La iliquidez de los mercados no provoca movimientos significativos en las carteras de Banca March


No son buenos tiempos para los mercados. Las caídas de bolsa en agosto han sido continuas, llevándose Europa la peor parte -por el posible efecto negativo de la devaluación del yuan para el sector exportador- y Asia -temores a desaceleración económica, repasa Banca March.

Desde el anuncio de la devaluación del yuan el efecto neto en las distintas bolsas ha sido claramente negativo, apunta la firma, con retrocesos del 6% en el caso del Ibex 35, del 8% en el caso del EuroStoxx 50, del 2,5% en el caso del S&P 500, del 6,2% en el caso del Nikkei -6,2% y del 8,7% en el caso del Hang Seng -8,7%. En el mercado de bonos, señalan, “EE.UU. y Alemania han servido de refugio a los inversores mientras que la desconfianza hacia la deuda pública periférica ha aumentado”. Por último, “se ha constatado la apreciación del euro frente al dólar, y de forma más moderada frente a la libra esterlina y al yen japonés”.

Ante estos efectos, la conclusión de Banca March es que “lo que se está descontando es un menor crecimiento económico del esperado a nivel mundial y que estamos en un mercado muy ilíquido, por lo que los movimientos son muy fuertes”.

Uno por uno

Respecto a China, consideran que por el momento los únicos datos de debilidad en cuanto a crecimiento son los del sector exterior y el PMI manufacturero no oficial, pero subrayan como los datos de ventas minoristas y producción industrial mejoraron en los últimos tres meses. Además, apuntan, “no hay que descartar nuevas medidas de estímulos monetarios y fiscales en caso de que las autoridades vean que no se va a conseguir el 7% de crecimiento”.

En EE.UU. creen que los datos de consumo y del sector inmobiliario siguen dando muestras de fortaleza, pero que la revalorización del dólar está afectando a las exportaciones. En cuanto a una posible subida de tipos por la FED en septiembre, indican que “la ausencia de inflación, por bajas subidas salariales y la reducción del precio de la energía, y la debilidad de los mercados emergentes están llevando a que en el mercado en la actualidad se le asigne una probabilidad del 30%”.

De la zona euro opinan que, de no reafirmarse la mejora del crecimiento, el BCE hará anuncio del mantenimiento de la expansión monetaria lo cual tendría un el efecto mejorar la competitividad exterior por el debilitamiento del euro y mejoría de la demanda interna.

Pero no es ni China, ni Grecia, ni la subida o no de tipos en EE.UU. lo que más le preocupa a Banca March en la actualidad, sino el mal comportamiento de la economía japonesa -lo que hará que el Banco de Japón mantenga los estímulos monetarios- y de los emergentes, sobre todo los productores de energía y materias primas.

Finalmente, la firma piensa que “si los precios del petróleo continúan tan bajos, muy probablemente volvamos a ver inflaciones negativas en muchas zonas geográficas, por lo que seguiremos con un mundo inundado de liquidez por los Bancos Centrales”.

Recomendaciones

Teniendo en cuenta todos estos aspectos, desde Banca March estiman que la huida a la calidad en el mercado de bonos podría darse la vuelta y que los periféricos podrían mejorar. En cuanto a la renta variable, apuntan a la bolsa de la zona euro como la que mejor podrá reaccionar.

En definitiva, insisten en que “estamos en un mercado ilíquido que multiplica los movimientos y que la economía mundial no se ha deteriorado tanto. En las carteras no vamos a realizar movimientos significativos, en las que están por debajo de su nivel de riesgo lo aumentaremos ligeramente".

Empresas

Otras noticias relacionadas


Lo más leído

Próximos eventos