Tags: Latam |

La horizontal


La robusta tasa de crecimiento de la economía estadounidense mostrada en los últimos seis meses y el buen desempeño del mercado laboral necesitan el refuerzo de este bajo nivel de rendimientos, por lo menos hasta mediados del presente año. Como es bien sabido, la opinión de la Reserva Federal de que las tasas subirán en el algún momento del 2015, es poco compartida por los bancos de inversión que hacen cobertura del tema, los cuales sostienen que las presiones deflacionarias generadas por la caída de los precios de las materias primas y los problemas de crecimiento de la Eurozona generan una demanda adicional por los treasuries que contrarresta cualquier intención de alza de tasas promovida por el banco central estadounidense.

En un escenario de bajas expectativas inflacionarias, el diferencial de rendimiento entre los treasuries de corto, mediano y largo plazo se reduce produciéndose lo que se llama una curva de rendimientos “aplanada”. Predecir cambios en la forma de la curva de rendimientos ha sido un campo muy explotado por aquellos que usan estrategias que traten de tomar ventajas sobre cambios en las condiciones económicas, usando para ello treasuries los cuales compran (ir largo) o venden (ir corto) en función posibles caídas o subidas de las tasas interés.

Con la proliferación de los Exchange Traded Funds han aparecido productos que sintetizan las transacciones cortas y largas que constituyen las estrategias para apostar a predecir movimientos en la curva de rendimientos, en un pasado reciente era necesario comprar y vender títulos individuales para lograr la exposición deseada a los movimientos de las tasas de interés.

Con los llamados Flattener es posible apostar a un mayor aplanamiento de la curva de rendimiento de manera inmediata. Uno de los instrumentos más populares dentro de esta categoría de títulos es el iPath Treasury Flattener Exchange Traded Note (FLAT) de Barclays. FLAT ha sido diseñado para moverse en sentido inverso a un índice de curva de rendimiento generado por dicho banco de inversión (Barclay US Treasury 2Y/10Y yield curve) que sube de valor cuando la pendiente de la curva de rendimientos se vuelve más pronunciada y cae cuando la misma se aplana. El comprador de este papel recibe a vencimiento del mismo, o en la venta en mercado secundario una ganancia de .10 dólares por cada punto que el índice haya caído, más los intereses de una letra del tesoro con vencimiento a 28 días.

Los bonos del Tesoro Americano han recuperado valor en lo que va de año. Por lo que sus retornos se han ubicado en torno a 1% y 2%. Esto permite explicar la forma plana que presenta actualmente la curva, distinta a la mostrada en a años previos. El título antes descrito es de naturaleza especulativa y como es de esperarse debería ser adquirido por inversionistas conocedores del tema. Sin embargo, lo hemos presentado en esta columna semanal por dos razones: la primera de ellas es ampliar el marco de análisis de nuestros lectores interesados en el tema de renta fija, y la segunda porque en un mundo de bajas tasas de interés cada vez aparecerán más productos que inviten a los inversionistas a apostar sobre los movimientos de la curva de rendimientos.

Lo más leído

Próximos eventos