La gran rotación que nadie esperaba: entre los fondos de renta fija y renta variable estaban los mixtos


Pese a los esfuerzos de los bancos centrales, la gran rotación sigue sin producirse. Al menos, no si entiende como gran rotación la transición de los inversores de renta fija hacia la renta variable. Pero la realidad es que los activos sí se están rotando, tal y como concluye Cerulli Associates en su último informe sobre tendencias The Cerulli Edge- Europe Edition. La firma de análisis ha descubierto que los principales flujos procedentes de la renta fija se han dirigido hacia otras clases con capacidad para generar rentas, principalmente hacia fondos de real estate y multiactivos. Esta tendencia es coherente con los últimos datos de Lipper correspondientes al primer trimestre de 2015, que señalan a los multiactivos como la clase con más suscripciones netas, seguidos en segundo lugar por la renta fija. 

“Aunque los flujos de entrada hacia fondos de renta fija son más bajos de lo que eran, los reembolsos no se han producido en la cantidad que muchos esperaban”, explica Barbara Wall, directora de análisis en Europa de Cerulli. “En el clima actual, los gestores de renta fija están buscando nuevas formas de generar rentabilidad. Varios han adoptando un acercamiento de inversión sin límites ni índice de referencia, lo que les proporciona flexibilidad para responder con mayor decisión a acontecimientos macro, e invertir de forma más amplia a lo largo de distintas regiones, estructuras y productos”, añade la experta. 

Desde la firma puntualizan que la estrategia de marketing que ha surgido en torno a este tipo de fondos sin restricciones o de renta fija estratégica es que permiten a los inversores seguir comprando renta fija pero disfrutar al mismo tiempo de protección y además beneficiarse de la rentabilidad adicional generada por la diversificación en nuevas clases de activos. En este contexto, los expertos de Cerulli advierten de que “el advenimiento de fondos que invierten en mercados emergentes sin restricciones lleva a los inversores a dar otro paso adelante en la escala de riesgo”. En este escalón superior sitúan asimismo los fondos de renta fija emergente, cuya explicación por parte de los departamentos de marketing se basa en la teoría de que los inversores deberían ampliar su punto de mira dentro del universo de renta fija antes de rotar hacia otras clases de activos. 

“El entorno macro está obligando a los gestores a satisfacer las necesidades de los inversores al proporcionar más alfa y una mayor protección. El desarrollo de producto, largamente guiado por la oferta, se ha vuelto más condicionado por la demanda”, observa al respecto Angelos Gousios, director asociado de Cerulli. Éste comenta con respecto al incremento del apetito por la deuda emergente  que “en cierto modo los inversores han tenido pocas opciones salvo tomar mayor riesgo para conseguir la rentabilidad que quieren de la renta fija sin irse de la clase de activo”. 

Otro de los descubrimientos realizados por la firma de análisis tiene que ver con otra clase de activo que puede tener muchas papeletas para atraer flujos procedentes de la renta fija. Se trata de los fondos que invierten en activos alternativos; en opinión de los expertos de Cerulli, pueden ganar atractivo a ojos de inversores institucionales como las aseguradoras, que ya están en plena búsqueda de estrategias menos convencionales con las que poder generar rendimientos. La expectativa de la firma es que los alternativos empiecen a capturar mandatos en 2016.  
 

Otras noticias relacionadas


Anterior 1
Anterior 1

Lo más leído

Próximos eventos