de hectolitros, un 0,7% más que en 2010. Y si bien la crisis ha golpeado a los catadores en Europa, Estados Unidos, China siguen en pleno auge de consumo, de acuerdo al Informe de la Organización Internacional de la Viña y el Vino.

“Armar un private equity no es un tema fácil, pero estamos seguros que el hecho que sea de vinos y el primero en Sudamérica, nos proporciona un valor añadido importante”, dijo Morales, que señala que la iniciativa acaba de cumplir un año.

"Avanzamos con la idea y contactamos con la organización Pan American Real Estate Group, que tiene una cartera de clientes en diversos países y alrededor de 10 millones de dólares para invertir en Sudamérica en proyectos inmobiliarios asociados al vino y turismo”, puntualizó el gerente general de Andes Wine.

En Isla Fresia ha jugado un rol importante la participación de Cecinas Bauser, empresa familiar con tradición en el mundo de la gastronomía, especializada en cecinas a base de carne de ciervos, y que ahora apuesta por los viñedos, siete décadas después de haber llegado a esta zona de Chile desde Austria.

La otra zona que se encuentra en expectativas de desarrollo es Pucón, que se dibuja entre volcanes, lagos y una gran variedad de recursos naturales. Aquí se proponen originar el primer viñedo, en una zona precordillerana a media hora del Lago Villarrica.

Morales, enfatiza que “el viñedo que estamos implementando en Pucón está emplazado en la zona turística más importante del sur de Chile. Además, está ubicado al lado de unas termas naturales, lo que asegura un posicionamiento internacional gracias a la doble estacionalidad (nieve y verano) que entrega la zona”.

Este private equity de vino también se encuentra en fase de evaluación de un proyecto específico en el valle del Limari en el norte de Chile.

Las empresas involucradas son: Pan American Real Estate Group, Andes Wines, Cecinas Bauser, la Facultad de Agronomía del Campus Chillán de la Universidad de Concepción, y Termas de Menetúe.

Una marca-país influyente

El proyecto se inició el 8 de abril de 2011, en plena efervescencia de la crisis europea, “lo que retrasó el interés de los inversionistas. Sin embargo, Chile fue clave a la hora de proporcionar confianza al inversor gracias a la estabilidad del país para seguir avanzando en este proceso”, explicó Morales.

Además, el vino chileno se ha ganado un nombre a nivel internacional. Goza de buena fama.

Chile posee un clima similar al mediterráneo, con veranos secos y variaciones de temperatura favorables para el cultivo de las uvas. Es por esto que los vinos blancos se caracterizan por ser frescos y con equilibrio entre azúcar-acidez y los tintos se distinguen por su color y su cuerpo.

El proceso de selección se divide en fases: en un principio los inversionistas interesados en tener una viña son contactados y Andes Wine, se responsabiliza de la elección del terreno. Posteriormente se evalúa el potencial vitivinícola de éste para definir la verdaderas posibilidades.

También se realiza asesoramiento en el diseño de plantación, determinando el tipo de variedades y densidad del viñedo, de acuerdo a los objetivos que se marquen.

Por otro lado, destaca la prestación de servicios a empresas que ya están operando en el mercado y necesitan asesoramiento específico en la vendimia, elaboración y desarrollo del vino.

Fuente: Informe de la Organización Internacional de la Viña y el Vino. Marzo 2012.

Lo más leído

Próximos eventos