La gestión fiduciaria gana enteros


El éxito en la externalización de la toma de decisiones en materia de inversiones requiere altos niveles de confianza. No importa la medida en que se delegue, si es para la totalidad del fondo o sólo para una parte, la confianza es esencial para la durabilidad de una relación con el inversor y que los gestores fiduciarios pueden ayudar a construir y mantener esa confianza si proporcionan un alto nivel de transparencia.

El inversor debe demandar total transparencia en diversas áreas, como costes, información sobre la rentabilidad y objetivos de riesgo, así como en los detalles de todo lo que añada o reste valor a la inversión. Asimismo, debería haber transparencia en los procesos de inversión para permitir comprender los cambios que se realizan en la cartera, las razones que han llevado a ello y el valor que aportan. No menos importante es la necesidad de mostrar cómo se gestionan los conflictos de interés, particularmente en relación a la asignación de activos y las repercusiones sobre los ingresos.

Pero, si bien la transparencia es vital para generar confianza, no es suficiente. La relación sólo funcionará realmente si los asesores y consultores externos de inversión muestran una  comprensión total del contexto del cliente, porque no hay una única receta válida para todos; la personalización y el trabajo a medida son clave en el diseño de la cartera más adecuada para cada inversor. Y a ello se suma otro área fundamental: la experiencia operacional, que garantiza que los procesos de implementación y apoyo sean sólidos, estén perfectamente definidos, y que todos los riesgos estén cuidadosamente gestionados.

En este sentido, la propia cultura de riesgos del gestor fiduciario es también crítica y,  de nuevo independientemente de la medida en que se delegue, los fiduciarios mantienen el control de la estrategia de alto nivel, lo que implica determinar los objetivos a largo plazo, los requisitos de devolución y la tolerancia al riesgo. El objetivo: proporcionar claridad sobre el rendimiento de las inversiones frente a las obligaciones y aumentar explícitamente la rendición de cuentas.

El mercado de gestión fiduciaria y la demanda de externalización para los servicios de asesoría y consultoría de inversión ganan enteros en todo el mundo. La externalización puede ser la forma más efectiva de competir con los mejores inversores del mundo para lograr retornos en un entorno de bajo crecimiento.

Lo más leído

Próximos eventos