Tags: Latam |

La industria de fondos no se verá afectada por la flexibilización del secreto bancario en Luxemburgo


El pasado miércoles, el primer ministro luxemburgués Jean-Clade Juncker afirmó en el Parlamento que podían "introducir sin peligro el intercambio automático de información a partir del 1 de enero de 2015”. Posteriormente, en un comunicado de prensa, el Gobierno luxemburgués daba más detalles. Bajo el campo de aplicación de la directiva 2003/48/CE, esto es la directiva del ahorro, se introducirá “el intercambio de información sobre los pagos de intereses que los agentes pagadores establecidos en Luxemburgo efectúan a favor de personas físicas con residencia en otro estado miembro de la UE, con el fin de que sean gravados conforme a las disposiciones legislativas de su Estado de residencia, salvaguardando la confidencialidad de los datos que no tengan incidencia fiscal”.

De esta forma, para los residentes en Luxemburgo no habrá cambio alguno (10% de retención en la fuente sobre las rentas del ahorro y secreto bancario) y para los ciudadanos o residentes en Estados Unidos, se estará al acuerdo bilateral que actualmente negocian los dos países. En cuanto al pago de intereses a residentes de otros territorios, no habrá cambio alguno.

Los fondos son un producto transparente

Como así explica el presidente de ALFI, actualmente “la mayoría de las inversiones en fondos de inversión luxemburgueses se realiza desde cuentas bancarias del país donde se encuentra el inversor y, por tanto, las inversiones están ya declaradas en el los países de origen”. Bajo este prisma, el impacto que tendrá en la industria de los fondos el intercambio de información “es muy débil”, aclara Saluzzi. Además, y frente a otros productos financieros, “los fondos de inversión son ya un producto extremadamente transparente, reglamentado y competitivo”, explica.

Asimismo, conviene recordar que la directiva del ahorro bajo la cual se articulará el intercambio de información impacta directamente en aquellos productos que reparten intereses, lo cual no es algo de especial incidencia en los fondos de inversión.

Directiva AIFM

Más allá del secreto bancario, la industria luxemburguesa de los fondos está ahora pendiente de la inminente ley de gestores de fondos de inversión alternativa, que en breve verá la luz . Este texto, además de trasponer de manera fiel la Directiva AIFM, incorpora una nueva figura jurídica similar a la limited partnership anglosajona y, como así destaca el presidente de ALFI, también regula la remuneración de los gestores (carried interest).

Para Saluzzi esto resulta de especial interés puesto que “clarifica y tasa” cada uno de los supuestos. Desde el punto de vista del régimen fiscal que se prevé para los “carried interest”, la Cámara de Comercio luxemburguesa ya señaló en su momento sus quejas y reclamó mayores beneficios. No obstante, Saluzzi entiende que “no hay una flexibilidad perfecta, pero es razonable. No es todo lo que querríamos pero es bueno lo que se propone” y entiende que en el contexto actual no es factible pedir muchas ventajas fiscales.

Lo más leído

Próximos eventos